Despertar con buenos hábitos

Qué bueno es despertarse, agradecer a Dios por un día más y levantarse de la cama con el pie derecho. Sin embargo, ¿esto será suficiente para garantizar un día exitoso? Por supuesto que no. Existen ciertos hábitos que nos pueden ser útiles a la hora de despertarnos para comenzar nuestro día de la mejor manera y es necesario que los tengamos en cuenta y los pongamos en práctica si es posible. Aunque no lo creas, los hábitos que practiquemos al despertar podrían determinar el rumbo de nuestro día y la manera en la que manejaremos las situaciones que se nos presenten. Entre estos hábitos me gustaría destacar los siguientes:

Abstenerse de revisar las redes sociales

Hay muchas cosas beneficiosas que podemos hacer justo después de abrir los ojos al despertarnos. Una de estas cosas definitivamente no es revisar las redes sociales. Aunque no lo creas, hacer esto puede afectarnos sin que nos demos cuenta. Además, tu celular puede esperar por ti aunque sea una hora. Así que si tienes el hábito de revisar el celular y las redes sociales al despertar es recomendable que lo cambies por otro más beneficioso para ti y para el nuevo día que te dispones a comenzar. Por ejemplo, puedes tomarte unos minutos para observar a tu alrededor y expresar tu gratitud por un día más de vida, para pensar, respirar o simplemente para relajarte.

Tomar agua y desayunar bien

Beber un vaso de agua en ayunas trae numerosos beneficios para la salud; nos ayuda a hidratarnos mejor, a acelerar el sistema digestivo y el metabolismo, entre otros. Anímate a adquirir este hábito para que puedas disfrutar de todo lo que puedes mejorar solo con el hecho de hacerlo. Además, puedes acompañar este hábito con el de tomar un desayuno nutritivo que incluya proteínas, antioxidantes, una pequeña porción de grasa y cereales. Recuerda que el desayuno es la comida más importante del día y es necesario esforzarnos para que este sea lo más beneficioso posible para nuestro cuerpo. Come saludable, bebe suficiente agua y seguro tu cuerpo te lo va a agradecer.

Organiza tu día

Quizás todos hemos tenido la desagradable experiencia de despertarnos e inmediatamente tener la cabeza llena de pensamientos acerca de todo lo que tenemos que hacer. Si no sabemos manejar esto puede resultar confuso e incluso estresante. Por esta razón es recomendable que organicemos nuestra mente y planifiquemos nuestro día al inicio del mismo. Puedes hacer una lista con las tareas que tienes que realizar y organizarlas por orden de prioridad. Esto puede tomar un poco de tiempo pero es muy beneficioso y aumenta la probabilidad de que cumplamos con todas nuestras responsabilidades sin olvidar ninguna.

Podría añadir más hábitos que resultarían beneficiosos en nuestra día a día si los pusiéramos en práctica a la hora de despertar. Sin embargo, mi intención es destacar los que a mi parecer son los más sencillos y fáciles de poner en práctica sin dejar de ser significativos para nuestra vida. Recuerda que con solo tomar pequeñas decisiones tenemos la capacidad de cambiar muchas cosas. Paso a paso llegaremos a alcanzar nuestras metas y lograremos cambios positivos en nuestra vida. Hoy te animo a dar un pequeño paso al adquirir estos tres sencillos hábitos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.