Nuestros Hábitos Celular Mala Comunicación

El mal hábito de usar el celular afecta la comunicación

Hoy en día necesitar de un artefacto electrónico, es lo mismo que depender de él; tal es el caso del llamado “teléfono inteligente”, que se ha vuelto para las personas un accesorio indispensable y habitual tanto para la comunicación con sus semejantes, como para sus tareas y  actividades diarias.

Si bien es cierto que el lularlular es una necesidad, hay mucho material por ahí disperso sobre sus beneficios y aportes, en esta la “Era de los Pulgares”, todo funciona a través de Internet y con sólo deslizar un pulgar podemos sumergirnos en un mundo virtual, en la que casi cualquier tarea se puede hacer desde un celular; pero  también sería importante hablar de los malos hábitos que ha generado en la vida de las personas que lo usan. El uso excesivo del celular ha creado malos hábitos en el ser humano; es paradójico, pero en términos de comunicación nos ha acercado a quienes están lejos y nos ha alejado de quienes están cerca.

El uso excesivo del celular ha creado malos hábitos en el ser humano

Es triste, pero hemos llegado al punto de enviarnos mensajes de texto aun estando en la misma casa, o lo que es peor dentro del mismo cuarto; ya las personas no te miran a la cara cuando te hablan, su mirada está fija en su teléfono celular mientras simula escucharte, simplemente emite sonidos o mejor dicho “mugidos” para responderte, lo que es lo mismo a no prestar atención; han convertido, como diría Ismael Cala en “El poder de escuchar”, en algo superficial y subjetivo. El Teléfono Celular y la comunicación ya no compaginan tanto como hace unas décadas atrás.

El hombre ha hecho uso indiscriminado de la comunicación a través del celular y lo ha transformado en algo muy peligroso, tanto para él como para el resto del mundo; hoy un teléfono inteligente sería lo mismo que hablar de un computador portátil, las redes sociales las tenemos ahí, en la palma de la mano, solo con deslizar los dedos podemos decir lo que queramos, publicar lo que deseemos o simplemente ver lo que necesitamos; las personas se esconden detrás de su celular para simplemente criticar o insultar a los demás cuando no están de acuerdo con su opinión.

La sociedad nos ha impuesto que si algo es común y lo hace la mayoría, es aceptable

Es preocupante ver como niños y adolescentes hacen uso sin supervisión de su teléfono celular, sin saber lo peligroso que podría ser para ellos; sería necesario recordar el famoso caso de Amanda Todd, la adolescente canadiense víctima de ciberacoso que se suicidó en el año 2012.

Los adolescentes y los mismos adultos, envían fotos y videos desnudos, sin siquiera pensar en las consecuencias; publican en redes sociales fotos algo explicitas, sin pensar la cantidad de personas que podrían ver y aprovechar esa foto para uso personal. La mayoría de las personas utilizan el celular y las redes sociales, pero sin orientación alguna sobre cómo hacerlo, pero se debe tener más cuidado con la seguridad de la información que hacemos pública sobre los lugares que se frecuentan o inclusive presumir del dinero que se tiene, puesto que hoy la delincuencia usa esas mismas armas o “herramientas” para perpetrar secuestros. Incluso los “teléfonos inteligentes” pueden guardar y publicar la ubicación de donde nos encontramos, gracias a la incorporación de GPS, por lo que debemos tener cuidado con la configuración que coloquemos.

 

El problema no es el artefacto en sí, sino el mal hábito y mal uso que hace el hombre del celular. La sociedad nos ha impuesto que si algo es común y lo hace la mayoría, es aceptable. El Celular puede ser un Arma o una Herramienta, tú decides lo que quieres que sea.

 

Razón tenía Albert Einstein, al decir: “Temo el día en que la tecnología sobrepase nuestra humanidad. El mundo solo tendrá una generación de idiotas.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.