El hábito de disfrutar cada día 

[vc_row][vc_column][vc_column_text]El vivir en el siglo XXI es sinónimo de días apresurados, encuentros sin mucha profundización en las conversaciones e intereses ajenos. Es olvidar que el trabajo se hace para tener una mejor calidad de vida, y que las familias que luchan por mantenerse también necesitan el aprecio y el cariño de la persona que los alimenta. Es sorprendente la cantidad de tiempo que se invierte en los hábitos de trabajo productivo, los hábitos para ejercitarse de forma continua, en contraparte al poco que se gasta en señalar y cultivar otro hábito muy importante: el hábito de disfrutar los pequeños detalles.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Hay un dicho que reza: “El dinero es para gastarse”, y, aunque es cierto que hay que mantener cierta forma de sustento a largo plazo, no se puede negar la acertividad que posee la sencilla frase. Se pasa tanto rato caminando de un lado a otro que se olvida de disfrutar el camino. Los días de trabajo pasan entre tensiones, la convivencia familiar se vuelve monótona, porque no se habitúa a la mente a buscar pequeños detalles nuevos que resten la melancolía, como un programa común o una salida fuera de la rutina diaria. El dinero sirve como medio a la cercanía con otros, pero a su vez, olvidar porque se obtiene, es signo clave que hay que entender para lograr mayor felicidad.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]Sí alguno de los signos suenan familiares, es hora de verificar que aspectos de la vida pueden estar faltando. En un momento tranquilo, quizás después que los niños duerman o tras terminar de ver el programa de media noche, se puede contestar algunas de las siguientes preguntas que le pueden ayudar: ¿Cuándo fue la última vez que besé a mi pareja? ¿Cuánto he invertido en pasar tiempo con mi familia? ¿Cuánto dinero? ¿Cuándo fue la última vez que vi algo distinto? ¿En verdad era distinto a lo que veo diariamente? ¿Soy feliz?[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]

No hay que preocuparse sí dudaste en alguna de las preguntas anteriores. Responderlas es harto difícil cuando no se está acostumbrado a salir de la caja, algo contradictorio ¿No?, pero hay pasos sencillos de aplicar. Primero, hay que aceptar el problema. Segundo, ser franco con nosotros mismos, admitiendo las soluciones  junto a los problemas. Tercero, ser paciente. Los paseos impulsivos tardarán un poco en volverse parte de la vida, pero vendrán, seguro que sí, sólo hay que dejarlo al tiempo.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]

El hábito de ver cada día como uno distinto es, después de todo, un hábito que debe trabajarse y cultivarse.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Despertar con buenos hábitos

