Cuidar y respetar al medio ambiente

Cuidar al medio ambiente es: sembrar árboles y valores

El planeta Tierra es hogar de plantas, animales y humanos. Tenemos 510.072.000 km2 de espacio en el que cada especie cumple una función maravillosa y absolutamente necesaria para mantener el equilibro. Sin embargo, y muy a pesar de que este es el único planeta que tenemos y deberíamos cuidarlo, hay millones de personas en él que no sienten respeto por el entorno que los rodea.

Fábricas que contaminan el agua de ríos y mares, personas que salen a cazar animales por gusto, científicos que experimentan con ellos para que los humanos tengamos productos de buena calidad, gente indiferente que solo quiere vivir su vida sin importar lo que ocurra a su alrededor, y muchas más cosas que están matando a nuestro planeta poco a poco.

Cuando hacemos algo bueno por el medio ambiente, también lo hacemos por nosotros.

Estoy segura de que tú no eres de esas personas, pues te preocupas por mantener una relación respetuosa con el medio ambiente que te sirve de hogar. ¡Te felicito! Sé que sabes la satisfacción que se siente al cerrar el chorro de agua que se está desperdiciando; sé que has sentido esa sensación cuando has alimentado a un animalito de la calle, y más aún, sé cuánto amor te ha dado él en señal de agradecimiento. ¿No es una experiencia maravillosa?

Cuando hacemos algo bueno por el medio ambiente no solo lo estamos protegiendo a él, también estamos haciendo algo bueno por nosotros. Es como cuando ahorramos para comprar un cuadro que adorne nuestra casa y nos haga sentir a gusto en ella. La Tierra es nuestro hogar y con cada acción de amor y respeto que realizamos por ella, es como si la estuviésemos decorando para hacer de ella un lugar más placentero.

Pero ahora que sé que tú y yo estamos sintonizados y tenemos el hábito de respetar al medio ambiente aunque sea a través de pequeñas acciones, quiero invitarte a que agreguemos un hábito más a nuestras vidas que no solo nos beneficiará a nosotros y al planeta; enseñemos a los demás a cuidar este hogar tan espectacular que tenemos y que por culpa de la contaminación se nos está muriendo poco a poco.

Asumamos el reto de hacer una buena acción por el planeta todos los días a partir de hoy. Sí, ya sé que siempre tratas de hacerlo, pero desde ahora vamos a intentar que con esa buena acción otra persona se contagie y quiera aportar su granito de arena en pro de la salud del mundo.

Llevemos a nuestra familia o amigos a una jornada de recolección de alimentos para los animales de la calle; enseñemos a nuestros hijos que si dejamos el chorro abierto, muchos litros de agua se estarán perdiendo; donemos la ropa que ya no usamos para que otros la aprovechen; lo que sea, tú tienes el poder de decidir en qué quieres ayudar mientras no te quedes sentando pensando que con hacer un acto de bien es suficiente.

Sembrar un árbol está muy bien, pero recuerda que sembrar valores también es nuestro deber.