Categorías
Ocupaciones

Las ciencias aplicadas al deporte, un hábito que busca asegurar el éxito y la victoria

[vc_row][vc_column width=»1/1″][vc_column_text]

Desde mediados del siglo pasado, el deporte dejó de ser una práctica recreativa y empírica, para convertirse en una institución de expresión humana, en donde cada elemento que conforma a este fenómeno (el deporte), juega un rol determinante e importante en la consagración de los deportistas.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/1″][vc_column_text]

Es por ello, que en busca de ese éxito deportivo  tan anhelado, se estableció hace más de 60 años una relación inseparable, que en la actualidad es un hábito de vida para todos aquellos que están ligados al deporte: atletas, entrenadores, asistentes técnicos, preparadores físicos, entre otros. Esta relación, es el dualismo deporte-ciencias aplicadas al deporte, en donde un grupo de profesionales han tomado como eje de estudio todo lo que ocurre alrededor de este fenómeno humano, convirtiéndolo en una disciplina de aplicación científica.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/1″][vc_column_text]

Tal como se menciona anteriormente, las ciencias aplicadas al deporte se han convertido en un hábito, ya que en la actualidad sin importar el nivel al cual se dedique el deportista (amateur, semi-profesional o profesional), se busca la ayuda de uno o varios científicos para mejorar su rendimiento, con lo cual tiene mayores posibilidades de asegurar la victoria en la disciplina deportiva que se desempeñe.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/1″][vc_column_text]

Es así como, médicos, nutricionistas, fisiólogos, antropólogos, psicólogos, entre muchos otros científicos, son una pieza fundamental en el aporte de datos objetivos que permitan desarrollar al máximo todas las aptitudes y actitudes físicas de los individuos, algunas determinadas genéticamente y otras adquiridas según el ambiente donde se desarrollan. Estos elementos objetivos que aportan a los deportistas y todo lo que los rodea, es la razón por la que se han convertido las ciencias aplicadas al deporte en un hábito que asegura obtener campeones.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/2″][vc_column_text]

El deporte no es una ciencia, pero se ha valido de ella para crecer en todos sus aspectos

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=»1/2″][vc_column_text]

En este proceso, son los médicos los encargados de todos los controles de salud: los nutricionistas se encargan que la relación ingesta calórica – gasto energético sea la más apropiada para rendir al máximo, los fisiólogos describen todos y cada uno de los procesos fisiológicos en cuanto a desempeño energético y respuesta muscular.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/1″][vc_column_text]

Mientras que los científicos sociales como los antropólogos, se basan en el dualismo biología – ambiente para explicar procesos de crecimiento y desarrollo en individuos que aún no han culminado estos procesos. También, buscan en los deportistas adultos estructuras corporales que brinden un mejor desempeño según la disciplina deportiva practicada y en deportes por equipo la posición idónea según este morfotipo. Por otra parte, los psicólogos son los responsables de todo el manejo mental antes y después de una competición, son aquellos que llevan las riendas para que los atletas entiendan, que cuando ganan no son los mejores del mundo y cuando caen derrotados no es una pérdida universal.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/1″][vc_column_text]

Ya el deporte dejo de ser una actividad física reglamentada, en donde los que participan son seleccionados de manera empírica, para convertirse en una actividad sistemática, planificada y organizada en donde gracias al hábito de utilizar las ciencias aplicadas al deporte, se orienta a los participantes a obtener las mejores condiciones físicas y mentales para el desarrollo de su práctica, asegurar el éxito deportivo y entender los beneficios sociales que el éxito trae consigo.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Categorías
Ocupaciones

Proyectos de vida: hábitos para lograr nuestros objetivos

[vc_row][vc_column][vc_column_text]La forma como planificamos todas nuestras acciones a corto, mediano y largo plazo se define como proyecto de vida, es decir, son el grupo de actividades  planificadas y sistemáticas que permiten conocer nuestros recursos y posibilidades de éxitos, basados en objetivos claramente planteados.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/1″][vc_column_text]Es así como, mientras más repitamos estas acciones y las hagamos sistemáticas se van transformando en un hábito, con el cual nos sentimos seguros, ya que nuestros objetivos de vida se transforman de una simple fantasía a oportunidades reales y tangibles.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/1″][vc_column_text]En este sentido, los científicos sociales, han resumido todo el proceso de como los proyectos de vida se transforman en un hábito de la siguiente manera:[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][prkwp_styled_title prk_in=»Iniciación» align=»Left» title_size=»Medium» use_italic=»No» samba_show_line=»Yes»][/vc_column][vc_column][vc_column_text]Es el arranque del proyecto, donde se evalúa el objetivo que queremos cumplir, se describe el alcance de la  meta que se aspira alcanzar, si está bien definida, cuales son los elementos tangibles y sensoriales que expresaran que la meta será cumplida. Asimismo, es importante definir los indicadores que reflejen con total certeza el alcance del objetivo planteado.

 

Dentro de esta etapa de inicio, también es necesario abordar las diversas necesidades, inquietudes y expectativas que se tengan del objetivo planteado. Esta etapa es la más importante de todo el proceso del proyecto, es importante señalar que un objetivo cumplido es el resultado de una mente clara, con pensamientos claros, que permitan acciones claramente definidas, es decir:

 

“La clave del éxito en los proyectos de vida es el hábito de la claridad”

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][prkwp_styled_title prk_in=»Planificación» align=»Left» title_size=»Medium» use_italic=»No» samba_show_line=»Yes»][/vc_column][vc_column][vc_column_text]Una vez que la meta está clara, se deben listar los recursos que se tienen y los que faltan para alcanzarla, así como las restricciones y posibles riesgos que le pueden generar retrasos en su logro; se debe realizar un inventario de  las actividades a desarrollar, en función al orden y prioridad de acción. Si hay relación de dependencia entre las actividades, debe saber que personas le pueden ayudar, si es necesario un tutor, revisar los antecedentes, determinar los recursos económicos disponibles y el  tiempo con el cuál se cuenta para realizar el proyecto.