[vc_row][vc_column][vc_column_text]Qué bueno es despertarse, agradecer a Dios por un día más y levantarse de la cama con el pie derecho. Sin embargo, ¿esto será suficiente para garantizar un día exitoso? Por supuesto que no. Existen ciertos hábitos que nos pueden ser útiles a la hora de despertarnos para comenzar nuestro día de la mejor manera y es necesario que los tengamos en cuenta y los pongamos en práctica si es posible. Aunque no lo creas, los hábitos que practiquemos al despertar podrían determinar el rumbo de nuestro día y la manera en la que manejaremos las situaciones que se nos presenten. Entre estos hábitos me gustaría destacar los siguientes:[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][prkwp_styled_title prk_in=”Abstenerse de revisar las redes sociales” align=”Left” title_size=”Medium” use_italic=”No” samba_show_line=”Yes”][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]Hay muchas cosas beneficiosas que podemos hacer justo después de abrir los ojos al despertarnos. Una de estas cosas definitivamente no es revisar las redes sociales. Aunque no lo creas, hacer esto puede afectarnos sin que nos demos cuenta. Además, tu celular puede esperar por ti aunque sea una hora. Así que si tienes el hábito de revisar el celular y las redes sociales al despertar es recomendable que lo cambies por otro más beneficioso para ti y para el nuevo día que te dispones a comenzar. Por ejemplo, puedes tomarte unos minutos para observar a tu alrededor y expresar tu gratitud por un día más de vida, para pensar, respirar o simplemente para relajarte.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][prkwp_styled_title prk_in=”Tomar agua y desayunar bien” align=”Left” title_size=”Medium” use_italic=”No” samba_show_line=”Yes”][/vc_column][vc_column][vc_column_text]Beber un vaso de agua en ayunas trae numerosos beneficios para la salud; nos ayuda a hidratarnos mejor, a acelerar el sistema digestivo y el metabolismo, entre otros. Anímate a adquirir este hábito para que puedas disfrutar de todo lo que puedes mejorar solo con el hecho de hacerlo. Además, puedes acompañar este hábito con el de tomar un desayuno nutritivo que incluya proteínas, antioxidantes, una pequeña porción de grasa y cereales. Recuerda que el desayuno es la comida más importante del día y es necesario esforzarnos para que este sea lo más beneficioso posible para nuestro cuerpo. Come saludable, bebe suficiente agua y seguro tu cuerpo te lo va a agradecer.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][prkwp_styled_title prk_in=”Organiza tu día” align=”Left” title_size=”Medium” use_italic=”No” samba_show_line=”Yes”][/vc_column][vc_column][vc_column_text]Quizás todos hemos tenido la desagradable experiencia de despertarnos e inmediatamente tener la cabeza llena de pensamientos acerca de todo lo que tenemos que hacer. Si no sabemos manejar esto puede resultar confuso e incluso estresante. Por esta razón es recomendable que organicemos nuestra mente y planifiquemos nuestro día al inicio del mismo. Puedes hacer una lista con las tareas que tienes que realizar y organizarlas por orden de prioridad. Esto puede tomar un poco de tiempo pero es muy beneficioso y aumenta la probabilidad de que cumplamos con todas nuestras responsabilidades sin olvidar ninguna.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]Podría añadir más hábitos que resultarían beneficiosos en nuestra día a día si los pusiéramos en práctica a la hora de despertar. Sin embargo, mi intención es destacar los que a mi parecer son los más sencillos y fáciles de poner en práctica sin dejar de ser significativos para nuestra vida. Recuerda que con solo tomar pequeñas decisiones tenemos la capacidad de cambiar muchas cosas. Paso a paso llegaremos a alcanzar nuestras metas y lograremos cambios positivos en nuestra vida. Hoy te animo a dar un pequeño paso al adquirir estos tres sencillos hábitos.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

El hábito de caminar para pensar

[vc_row][vc_column][vc_column_text]En la medida que vamos creciendo y la distancia que nos separa de la niñez se hace más larga, las responsabilidades van aumentando de una manera que a veces resulta difícil de manejar.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Hay quienes tienen complejo de superhéroe y tienen la confianza suficiente para aceptar resolver todas las tareas o problemáticas que se le presentan en el camino, sobrecargándose de quehaceres, sean estas de su competencia o no. Y ya sabes que quien mucho abarca, poco aprieta. Lo cierto es que el modelo de adultez que a muchos les es impuesto por esta sociedad y que se acepta, a veces irreflexivamente, a veces porque las circunstancias no nos dejan alternativa, puede llegar a ser sumamente desgastante.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/2″][vc_column_text]

Nuestro modelo de sociedad nos hace atender y dedicarle más tiempo a los asuntos de otros, a cambio de unas cuantas monedas, que a nosotros mismos. Esto, al menos hasta llegar al cénit de la edad adulta, entre los 40 y 50 años. Parece que entre más nos acercamos a la vejez, vamos regresando a ser niños otra vez.[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/2″][prkwp_spacer size=”20″][vc_column_text]

Regálese tiempo para respirar y observarse

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Pero si usted se encuentra en edad laboral activa, le pregunto, ¿Cuándo fue la última vez que usted conversó con usted mismo? ¿Cuándo fue la última vez que dejó de pensar en su trabajo y se dedicó a interiorizar? Preguntarse por su bienestar, por el rumbo que está tomando su vida y si usted se siente feliz con lo que está sucediendo. Y no le hablo de “salir a distraerse” y cosas por el estilo. No, aquí no hay nada de qué desviar la mirada, se trata de pensarse a usted mismo.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Nos parece imprescindible para la salud y el bienestar de su espíritu y su mente que usted se regale tiempo para respirar y observarse. Tiempo de soledad que se dedique a usted mismo. Yo tengo el hábito de salir a caminar para pensar. No necesariamente con un rumbo, simplemente dar unas vueltas por la ciudad a pie, por cualquier lugar. Esto ayuda a romper la monotonía del día a día y a regalarse un momento para la reflexión, para cuidarse mientras vaga por su mente como un psiconauta.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]

