Nuestros Hábitos Enfermería

La enfermería: el hábito de ayudar

El término vocación hace referencia a la preferencia que tiene una persona hacia cualquier carrera o profesión. La misma, esta intrínsecamente relacionada con los anhelos y con aquello que despierta excitación y entusiasmo, destacando que cada quien se inclina por una afición distinta, debido a que la misma concuerda con los gustos, aptitudes e intereses de una persona. Desde el punto de vista religioso, la vocación es la inspiración con que Dios llama a algún estado.

 

No obstante, la vocación también es considerada como un proceso que se desarrolla durante toda la vida, ya que se erige de forma permanente. En otras palabras, la vocación implica el descubrir quiénes somos, cómo somos y hacia dónde queremos ir. Siendo las respuestas a estas interrogantes, la trayectoria que seguiremos en nuestras vidas.

Con respecto a lo mencionado anteriormente, la vocación, tomando en cuenta su definición y abordándola desde un punto de vista filosófico, sería un llamado interior, una actitud y una postura hacia y ante la vida. El descubrimiento de nuestra vocación es el resultado de una reflexión filosófica sobre el sentido de la vida y de cuál será nuestro rol en ella.

Una actitud y una postura hacia y ante la vida

Una vez establecido una pequeña concepción de lo que es vocación, se puede hablar de una de las profesiones que más vocación requiere para ser ejercida, como por ejemplo la enfermería. El término enfermería hace referencia a una variación de conceptos que se vierten en un fin relacionado con la salud y los sistemas sanitarios. En este caso nos referiremos a la profesión en sí, la cual al parecer, se originó en la época griega. Siendo los primeros ejemplos encontrados en los tiempos en los que vivieron filósofos y escritores de la talla de Sócrates, Platón e incluso los sofistas.

En otro orden de ideas, la enfermería es una profesión que posee como hábito principal el ser humanista con principios y valores. Además de ser una carrera que desarrolla competencias en cuanto a la prevención, curación, rehabilitación e investigación para la salud, también es capaz de desarrollar la humanidad en cada una de las personas que desempeñan esta ardua labor, demostrando de esta manera la vocación que poseen hacia ella y hacia el servicio público.

El hábito de higiene personal en esta profesión juega un papel de suma importancia, promoviendo la salud y bienestar personal en el enfermero y ayudando a mejorar la vitalidad de su cuerpo y el mantenimiento de un estado saludable. Además de ello, genera confianza en las personas con las que se establece un contacto en el campo laboral.

El respeto hacia los demás es un hábito en la enfermería

Otro hábito que se destaca en los enfermeros altamente efectivos, es el respeto hacia los demás, el cual debemos recordar, es uno de los valores más importantes para el ser humano, puesto a que está relacionado con la dignidad y valor que se le da a nuestros pares. Pues bien, la bondad con la que un enfermero debe dirigirse hacia las personas que lo rodean inspira en su entorno la verdadera nobleza que posee y desea brindar mediante su profesión.

La bioética es otro hábito claramente importante en el ejercicio de la enfermería. Siendo esta una forma de dar luz a la vida, que se genera dentro de nosotros, conjuga las ciencias biológicas con todos los valores humanos, teniendo como resultado un ejercicio de calidad.

 

En este sentido y en el marco del día de la enfermera queremos felicitar a todas  aquellas que hicieron y hacen de su vocación, un hábito maravilloso y humanitario, seguramente uno de los hábitos más nobles del ser humano, el de servir a los demás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.