Categorías
Bienestar

El hábito de caminar para pensar

[vc_row][vc_column][vc_column_text]En la medida que vamos creciendo y la distancia que nos separa de la niñez se hace más larga, las responsabilidades van aumentando de una manera que a veces resulta difícil de manejar.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Hay quienes tienen complejo de superhéroe y tienen la confianza suficiente para aceptar resolver todas las tareas o problemáticas que se le presentan en el camino, sobrecargándose de quehaceres, sean estas de su competencia o no. Y ya sabes que quien mucho abarca, poco aprieta. Lo cierto es que el modelo de adultez que a muchos les es impuesto por esta sociedad y que se acepta, a veces irreflexivamente, a veces porque las circunstancias no nos dejan alternativa, puede llegar a ser sumamente desgastante.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/2″][vc_column_text]

Nuestro modelo de sociedad nos hace atender y dedicarle más tiempo a los asuntos de otros, a cambio de unas cuantas monedas, que a nosotros mismos. Esto, al menos hasta llegar al cénit de la edad adulta, entre los 40 y 50 años. Parece que entre más nos acercamos a la vejez, vamos regresando a ser niños otra vez.[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=»1/2″][prkwp_spacer size=»20″][vc_column_text]

Regálese tiempo para respirar y observarse

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Pero si usted se encuentra en edad laboral activa, le pregunto, ¿Cuándo fue la última vez que usted conversó con usted mismo? ¿Cuándo fue la última vez que dejó de pensar en su trabajo y se dedicó a interiorizar? Preguntarse por su bienestar, por el rumbo que está tomando su vida y si usted se siente feliz con lo que está sucediendo. Y no le hablo de “salir a distraerse” y cosas por el estilo. No, aquí no hay nada de qué desviar la mirada, se trata de pensarse a usted mismo.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Nos parece imprescindible para la salud y el bienestar de su espíritu y su mente que usted se regale tiempo para respirar y observarse. Tiempo de soledad que se dedique a usted mismo. Yo tengo el hábito de salir a caminar para pensar. No necesariamente con un rumbo, simplemente dar unas vueltas por la ciudad a pie, por cualquier lugar. Esto ayuda a romper la monotonía del día a día y a regalarse un momento para la reflexión, para cuidarse mientras vaga por su mente como un psiconauta.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/1″][vc_column_text]

Caminar es una perfecta opción para atenderse, debido a que prácticamente solo tiene que prestar atención al movimiento de sus piernas y dedicarse el resto del tiempo a usted mismo, con muy pocas distracciones externas. Y si realmente solo quiere descansar la mente, las calles siempre ofrecen eventos interesantes para ser observados; desde las distintas personas ocupadas en sus asuntos, como el danzar de los árboles con el viento y los pájaros que se posan en sus ramas.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]De cualquier manera, siempre habrá algo inesperado que observar y que podrá servir como un reflejo para observarse a usted mismo. ¿Cómo se siente usted al observar la vida? ¿A qué le está dando verdaderamente valor?[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Y si es imperativo que se dirija hacia algún lugar en específico no muy lejano, aproveche y cultive el hábito de la caminata. Le será bueno a su salud estirar sus piernas, poner a trabajar esos músculos y que el corazón bombee más sangre que lleve más oxígeno a todo su cuerpo. Al menos más que cuando está sentado en su carro atorado en el tráfico. Sin duda, caminar es un hábito para el bienestar.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Categorías
Bienestar

La constancia como hábito para la superación

[vc_row][vc_column][vc_column_text]En los días que han pasado, he entrado en contacto con una de mis primas lejanas. Ahora tiene un hijo en edad escolar, aprendiendo a leer y a sumar como tantos otros niños. Se puede apreciar claramente el esfuerzo diario que le toma entender una sílaba, en recordar que dos más dos son cuatro. Es increíble que ese mismo niño en unos años esté pasando su mirada por libros completos, o quizás se convierta en un ingeniero. Es extraño pensar que todos fuimos en un punto como ese mismo niño, y ahora somos mucho más. Sin ir más allá, ahora leen estas páginas de modo automático, sin pensar en el esfuerzo titánico que se debe hacer para leer una simple sílaba.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/2″][vc_column_text]He pensado que si estudiar un poco cada día fuera un hábito que se tuviera enraizado desde temprana edad; las tareas de la universidad, el colegio y los cursos, no fueran ya una molestia, sino que formaría parte de nosotros el enfrentar el reto de aprender de manera agradecida, asumiendo desde un principio los objetivos que se desean alcanzar, en vez de enfocar esfuerzos en el tiempo que se va a gastar realizando cuál o qué tarea.[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=»1/2″][prkwp_spacer size=»20″][vc_column_text]