Caminar es una perfecta opción para atenderse, debido a que prácticamente solo tiene que prestar atención al movimiento de sus piernas y dedicarse el resto del tiempo a usted mismo, con muy pocas distracciones externas. Y si realmente solo quiere descansar la mente, las calles siempre ofrecen eventos interesantes para ser observados; desde las distintas personas ocupadas en sus asuntos, como el danzar de los árboles con el viento y los pájaros que se posan en sus ramas.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]De cualquier manera, siempre habrá algo inesperado que observar y que podrá servir como un reflejo para observarse a usted mismo. ¿Cómo se siente usted al observar la vida? ¿A qué le está dando verdaderamente valor?[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Y si es imperativo que se dirija hacia algún lugar en específico no muy lejano, aproveche y cultive el hábito de la caminata. Le será bueno a su salud estirar sus piernas, poner a trabajar esos músculos y que el corazón bombee más sangre que lleve más oxígeno a todo su cuerpo. Al menos más que cuando está sentado en su carro atorado en el tráfico. Sin duda, caminar es un hábito para el bienestar.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

¿Somos conflictivos o buscadores de soluciones?

[vc_row][vc_column][vc_column_text]Según el alemán Ralf Dahrendorf, un conflicto es una situación universal que sólo puede solucionarse a partir de un cambio social. Mientras que para Karl Marx, el origen del conflicto se encuentra en la dialéctica del materialismo y en la lucha de clases.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/2″][vc_column_text]Teniendo en cuenta esta pequeña definición de conflicto podemos decir con toda seguridad que a lo largo de la vida se nos presentan una serie de disputas que a medida que superamos, nos ayudan a ser mejores personas. Sin embargo, a pesar de su repercusión positiva a posteriori, nadie quiere tener conflictos.[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/2″][prkwp_spacer size=”30″][vc_column_text]

Todo conflicto o problema tiene una o más soluciones

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]El ser humano no ha sido educado para pasar por un enfrentamiento a pesar de la frecuencia de estos. Todos, personal o laboralmente, tenemos desacuerdos, pero está en nosotros hacer del conflicto una disputa persistente en donde haya un choque de egos e intereses o tener ante el conflicto una actitud de dialogo pasivo.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]El conflicto se adopta de diferentes formas, entre las más habituales se encuentra la mala comunicación, intereses opuestos, opiniones encontradas, incompatibilidades… Siendo cada una de éstas el reflejo de necesidad oculta de “tener la razón”.  La intensidad y cantidad de confrontaciones que tenga una persona con su entorno dependerá de su auto control y de si el conflicto ha de ser uno de los hábitos que ha forjado.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]

El conflicto nace y se vuelve un hábito cuando las personas son incapaces de aceptar lo que no está en su mano cambiar, niegan la realidad en sus mentes y cuando ven que la forma en la que idealizaron el mundo no es la realidad vivida, se ofuscan. Así es como nacen los conflictos, cuando se crea un abismo entre lo que es y lo que según nuestra perspectiva debería ser.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]

Todo conflicto o problema tiene una o más soluciones, ninguno carece de ella. Sin embargo, esta en el “querer”, encontrar las soluciones justas para los involucrados. Es importante destacar que existen personas a las que les agrada y satisface crear conflictos y hacer de ellos su día a día. En otras palabras, hacen del conflicto un hábito arraigado del cual nada ni nadie los sacará. Su posición mental es seguir generando disputas y cerrarse a cualquier solución posible.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/2″][vc_column_text]Por otra parte, si eres de las personas que no saben cómo reaccionar ante un conflicto que se les presente debes tener en cuenta que cuanto antes se actúe, mucho mejor, empeorar las cosas no es parte de la solución, se debe tener una visión periférica en cuanto al problema. Usualmente, las personas suelen teorizar las explicaciones pero no las llevan a cabo, actuar más y hablar menos ayudará a solucionar los problemas.

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/2″][prkwp_spacer size=”30″][vc_column_text]

Actuar más y hablar menos ayudará a solucionar los problemas.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]En todo desacuerdo existen puntos en común entre las partes, encontrar los puntos de acuerdo y partir de allí facilita la gestión de conflicto. Pasar del detalle a lo global o ampliar la perspectiva, permite ver detalles que antes no se consideraban. Otro punto importante y que no se toma en cuenta es la forma de hablar, existen expresiones y palabras negativas que no ayudan a resolver el problema sino que por el contrario, lo intensifican.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Para concluir el tema se puede decir que una vez se conoce el patrón, es fácil romperlo con un hábito nuevo, un nuevo comportamiento, con nuevas creencias o simplemente con aceptación.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Proyectos de vida: hábitos para lograr nuestros objetivos

