Hábitos para disfrutar la soledad

[vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]La soledad, como la mayoría de las condiciones de nuestra vida, puede ser utilizada a nuestro favor o en nuestra contra. Como sabemos, el ser humano es un ser social y, por lo tanto, necesita relacionarse y compartir con otros. Sin embargo, si nos aferramos a estar siempre acompañados, bien sea por miedo o por alguna otra razón, corremos el riesgo de olvidar lo extraordinario que puede llegar a ser encontrarnos sin compañía algunas veces.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/2″][vc_column_text]No pretendo que nos volvamos totalmente introvertidos y que construyamos nuestro propio mundo. Mi intención es más bien poner en primer plano las ventajas y posibilidades que nos ofrece la soledad. Hay actividades que se disfrutan especialmente al hacerlas a solas. La lectura, por ejemplo, es una de estas actividades. Leer puede ser considerado como un diálogo solitario; como dijo André Maurois: “La lectura de un buen libro es un diálogo incesante en que el libro habla y el alma contesta”.[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/2″][prkwp_spacer size=”30″][vc_column_text]

No debemos olvidar que todos necesitamos atención, tiempo y cuidado propio

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]Entonces, a través de los libros un autor puede transmitirnos sus ideas mientras nosotros respondemos para nuestros adentros. Qué bueno poder estar en silencio, disfrutando de un buen libro; escuchando lo que el autor tiene para decir y a la vez replicando; aceptando un punto de vista diferente y encontrando ideas en común; leer una frase y exclamar: ¡Eso también me pasa a mí! Sin duda es una experiencia única que solo podemos disfrutar plenamente en la soledad.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]Otra de las ventajas de contar con un tiempo a solas es el hecho de que esto nos ofrece la posibilidad de dedicarnos a nuestro cuidado personal. No debemos olvidar que todos necesitamos atención, tiempo y cuidado propio. Entonces, cada momento a solas es una oportunidad para dedicarnos a satisfacer estas necesidades. Vale la pena tomarnos un tiempo para ofrecerle a nuestro cuerpo los cuidados que requiere, es un hábito que merece ser adquirido por cada uno de nosotros.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]Además, la soledad también se puede disfrutar al salir de casa. Todos necesitamos tomarnos como mínimo un día a la semana para salir a disfrutar dejando a un lado las preocupaciones y responsabilidades cotidianas por un momento. Tal vez muchos estemos acostumbrados a hacer esto acompañados, en pareja o en grupo. Esto es totalmente comprensible ya que el tiempo libre es una oportunidad ideal para compartir momentos de calidad con nuestros seres queridos. Sin embargo, no debemos olvidar que también es posible salir y divertirnos solos. Así que la falta de compañía no tiene por qué ser un impedimento para salir y aprovechar al máximo la experiencia.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]Y por último, cabe destacar que la soledad también nos ofrece la oportunidad de sentarnos y organizarnos. Es importante recordar que también necesitamos tomarnos un momento para poner en orden nuestras responsabilidades y organizar las tareas que tenemos por realizar. Tomar este hábito y ponerlo en práctica puede llegar a ser muy beneficioso y nos ayuda a evitar el estrés producido por la falta de organización.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]

Estar solo no tiene por qué ser algo negativo, todo depende de la manera en la que lo tomemos

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]En fin, te invito a adquirir los hábitos de leer, salir, organizarte y dedicarle tiempo a tu cuidado personal durante tus momentos de soledad. Estar solo no tiene por qué ser algo negativo, todo depende de la manera en la que lo tomemos. Existen muchas actividades además de las mencionadas que pueden servirnos para aprovechar al máximo la soledad.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Despertar con buenos hábitos