El tamaño de nuestra constancia nos condicionará a convertirnos en personas de más o menos éxitos

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]El conocimiento, las experiencias, incluso la necesidad de aprendizaje, son manifestaciones de nuestros hábitos. Dependiendo de cómo vivamos nuestro día a día, del orden que tengamos y la naturaleza de nuestras actividades, el tamaño de nuestra constancia nos condicionará a convertirnos en personas de más o menos éxitos. La organización centrada en leer o estudiar un poco cada día, aunque sea de forma distraída, es una herramienta que ayudará a todas aquellas personas que deseen convertir sus sueños en realidades, ya que con la práctica constante se perfeccionan los avances y se pulen los errores.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/1″][vc_column_text]Como ejemplo a la ideal situación descrita arriba, se puede citar el ejemplo de las hormigas, que llevando cada una un trozo de alimento, una roca, conforman un refugio donde pueden seguir creciendo y desarrollándose. Hay que admirar la organización instintiva de los insectos, que no deja de ser increíble al ser algo natural. Quizás sí dejáramos de confundir bienestar con disfrute, volviendo la estabilidad el estado habitual de nuestra vida, tendríamos tiempo para el placer y la responsabilidad.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]La meta de las personas de los presentes tiempos es convertir la constancia en algo instintivo e inherente a cada uno. El primer paso del éxito es condicionar nuestro cuerpo y mente a dar todo nuestro ser en cada diminuto paso, con igual pasión que la primera vez. De esa forma, nuestros sueños estarán más cerca y a nuestro alcance, un grano de arena al día.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Categorías
Bienestar

Hábitos hirientes

[vc_row][vc_column][vc_column_text]Muchos creen que los hábitos se encuentran distantes de la esfera de los malos actos, como si no estuviesen al alcance de aquellos que cubren con miles de ellos sus actitudes cada día. A veces creemos, sin que estemos en lo cierto, tener buenos gestos (incluso piadosos) con ciertas personas sólo porque en algún momento recordamos llamarle en su día especial, o le obsequiamos un pequeño detalle. Pero y ¿qué pasa con las habituales desatenciones, apatías e indolencias?, que aun siendo por torpeza, se tornan hirientes, traspasando fronteras sensibles de quienes nos importan.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/2″][vc_column_text]El abandono, desidia o descuido es uno de estos malos hábitos. Frecuentemente se desatiende a quienes apreciamos tras sobreestimar otras cuestiones (festejos, labores, etc.) que finalmente resultan vacías o de relativo valor, lo cual genera en el otro, ineludiblemente, la sensación de ser víctima de un cariño aparente, hipócrita.[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=»1/2″][vc_column_text]

Al descuidar, olvidar y mentir, corremos el alto riesgo de fragmentar la confianza de quienes nos importan

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Otro indiscutible mal hábito (directamente relacionado con el anterior), es olvidar aquello que es importante para ese ser único. En general, la clave no es recordar las ocasiones especiales, sino procurar no olvidar un acontecimiento relevante. ¿Cuántas veces obviamos preguntar qué tal estuvo ese hecho tan esperado?, o ¿cómo se sintió aquel nostálgico día de tristes recuerdos?. Por tonto que parezca, pasar por alto fechas y sucesos significativos para nuestras personas predilectas, acentúa el desinterés como un acto ofensivo.