[vc_row][vc_column][vc_column_text]La forma como planificamos todas nuestras acciones a corto, mediano y largo plazo se define como proyecto de vida, es decir, son el grupo de actividades  planificadas y sistemáticas que permiten conocer nuestros recursos y posibilidades de éxitos, basados en objetivos claramente planteados.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]Es así como, mientras más repitamos estas acciones y las hagamos sistemáticas se van transformando en un hábito, con el cual nos sentimos seguros, ya que nuestros objetivos de vida se transforman de una simple fantasía a oportunidades reales y tangibles.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]En este sentido, los científicos sociales, han resumido todo el proceso de como los proyectos de vida se transforman en un hábito de la siguiente manera:[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][prkwp_styled_title prk_in=”Iniciación” align=”Left” title_size=”Medium” use_italic=”No” samba_show_line=”Yes”][/vc_column][vc_column][vc_column_text]Es el arranque del proyecto, donde se evalúa el objetivo que queremos cumplir, se describe el alcance de la  meta que se aspira alcanzar, si está bien definida, cuales son los elementos tangibles y sensoriales que expresaran que la meta será cumplida. Asimismo, es importante definir los indicadores que reflejen con total certeza el alcance del objetivo planteado.

 

Dentro de esta etapa de inicio, también es necesario abordar las diversas necesidades, inquietudes y expectativas que se tengan del objetivo planteado. Esta etapa es la más importante de todo el proceso del proyecto, es importante señalar que un objetivo cumplido es el resultado de una mente clara, con pensamientos claros, que permitan acciones claramente definidas, es decir:

 

“La clave del éxito en los proyectos de vida es el hábito de la claridad”

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][prkwp_styled_title prk_in=”Planificación” align=”Left” title_size=”Medium” use_italic=”No” samba_show_line=”Yes”][/vc_column][vc_column][vc_column_text]Una vez que la meta está clara, se deben listar los recursos que se tienen y los que faltan para alcanzarla, así como las restricciones y posibles riesgos que le pueden generar retrasos en su logro; se debe realizar un inventario de  las actividades a desarrollar, en función al orden y prioridad de acción. Si hay relación de dependencia entre las actividades, debe saber que personas le pueden ayudar, si es necesario un tutor, revisar los antecedentes, determinar los recursos económicos disponibles y el  tiempo con el cuál se cuenta para realizar el proyecto.

 

Finalmente, se establece un cronograma de actividades, destacando las horas dedicadas a cada acción a desarrollar, según la disciplina establecida en cuanto al tiempo establecido.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][prkwp_styled_title prk_in=”Actuación” align=”Left” title_size=”Medium” use_italic=”No” samba_show_line=”Yes”][/vc_column][vc_column][vc_column_text]Se ejecuta lo que ha planeado, analizando los riesgos, sin desviarse de la meta planteada.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][prkwp_styled_title prk_in=”Medición” align=”Left” title_size=”Medium” use_italic=”No” samba_show_line=”Yes”][/vc_column][vc_column][vc_column_text]Se debe hacer seguimiento y control de las actividades versus el plan, verificar y disminuir los riesgos, observar los ajustes necesarios y revisar los indicadores de logro establecidos para conocer  si el objetivo se está cumpliendo.

 

Nada que no se mida se puede mejorar. Es la estrategia para saber si se está avanzando; ejemplo, si la meta es leer tres artículos diario, hágalo, si no se logra, evalué por qué, si está cumpliendo el horario establecido, ajuste según los consejos del tutor escogido.

“No tire la toalla”

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][prkwp_styled_title prk_in=”Cierre de proyecto” align=”Left” title_size=”Medium” use_italic=”No” samba_show_line=”Yes”][/vc_column][vc_column][vc_column_text]Es necesario crear una rutina de festejo, al  lograr cada objetivo del proyecto. Se deben revisar las lecciones aprendidas, anotarlas para mejorar en su siguiente proyecto,  saborear el  logro y plantarse la siguiente meta.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]Al hacer rutinario estos pasos, los  proyectos de vida serán un hábito de éxito para quien lo practique, ya que se deja poco margen para que el azar actúe sobre la cotidianidad.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Hábitos para mejorar la experiencia en las redes sociales