[vc_row][vc_column][vc_column_text]Qué bueno es despertarse, agradecer a Dios por un día más y levantarse de la cama con el pie derecho. Sin embargo, ¿esto será suficiente para garantizar un día exitoso? Por supuesto que no. Existen ciertos hábitos que nos pueden ser útiles a la hora de despertarnos para comenzar nuestro día de la mejor manera y es necesario que los tengamos en cuenta y los pongamos en práctica si es posible. Aunque no lo creas, los hábitos que practiquemos al despertar podrían determinar el rumbo de nuestro día y la manera en la que manejaremos las situaciones que se nos presenten. Entre estos hábitos me gustaría destacar los siguientes:[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][prkwp_styled_title prk_in=”Abstenerse de revisar las redes sociales” align=”Left” title_size=”Medium” use_italic=”No” samba_show_line=”Yes”][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]Hay muchas cosas beneficiosas que podemos hacer justo después de abrir los ojos al despertarnos. Una de estas cosas definitivamente no es revisar las redes sociales. Aunque no lo creas, hacer esto puede afectarnos sin que nos demos cuenta. Además, tu celular puede esperar por ti aunque sea una hora. Así que si tienes el hábito de revisar el celular y las redes sociales al despertar es recomendable que lo cambies por otro más beneficioso para ti y para el nuevo día que te dispones a comenzar. Por ejemplo, puedes tomarte unos minutos para observar a tu alrededor y expresar tu gratitud por un día más de vida, para pensar, respirar o simplemente para relajarte.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][prkwp_styled_title prk_in=”Tomar agua y desayunar bien” align=”Left” title_size=”Medium” use_italic=”No” samba_show_line=”Yes”][/vc_column][vc_column][vc_column_text]Beber un vaso de agua en ayunas trae numerosos beneficios para la salud; nos ayuda a hidratarnos mejor, a acelerar el sistema digestivo y el metabolismo, entre otros. Anímate a adquirir este hábito para que puedas disfrutar de todo lo que puedes mejorar solo con el hecho de hacerlo. Además, puedes acompañar este hábito con el de tomar un desayuno nutritivo que incluya proteínas, antioxidantes, una pequeña porción de grasa y cereales. Recuerda que el desayuno es la comida más importante del día y es necesario esforzarnos para que este sea lo más beneficioso posible para nuestro cuerpo. Come saludable, bebe suficiente agua y seguro tu cuerpo te lo va a agradecer.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][prkwp_styled_title prk_in=”Organiza tu día” align=”Left” title_size=”Medium” use_italic=”No” samba_show_line=”Yes”][/vc_column][vc_column][vc_column_text]Quizás todos hemos tenido la desagradable experiencia de despertarnos e inmediatamente tener la cabeza llena de pensamientos acerca de todo lo que tenemos que hacer. Si no sabemos manejar esto puede resultar confuso e incluso estresante. Por esta razón es recomendable que organicemos nuestra mente y planifiquemos nuestro día al inicio del mismo. Puedes hacer una lista con las tareas que tienes que realizar y organizarlas por orden de prioridad. Esto puede tomar un poco de tiempo pero es muy beneficioso y aumenta la probabilidad de que cumplamos con todas nuestras responsabilidades sin olvidar ninguna.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]Podría añadir más hábitos que resultarían beneficiosos en nuestra día a día si los pusiéramos en práctica a la hora de despertar. Sin embargo, mi intención es destacar los que a mi parecer son los más sencillos y fáciles de poner en práctica sin dejar de ser significativos para nuestra vida. Recuerda que con solo tomar pequeñas decisiones tenemos la capacidad de cambiar muchas cosas. Paso a paso llegaremos a alcanzar nuestras metas y lograremos cambios positivos en nuestra vida. Hoy te animo a dar un pequeño paso al adquirir estos tres sencillos hábitos.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

El hábito de vivir apurado

[vc_row][vc_column][vc_column_text]¿Cuántas veces te has sorprendido pensando: “ya quiero que se termine esto”? Y con “esto” te refieres nada más y nada menos que al proceso por el que tienes que pasar para conseguir un objetivo. Es que para nadie es un secreto que hoy en día se ha vuelto un hábito vivir acelerado, tratando de hacer la mayor cantidad de actividades en la menor cantidad de tiempo posible. Justamente por eso parecemos olvidar que son los procesos los que realmente enriquecen; que cada una de las situaciones que vivimos en el camino son las que nos moldean y nos capacitan para llegar a nuestra meta.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]Generalmente preferimos conseguir todo fácil, sin muchos obstáculos. Este hábito de buscar siempre la facilidad y la inmediatez quizás sí pueda ayudarnos a conseguir las cosas más rápido después de todo, pero nos perdemos de lo más importante: la experiencia. Existen varias razones para tomar la decisión de vivir con calma en vez de vivir apresurados, pero me gustaría destacar tres de ellas.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][prkwp_styled_title prk_in=”Le añade valor a tus logros” align=”Left” title_size=”Medium” use_italic=”No” samba_show_line=”Yes”][/vc_column][vc_column][vc_column_text]

Como mencioné anteriormente, buscar la inmediatez puede ayudarnos a conseguir lo que deseemos rápidamente. Sin embargo, puede pasar que al obtener lo que queríamos nos demos cuenta de que no lo valoramos realmente, no nos deja satisfechos. Lo que sucede es que lo que te hace valorar las cosas verdaderamente es todo lo que tuviste que pasar para conseguirlas. Cada experiencia, dificultad o situación le añade valor a tus logros. Además, puede que obtengas muchas anécdotas divertidas que contar al momento de compartir tu experiencia con alguien más.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][prkwp_styled_title prk_in=”Te ayuda a vivir el momento” align=”Left” title_size=”Medium” use_italic=”No” samba_show_line=”Yes”][/vc_column][vc_column][vc_column_text]El hábito de vivir apurados además de impedirnos valorar las cosas como deberíamos, también nos impide vivir con plenitud el momento presente. Si no nos percatamos de esta situación pasaremos cada día pensando en el mañana sin disfrutar del presente, que por cierto, es un regalo. Vale la pena disfrutar de este regalo que nos ha dado Dios y detenernos por un momento a observar nuestro alrededor.