 

El más reiterado y el que considero más destructor de estos perjudiciales hábitos es mentir. Lo hiriente de la mentira no sólo es el engaño mismo, sino la ofensa moral que trae fundida en su esencia. Las premeditadas artimañas, los grotescos descaros, las desvergonzadas defensas una vez que se han descubierto; todo de la mentira es devastador.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/1″][vc_column_text]Cuando le mentimos a nuestros seres queridos, corremos el alto riesgo de fragmentar su confianza, en lo que para algunos, como quien les escribe, se forja irrecuperable. Pero lo peor de la mentira es que resulta innecesaria; entonces, ¿por qué acudir a ella?, ¿por qué lastimar con la falsedad de lo que decimos y/o hacemos?, si bien pudimos entendernos con la verdad, virtuosa e impoluta, y llegar a un consenso, o al menos a una ecuánime conclusión.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Existen conductas que suelen confundirse con la mentira en el contexto al que aludimos. Ser tolerante o comprensivo con ciertas actitudes, aunque se esté en desacuerdo con tales, no es mentir, sino es una herramienta (de la vida) para hacer las relaciones personales más llevaderas. Por ejemplo, cuando mi madre opina bondadosamente sobre determinado objeto o acción con lo cual difiero y me limito a corresponderla con asentimiento, o plantea una idea con la que no acuerdo y no emito más que un gesto de anuencia; no estoy engañándole sobre lo que considero correcto o verídico, tan sólo soy tolerante con su punto de vista, permitiéndome tener una mayor afinidad con ella.

 

Así, cuando hablamos de mentira referimos a esa manifestación dolosa de evadir lo verdadero, de ocultar o alterar lo real, de lo que no es auténtico sino tortuoso, disimulado.

 

Son muchos los hábitos con los que lastimamos a estas personas que situamos dentro del cerco de nuestro corazón. Cuando observemos las grietas que permitimos surgir, al despertar de nuestra ceguera ensimismada sólo restará cambiar los abandonos por sorpresas fabricantes de sonrisas; los descuidos por flores, cenas y frases románticas; y las mentiras por conmovidos besos. Siendo así, ¡vaya mundo tendríamos![/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Categorías
Bienestar

¿Por qué es importante tomar agua habitualmente?

[vc_row][vc_column][vc_column_text]El agua no es otra cosa que dos moléculas de hidrógeno abrazadas con una molécula de oxígeno. Así de simple, pero a la vez así de complicado. El agua es el elemento fundamental de los seres humanos, los animales y el planeta. Todos sabemos que sin ésta nuestra supervivencia resultaría imposible. Entonces, ¿por qué nos cuesta adquirir el hábito de tomar agua?[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/2″][vc_column_text]Las personas solo pueden sobrevivir unos pocos días sin beber líquidos, ya que el agua es el principal componente del cuerpo (constituye entre el 50 y 70% de nuestras células por lo que su renovación constante resulta imprescindible).[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=»1/2″][vc_column_text]

Tomar agua es esencial para poder mantener una buena salud

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text] Entre las funciones más importantes encontramos: mantener nuestra temperatura corporal, eliminar las toxinas del cuerpo y transportar nutrientes. Podemos, entonces, concluir que es esencial para poder mantener una buena salud.   Aun así, todavía nuestra sociedad –en su mayoría- no ha adquirido el hábito de hidratarse, ya que los líquidos que se pierden a lo largo del día se deben recuperar para garantizar nuestra buena salud y buen funcionamiento vital.   Es sumamente importante ingerir la cantidad adecuada de líquidos diariamente. Lo esperado es tomar entre 6 y 8 vasos de agua al día, aunque esto varía según la edad, el sexo, el peso y las actividades de cada persona. [/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/1″][vc_column_text] Es recomendable consumir agua antes de sentir la sensación de sed, ya que este indicativo se presenta de forma tardía. Una vez las células han perdido agua es que envían el estímulo al cerebro, el cual activará la sensación. En otras palabras, cuando sentimos sed significa que nuestro organismo ya está en riesgo de deshidratarse, por eso debemos beber agua aunque todavía no tengamos la sensación de necesitarla.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Adquirir este hábito desde temprana edad y mantenerlo a lo largo de toda nuestra vida siempre será importante, puesto que los grupos más expuestos a la deshidratación son los niños, los ancianos y los deportistas. La sensación de resaca también es producto de la deshidratación del organismo.   Por ejemplo, los deportistas deben hidratarse antes, durante y después de realizar el entrenamiento como medida de prevención. Durante un partido de fútbol, un jugador debería hidratarse frecuentemente (cada 15 minutos y pequeñas cantidades) para que pueda reemplazar los líquidos perdidos con la sudoración. Sin embargo, consumir demasiado líquido durante el ejercicio podría producir sensaciones de molestia en el estómago. [/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»2/3″][vc_column_text] Cuando el deportista se vaya a presentar a una competencia, se recomienda beba una abundante cantidad de líquidos el día anterior para tener una mayor cantidad de agua que le permita estar en mejores condiciones. Esto también puede aplicarlo una persona que saldrá a beber y quiere evitar la resaca.[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=»1/3″][vc_column_text]