 

Finalmente, se establece un cronograma de actividades, destacando las horas dedicadas a cada acción a desarrollar, según la disciplina establecida en cuanto al tiempo establecido.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][prkwp_styled_title prk_in=»Actuación» align=»Left» title_size=»Medium» use_italic=»No» samba_show_line=»Yes»][/vc_column][vc_column][vc_column_text]Se ejecuta lo que ha planeado, analizando los riesgos, sin desviarse de la meta planteada.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][prkwp_styled_title prk_in=»Medición» align=»Left» title_size=»Medium» use_italic=»No» samba_show_line=»Yes»][/vc_column][vc_column][vc_column_text]Se debe hacer seguimiento y control de las actividades versus el plan, verificar y disminuir los riesgos, observar los ajustes necesarios y revisar los indicadores de logro establecidos para conocer  si el objetivo se está cumpliendo.

 

Nada que no se mida se puede mejorar. Es la estrategia para saber si se está avanzando; ejemplo, si la meta es leer tres artículos diario, hágalo, si no se logra, evalué por qué, si está cumpliendo el horario establecido, ajuste según los consejos del tutor escogido.

“No tire la toalla”

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][prkwp_styled_title prk_in=»Cierre de proyecto» align=»Left» title_size=»Medium» use_italic=»No» samba_show_line=»Yes»][/vc_column][vc_column][vc_column_text]Es necesario crear una rutina de festejo, al  lograr cada objetivo del proyecto. Se deben revisar las lecciones aprendidas, anotarlas para mejorar en su siguiente proyecto,  saborear el  logro y plantarse la siguiente meta.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/1″][vc_column_text]Al hacer rutinario estos pasos, los  proyectos de vida serán un hábito de éxito para quien lo practique, ya que se deja poco margen para que el azar actúe sobre la cotidianidad.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Categorías
Diversión

Cuando el fútbol deja de ser un simple hobby deportivo, para convertirse en un hábito de vida

[vc_row][vc_column][vc_column_text]El fútbol, según diversas investigaciones, es el deporte más popular del mundo debido al impacto mediático que genera cada cuatro años la copa mundial de este deporte, que lo hace uno de los eventos deportivo más visto en el mundo (superando a los juegos olímpicos). Pero aparte de eso, las grandes competiciones y encuentros de clubes que se desarrollan constantemente llegan a paralizar al mundo.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/2″][vc_column_text]Las superestrellas del fútbol son jugadores superlativos que hacen de un simple juego con una pelotita algo espectacular, que han logrado conformar grandes equipos y selecciones, que con sus características y tácticas propias de  juego llegar a representar la idiosincrasia de una población, país o hasta de un continente entero, haciendo que esta disciplina deportiva se convierta en un hábito de vida para muchas personas.[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=»1/2″][prkwp_spacer size=»60″][vc_column_text]

El fútbol no solo se ve o se juega, el fútbol se vive

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Es así como los que viven del fútbol (jugadores, entrenadores, científicos y fanáticos) expresan que no se puede hablar y sentir el deporte sin considerarlo un hábito imprescindible para la existencia de ellos. Cada una de estas personas, pese a su profesión y concepción de vida, cuando representan a un club o a una selección nacional parten del hábito que “para tener un escudo en el pecho y representarlo con dignidad hay que merecerlo”; y este merecimiento solo se logra con esfuerzo, sacrificios, constancia, dedicación y orgullo por lo que se hace.

 

El contexto futbolístico te hace pensar que cada día va a ser el día de gloria que consta de noventa minutos, y es aquí donde este deporte se convierte en un hábito de vida en el que el técnico diseñara la mejor estrategia, el portero hará la parada de su vida, el defensa defenderá sus colores por encima de su madre, el medio campo tratara con más sutileza al balón que a su mujer, el delantero romperá las redes del arco, el fanático gritará con las jugadas y goles como si de eso dependiera sus signos vitales y los científicos explicaran cada fenómeno del juego como la clave para entender cada aspecto de vida.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/1″][vc_column_text]Se empieza a creer, sin importar el rol que ocupes dentro de este fenómeno socio-deportivo (desde un simple fanático, hasta el jugador más espectacular que la historia haya conocido), que cualquier acción que hagas, que la prenda de ropa que te coloques, el tipo de comida que ingieras, la forma en la cual te vistas, la hora en que te levantes, el sitio y la forma de presenciar cada partido, cuenta en el resultado final del encuentro; es una experiencia que nos conecta con cada una de nuestras sensaciones y emociones como humanos, y que nos hace sentir vivos.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Es por estas razones expuestas, que cada vez más fanáticos en el mundo empiezan a concebir al fútbol como uno de sus hábitos de vida, en donde dejar de ver un partido o de practicar esta disciplina los hace sentir como si se les cercenara una parte de su vida, ya que para muchos el fútbol no solo se ve o se juega, el fútbol se vive. Y si no eres capaz de vivirlo jamás entenderás a los que este hábito les hace latir el corazón y fluir la sangre por todo el cuerpo.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]