 

La única manera que tenemos de agradecer este presente es disfrutarlo, simplemente vivirlo. El día de hoy es la única oportunidad que tienes para vivir con plenitud, disfrutando cada momento con la calma que esto amerita. Por eso toma la decisión de vivir el momento y no dejes tu vida en piloto automático, te lo vas a agradecer.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][prkwp_styled_title prk_in=”Es una manera de respetarte a ti mismo/a y a los demás” align=”Left” title_size=”Medium” use_italic=”No” samba_show_line=”Yes”][/vc_column][vc_column][vc_column_text]Todos necesitamos atención, incluso tú necesitas prestarte atención de vez en cuando; tomarte un tiempo para identificar tus emociones; escuchar tus propios pensamientos; preguntarte cómo te sientes en una situación determinada, etc. Asimismo, las personas que te rodean merecen tu atención: que las escuches si necesitan hablar o que les brindes un consejo en algún momento determinado. Sin embargo, es imposible brindar este tipo de atención si tienes el hábito de vivir de prisa, pues nunca tendrás la oportunidad de detenerte y prestarle atención a algo o a alguien realmente.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Por estas razones y muchas otras más, realmente vale la pena sustituir el hábito de vivir de prisa por el de vivir con calma, disfrutando y valorando cada momento y cada detalle plenamente. La vida es una aventura que no vale la pena perderse por andar apurados.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Hábito y placer de leer

[vc_row][vc_column][vc_column_text]

Todos tenemos algunos hábitos que se han vuelto parte indispensable de nuestra vida. Uno de esos, al menos para mí, es la lectura. Este es un hábito que debería ser cultivado por cada uno de nosotros. Cabe destacar que es importante disfrutar plenamente de esta actividad; internalizar la lectura y no leer simplemente con el fin de llenarse de información.

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”2/3″][vc_column_text]

Sin embargo, hoy en día parece ser más importante colmarse de conocimientos, datos y fechas, que internalizar la información que se está recibiendo. Leyendo con esta finalidad, meramente informativa, nos perdemos de cosas esenciales; de experiencias valiosísimas que nos podrían llevar a comprender más el texto, y por qué no, a retener más información; de descubrir la intención del escritor; de encontrar ideas en común o en desacuerdo; de leer y releer una frase en la que encontramos un poco de nosotros mismos.

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/3″][prkwp_spacer size=”20″][vc_column_text]

“…de leer y releer una frase en la que encontramos un poco de nosotros mismos.”

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]

Puedo enumerar muchas razones para explicar por qué podría estar sucediendo esto; quizás el estilo de vida, el trabajo y las responsabilidades nos impiden disfrutar de unos minutos de ocio, tal vez desde pequeños nos han enseñado que un libro es algo ajeno a nosotros y solo contiene información con poca utilidad práctica, o simplemente no nos sentimos motivados en lo absoluto a disfrutar, sin apuros, de un buen libro. Sin embargo, mi intención no es buscar razones o excusas, sino más bien invitarte a que la próxima vez que leas disfrutes de la lectura y de las emociones que la misma despierta en ti, en vez de simplemente preguntarte de qué trata el texto y cómo termina. Al culminar, te darás cuenta de que es el proceso de la lectura el que realmente enriquece y no tanto la información que puedas o no obtener.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]Si bien la información es muy importante, me parece que no deberíamos descuidar el hecho de que la lectura también nos enriquece en otros niveles; a nivel espiritual, cuando nos dedicamos a leer las Sagradas Escrituras, por ejemplo. También nos ayuda a entender nuestras preocupaciones visualizándolas desde otro punto de vista; a expandir nuestro vocabulario; a descubrir nuevos mundos sin irnos del nuestro, sin perder de vista la realidad; a identificarnos con otras personas, ideas y creencias.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]Por eso te invito a leer un día solo por placer, porque pocas cosas son más placenteras que ese tipo de lectura en la que dejamos volar nuestra imaginación y nos dejamos llevar por la fantasía sin buscar meramente información.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]