Podemos medir el nivel de deshidratación según el color y el olor del orine

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text] Por otro lado, aunque podamos reemplazar el agua por otras bebidas que nos permitan mantenernos hidratados, siempre es preferible consumir bebidas naturales, evitar las gaseosas y otras azucaradas que puedan acarrear consecuencias colaterales. Los líquidos también están presentes en frutas y vegetales.   Un dato curioso es que podemos medir el nivel de deshidratación según el color y el olor del orine. Si el color o el olor son muy intensos, la cantidad de líquidos consumidos durante el día no fueron suficientes.   El agua es necesaria, muy necesaria: sin ella no existiría la vida. Pero no todo es beber agua, recuerda que para tener una buena calidad de vida conviene practicar ejercicio habitualmente, una alimentación equilibrada y una actitud positiva ante la vida.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Categorías
Bienestar

Practicar Yoga: hábito de bienestar para el cuerpo y la mente

[vc_row][vc_column][vc_column_text]Toda práctica espiritual está indisolublemente ligada a un conocimiento iniciático. La verdadera aprehensión de lo sagrado no se encuentra expuesta en su desnudez a la intemperie. La sabiduría profunda del espíritu, por lo general, se encuentra velada para los ojos que solo atienden a lo aparente y deciden permanecer en la superficie de su vida. Quizás teman ahogarse de sumergirse mucho.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/2″][vc_column_text]Creo que gran parte del milagro de haber nacido humano, y ligado a esto, el hecho de poseer una mente consciente de su posibilidad pensante, radica en la oportunidad de poder indagar sobre nuestra propia vida. La pregunta por la razón de vivir o la búsqueda de la realización de la propia y verdadera naturaleza, ha sido una ancestral inquietud humana.[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=»1/2″][prkwp_spacer size=»10″][vc_column_text]

El hábito del yoga ofrece la oportunidad de experimentar las posibilidades de cuerpo y mente

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Sin embargo, nuestra sociedad occidental nos ha inculcado la necesidad de vivir en el afuera y hemos heredado del cristianismo medieval la concepción de la introspección como algo sacrílego y herético. Y aunque la visión que se tiene de esto en los corrientes días no es tan ortodoxa, seguimos flotando en la superficie sin querer conocer el océano. Nuestro propio océano.

 

La práctica del Yoga se ha convertido en uno de mis hábitos para profundizar en esta experiencia humana. Mediante esta danza se busca develar lo verdadero de lo aparente; de lo manifiesto en el plano de lo sensible como ilusión, para así experimentar la naturaleza inmutable del ser. Los hindúes lo llaman ātman, el testigo. Y digo danza refiriéndome al yoga físico o Hatha Yoga, una entre variadas ramas de Yoga, las cuales, a pesar de recorrer sendas distintas, buscan todas conducir a este mismo objetivo.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/1″][vc_column_text]En el Hatha Yoga se emplea el cuerpo físico como un vehículo, como un medio a través del cual la divinidad se manifiesta. Sin embargo, en el camino de su popularización, la práctica se ha trivializado. Esto ha resultado en que uno de los síntomas del Yoga como es el desarrollo de condiciones físicas óptimas, se ha tomado como la causa y razón de su ejercicio, desplazando a un segundo plano la espiritualidad.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Como se ha escuchado decir en múltiples oportunidades, Yoga significa Unión. ¿Pero unión con qué? Precisamente se trata de encontrar ese espacio interior de comunión fraterna con la divinidad, de la cual se es parte. El Hatha Yoga hace énfasis en realizar una conexión durante la práctica con el sentir, debido a que es precisamente mediante las sensaciones que podemos acceder a la experimentación de la realidad del momento, no mediante la mente. Al conectarse con las sensaciones, el practicante se funde en el ahora, haciendo énfasis en la atención y en la concentración para vaciar la mente de contenido y dejarse llevar por el rito. Esto no significa que el Yoga desplace la reflexión. El Jnaña Yoga, por ejemplo, hace especial hincapié en el discernimiento.

Practique Yoga investigándose a sí mismo, no para fortalecer su ego sino para disolverlo.

Digo que este hábito se ha convertido en mi danza porque en ella todos los movimientos están orquestados de tal manera que se rinde un culto atávico a la Trimurti, la divinidad personificada en Brahma, Vishnú y  Shiva, esto es, la creación, la conservación y la destrucción del universo. En el fluir de cada asana  o postura se evidencia que lo que importa no es la meta sino también el recorrido. Se honra a Brahma cuando se comienza a formar el asana, a Vishnú cuando se le mantiene y a Shiva cuando se pasa al siguiente.

 

El hábito del yoga ofrece la oportunidad de experimentar las posibilidades de cuerpo y mente. Mediante la indagación en cada postura, se observa cómo se van flexibilizando ambos en una actividad que da bienestar tanto físico como espiritual. Practique Yoga investigándose a sí mismo, no para fortalecer su ego sino para disolverlo.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Categorías
Bienestar

El hábito de subestimarse

[vc_row][vc_column][vc_column_text]En tiempos no tan claros en la vida de las personas, lo primero en convertirse en un caos son los sentimientos y emociones. Es en los momentos difíciles donde más cuestionamos nuestras acciones, la capacidad de sobrellevar una situación y, en el peor de los casos, la vida misma.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/1″][vc_column_text]Es en este punto de descontrol donde la naturaleza humana juega una carta infalible que algunas veces no se ve venir y se vuelve un hábito, el subestimarse a sí mismo. Cuando situaciones difíciles y obscuras se atraviesan en el camino, la acción lógica a tomar es enfrentar cada circunstancia que se oponga. Sin embargo, aunque lógica, es la acción menos recurrente en las personas en dichas situaciones.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]¿Por qué sucede ésto?, es complejo y vago decir que dos o más razones son las causantes de tomar la acción menos conveniente, debido al gran reto que representa estudiar la mente. Bien puede ser el caso de una persona que enfrenta una perdida, donde la razón no actúa en todo el proceso que conlleva tal situación y el sentimiento de tristeza e inferioridad es abrumador.

 

Otro ejemplo puede ser el de un hombre casado que, a pesar de sus esfuerzos, no ha logrado cumplir las exigencias de su empleo, por lo que debe responder ante su empleador y su esposa. En este punto, ese hombre no considera ni un poco el optimismo que puede generar el tener confianza en sí mismo, sino que se centra en pensamientos pesimistas y fatalistas los cuales son habituales con el tiempo.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/2″][prkwp_spacer size=»30″][vc_column_text]

Tú eres la primera persona que más te importa, también la segunda y claro que la tercera

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=»1/2″][vc_column_text]

¿Existe, entonces, una fórmula absoluta para no sentirse inferior a los demás en las situaciones menos favorables?, sí y no. En palabras la solución es sencilla de explicar, con pocos pasos a seguir, pero depende de cada persona la determinación de su aplicación. Todas las palabras que se puedan escribir del tema serán vacías si no se tiene claro el objetivo de superarse a sí mismo.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Lo que me lleva al primer punto, que es tener presente que nadie, absolutamente nadie, es mejor que tú y tú no eres mejor que nadie. Esto quiere decir, que el hecho de que no seas bueno en alguna actividad no quiere decir, automáticamente, que no sirves para nada; significa solo eso, no eres bueno en algo pero eres bueno en mil otras cosas más.

 

Tener una competencia siempre es una buena manera de retarte. Competir con un colega, familiar o amigo en alguna actividad, pero no para probar que eres mejor que alguno, sino para probarte a ti mismo cuál es tu límite.

 

Las calamidades siempre están a la vuelta de la esquina, al punto de ser algo cotidiano. Así que la mejor manera de afrontar todo obstáculo es con la clara determinación de que lo superarás, no importa cuánto te cueste, siempre y cuando sepas que no hay nada que no puedas lograr, si así lo crees. No dudes de ti, si no crees en ti mismo nadie más lo hará, tú eres la primera persona que más te importa, también la segunda y claro que la tercera.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Categorías
Bienestar

El hábito de ser positivo

[vc_row][vc_column][vc_column_text]Después de la tormenta viene la calma, la paz interior. Cuando se consiguen los modos de saber sonreírle a la vida a pesar de los problemas, encuentras tu equilibrio.

 

El ser positivo es sacarle el mejor provecho a un problema o obstáculo con lo que se tiene, utilizar las herramientas que tienes a la mano y lograr resultados muy gratificantes.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/2″][vc_column_text]

Es un hábito que se tiene que trabajar todos los días, desde que te levantas por la mañana hasta antes de irte a dormir; no importa que tan mal haya ido tu semana, siempre hay un nuevo día esperándote con muchísimas oportunidades y sorpresas, aunque a veces no nos demos cuenta.

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=»1/2″][vc_column_text]

Rodéate de personas que buscan superarse

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]El enfrentar el presente con buenas vibras no solo te hace bien a ti, sino a las personas que te rodean; te conviertes en una motivación para los demás. Como me dijeron por ahí hace poco, paso a paso se llega lejos, siempre hay que buscar ser el mejor sin mortificarte por lo que no tienes o todavía no puedas lograr. Sin prisa pero sin pausa.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/1″][vc_column_text]

Las caídas son un aprendizaje no una derrota, y a veces es necesario caer para tomar impulso y levantarse con mas ganas y fuerzas. Si el plan no funciona hay que cambiar el plan pero no la meta. El estancamiento se puede volver nuestro enemigo en malas épocas. Nunca hay que conformarse, siempre se tiene que buscar ser el mejor en cualquier ámbito: personal, laboral, educativo, deportivo, etc.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Un ser positivo no hunde a las demás personas para lograr su objetivo, al contrario, establece vínculos de trabajo en equipo para así beneficiar tanto a el mismo como a las personas que trabaja. Es una persona pro-activa que siempre quiere echar para adelante sin importar nada, si unas puertas se cierran, él buscará otras para poder abrirse paso.

 

Para ser una persona positiva tienes que cambiar ese interruptor de la cabeza, porque todo es mental. Si puedes pensarlo puedes hacerlo; es una convicción que debes creerte, que debes abrazar y trabajar duro para lograrlo. La organización es fundamental, una vez establecida la meta debes pasar a ponerla en práctica. Nunca permitas que una persona te diga que no puedes lograr algo o que te llene de palabras de desaliento. Rodéate de personas que buscan superarse, de personas que quieren llegar a sus límites, de personas que con solo estar a su lado, el ambiente cambia de un tono gris a uno totalmente positivo.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Categorías
Bienestar

El hábito esencial de la perseverancia

[vc_row][vc_column][vc_column_text]La palabra perseverancia puede parecer un tanto rotunda, pero no resguarda más que aspectos positivos que debemos integrar en nuestro día a día. Por ello, es fundamental inmiscuirla en nuestra vida como un hábito para lograr todo aquello que deseamos y merece nuestro esfuerzo.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/2″][prkwp_spacer size=»10″][vc_column_text]

Es cuestión de esfuerzo, constancia e insistencia

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=»1/2″][vc_column_text]El  concepto de perseverancia debe ir ligado a nuestra visión a futuro, nuestras metas y ambiciones.  Porque debemos aclarar que no es suficiente concebir una idea si no la llevaremos a cabo, y allí es donde entra este excelente hábito que todos debemos seguir fielmente para alcanzar lo que nos propongamos.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Es cuestión de esfuerzo, constancia e insistencia. Muchas veces no será fácil o rápido el conseguir lo que queremos, pero precisamente es por eso que debemos trabajar constantemente en pos de nuestro futuro y seguramente veremos nuestro progreso a la fecha. Es por ello que este importante hábito nos ayudará a superar todas las dificultades que se nos puedan presentar y más que solo ahínco, también necesitaremos en la conformación de este hábito, el aprender de nuestros errores para no cometerlos nuevamente.

 

Así como es igual de importante el nutrirnos de todo aquello que no sabíamos y aceptar consejos y sugerencias de terceros, también lo es el tener siempre un criterio propio con respecto a la meta a la que se desea llegar y cuáles son los métodos que uno puede considerar más factibles para llegar a dicha meta.

 

Para que nuestra ambición crezca y este hábito se conserve y fortalezca, podemos siempre abogar en nuestra memoria por los logros ajenos como punto de referencia. Desde algún familiar que ha logrado perder peso, hasta algún amigo que se ha graduado y hoy día tiene el trabajo de sus sueños.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/1″][vc_column_text]Nada nos impide pensar en grande. Si Neil Armstrong llegó a ser el primer hombre en pisar la luna, tú puedes realizar aquel viaje que tanto has anhelado, por ejemplo. Lo importante que debes recordar es que esto no debe quedarse solo en palabras e ilusiones, ni en unas simples ganas de. Porque Armstrong tuvo que pasar por muy arduas pruebas realizadas por la NASA, y como podrás imaginarlo su perseverancia lo llevo a este logro mundial.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Como bien dijo el escritor francés:[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][bquote author=»Julio Verne» prk_in=» Todo lo que una persona puede imaginar, otras podrán hacerlo realidad.» type=»plain»][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text] No permitamos que el punto decisivo de esto sea a causa del poco compromiso con nosotros mismos o la falta de perseverancia. Debemos salir de nuestra zona de confort y arriesgarnos en la toma de decisiones, dado a que esto es primordial para el crecimiento personal.

 

Practicar esto como un hábito consiste en abarcar desde situaciones comunes o rutinarias, simples por asídecirlo, hasta aquellas situaciones de mayor importancia o complicación. Lo realmente importante es no dejar pasar excelentes oportunidades por no tener la ambición, destreza o energía suficiente, por eso te recomendamos que tomes este concepto entre tus brazos y lo conviertas en un hábito para toda a vida, para una mejor y satisfactoria vida.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Categorías
Bienestar

El hábito de la meditación

[vc_row][vc_column][vc_column_text]Para todo aquel que vive en una de nuestras modernas urbes, de esas que amanecen a las cinco de la mañana y se acuestan pasadas las doce, cuyo ritmo de vida empuja con premura las agujas del reloj y cada compromiso lucha por imponerse sobre el anterior, es indispensable buscar un espacio de quietud.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/2″][vc_column_text]Cada mañana, el transeúnte goza del intercambio de olores y sudores en el transporte público por la falta de espacio. Al que va en carro, se le presentaran oportunidades de catarsis al intercambiar mensajes de bienaventuranza y buena voluntad entre conductores cada vez que intenten cruzar de canal.[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=»1/2″][vc_column_text]

La meditación busca aumentar la calma, la atención y la concentración en aquel que la práctica

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Gran parte de la gente simplemente termina acomodándose a este estilo de vida hasta que sobreviene alguna enfermedad cardíaca, o hasta que la histeria colectiva los engulle. Sin embargo, hay un grupo de gente que considera intolerable dejar que sus días se balanceen entre una amargura y otra.

 

Desde hace algunos años, he vuelto mi hábito diario, mi medicina no-farmacológica, el sentarme entre treinta minutos y una hora diaria a meditar durante la mañana. Seguramente ya estarán cansados de todo el parloteo Nueva Era con el que nuestra sociedad mediática nos bombardea diariamente y que ha transformado en una mera moda lo que es realmente sabiduría ancestral de los pobladores más antiguos de la tierra. Y como dice el dicho, “más sabe el diablo por viejo que por diablo”.

 

Esta práctica milenaria ha trascendido los embates del tiempo y ha logrado llegar a nuestros días mediante distintas escuelas, pudiéndose nombrar al hinduismo, budismo, jainismo, entre otras muchas corrientes agrupables bajo la tradición védica, como los principales guardianes de este conocimiento que otorga tanto bienestar al cuerpo y al espíritu.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/1″][vc_column_text]Más allá de las especificidades propias de cada corriente, la práctica de la meditación busca la serenidad del ánimo, la quietud de la mente y la vivencia de la realidad tal y como es, sin juzgarla desde los prejuicios y condicionamientos. Para así acceder a la verdad última del ser (la cual, todavía desconozco). Esto es lo que se ha convenido en llamar nirvana, samadhi, iluminación, entre otros nombres.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]¿Demasiado místico para ti? De acuerdo. A fines prácticos/occidentales, la meditación busca aumentar la calma, la atención y la concentración en aquel que la práctica, logrando un aumento de la serenidad y la agilidad mental, como también de la memoria, en la medida en que se tiene una práctica continua. Podría simbolizarse mediante la imagen de un barrendero en el cerebro del practicante, que laboriosamente se encarga de remover los escombros y quitar las telarañas de la mente paro evitar obstáculos en su efectivo desempeño.

 

Meditar ha sido de esas cosas que han cambiado mi vida. Me han hecho mucho más diligente y disciplinado, a la vez que memorioso. Cuando salgo a la calle, todo ha ganado mayor nitidez; los árboles han reverdecido, los rostros parecen más amables. Se siente una mayor empatía con los demás y comunión con todo lo existente. Sin embargo, el avance es progresivo. Razón por la cual, de escoger recorrer esta senda hacia el bienestar, es necesario transformarla en un hábito diario y tomarla con seriedad, cuidando que no se vuelva un ejercicio mecánico para así mantener la presencia en la indagación interior y el contento del ánimo.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Categorías
Bienestar

Perder el miedo nos permite adquirir buenos hábitos

[vc_row][vc_column][vc_column_text]A lo largo de nuestra vida enfrentaremos nuevas situaciones e individuos que serán necesarios para nuestro desarrollo, ya que cada etapa y proceso en nuestras vidas implican nuevos conocimientos que nos ayudan a lograr las metas que nos hemos planteado. Ante estos escenarios existen quiénes tienen la capacidad para adaptarse rápidamente, gracias a su confianza y seguridad, y aquellos a quienes les toman mas tiempo la adaptación producto del miedo que los domina y la poca flexibilidad que poseen ante los cambios.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/2″][vc_column_text]Si bien la confianza es importante, esta no está reservada para un grupo selecto de individuos, se puede construir a través de diferentes acciones, mediante el reconocimiento de nuestras propias aptitudes. Es necesario darnos cuenta que existen experiencias que afectan nuestra forma de pensar y nos convierten en personas introvertidas y desconfiadas que en el fondo aún sienten ganas de conocer el mundo y experimentar lo que éste puede ofrecernos. Para lograr adquirir confianza y abrirnos camino a nuevas experiencias debemos apoyarnos en la creación de buenos hábitos.[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=»1/2″][prkwp_spacer size=»40″][vc_column_text]

Para lograr adquirir confianza y abrirnos camino a nuevas experiencias debemos apoyarnos en la creación de buenos hábitos

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Al principio podemos pensar que crear un hábito es molesto, especialmente cuando nuestro único hábito sea el de cepillarnos los dientes. Sin embargo, hay acciones en nuestra vida diaria que son hábitos y tal vez no nos damos cuenta de ello, como el escuchar música todos los días. Lo importante, es que un comportamiento programado puede convertirse en parte de nuestra vida diaria y, al mismo, tiempo ser beneficioso para nosotros.

 

El miedo es una emoción que logra vencernos incluso antes de intentarlo, nos desvía de nuestras metas. Si analizamos varias situaciones de nuestra vida podremos localizar momentos en los que el miedo nos venció y abandonamos una actividad que queríamos hacer. Ahora, antes de comenzar un proyecto, es necesario vencer el hábito de la negatividad. Por eso es recomendable repetir las siguientes cuatro frases cuando el miedo te paralice y no te deje razonar:[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/1″][vc_column_text]- Los cambios son necesarios

 

– Cada experiencia nueva es un aprendizaje

 

– No sabré el resultado si no lo intento

 

– Si no me esfuerzo nunca lo obtendré los resultados que deseo[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Mientras las estés repitiendo, respira lentamente y ten en cuenta que la confianza no se logra de la noche a la mañana. Somos seres racionales y por eso estas frases te ayudarán a comprender en momentos de crisis que ese temor es injustificado y tóxico. Si adquirimos el hábito de repetir estas frases en momentos de estrés y calmarnos, podremos ser capaces de experimentar cualquier etapa de la vida, disfrutarla y adquirir confianza en el proceso.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]