[vc_row][vc_column][vc_column_text]El hábito de utilizar las redes sociales se ha convertido, poco a poco, en una necesidad. A lo largo del día revisamos una y otra vez nuestros perfiles e interacciones en las diferentes redes sociales que frecuentamos. Algunas de las más utilizadas suelen ser WhatsApp, Facebook, Twitter, Instagram y Snapchat.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Es un hábito maravilloso, pero requiere de algunas reglas básicas para que no generen malos entendidos. Por ejemplo, las dos reglas de oro señalan que es importante no relegar el contacto personal y no hacer nada de lo que no se estaría orgulloso en el mundo no virtual. Pero existen otras reglas que nos permiten comunicarnos mejor:[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][prkwp_styled_title prk_in=”No escriba con faltas de ortografía” align=”Left” title_size=”Medium” use_italic=”No” samba_show_line=”Yes”][/vc_column][vc_column][vc_column_text]Las redes son gratuitas, no necesitamos acortar las palabras ni eliminar las letras. Cuando se escribe con errores gramaticales se pierde credibilidad. Tampoco es necesario corregir a otros, nadie tiene la potestad de ridiculizar a aquellos que se han expresado mal intencionadamente o sin darse cuenta.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][prkwp_styled_title prk_in=”Ser prudentes con todo lo que expresamos” align=”Left” title_size=”Medium” use_italic=”No” samba_show_line=”Yes”][/vc_column][vc_column][vc_column_text]Sobre todo con las fotografías que compartimos con los demás. Lo que ahora nos puede parecer gracioso, dentro de un tiempo puede que no. Además, todo lo que se cuelga en la red puede ser guardado por otros, y aunque lo eliminemos, puede ser utilizado en nuestra contra por otros usuarios cuando lo deseen. También es importante no publicar nada sin permiso de aquellos que aparecen mencionados en comentarios o fotografías. Forma parte del respeto a su intimidad.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][prkwp_styled_title prk_in=”Pensar las cosas dos veces antes de escribir y contestar, ser pacientes” align=”Left” title_size=”Medium” use_italic=”No” samba_show_line=”Yes”][/vc_column][vc_column][vc_column_text]Si un comentario nos parece ofensivo, es recomendable no contestar de forma inmediata. Espere un rato, redacte, relea, mida las consecuencias de lo que va a decir y piense cómo puede afectar a los otros usuarios. Lo mejor es que en lugar de entender un comentario como un ataque personal, intente verlo como una aportación distinta a su opinión.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]Otra forma de llevar las redes sociales de la mejor manera posible, es preguntarnos cómo queremos ser vistos.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]

Las redes sociales, sobre todo para los adolescentes, se han convertido en un potenciador de la falsa seguridad, confianza y autoestima. Con tal de ganar seguidores y me gusta, venden su cuerpo al diablo, pero aunque parezca que sí, todo no vale. Muchas personas pierden el pudor y la vergüenza cuando se expresan a través de las redes sociales, ya que estas le presentan una imagen impersonal y quizás un poco anónima, pero no es necesario cruzar límites. De lo contrario, se pueden convertir en un juego peligroso.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][prkwp_styled_title prk_in=”Sea sincero pero a la vez proteja su intimidad” align=”Left” title_size=”Medium” use_italic=”No” samba_show_line=”Yes”][/vc_column][vc_column][vc_column_text]Nunca sabes realmente quién está del otro lado de la pantalla, por lo tanto es recomendable no revelar datos íntimos ni privados. Tampoco tiene por qué mentir, solo evite.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][prkwp_styled_title prk_in=”Sea empático, amable y positivo” align=”Left” title_size=”Medium” use_italic=”No” samba_show_line=”Yes”][/vc_column][vc_column][vc_column_text]Si va a hacer un comentario público piense en los demás, en la persona que recibe su comentario y como lo puede afectar. Recuerde que las redes sociales son un lugar público, expuesto a su familia, compañeros de trabajo y todo tipo de personas.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]

Las redes sociales tienen que estar a nuestro servicio para disfrutarlas y aprovecharlas positivamente, pero nunca para esclavizarnos ni hacernos sentir mal, mucho menos para hacer sufrir a los demás. Úselas del mismo modo que emplea su comunicación presencial.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

La constancia como hábito para la superación

[vc_row][vc_column][vc_column_text]En los días que han pasado, he entrado en contacto con una de mis primas lejanas. Ahora tiene un hijo en edad escolar, aprendiendo a leer y a sumar como tantos otros niños. Se puede apreciar claramente el esfuerzo diario que le toma entender una sílaba, en recordar que dos más dos son cuatro. Es increíble que ese mismo niño en unos años esté pasando su mirada por libros completos, o quizás se convierta en un ingeniero. Es extraño pensar que todos fuimos en un punto como ese mismo niño, y ahora somos mucho más. Sin ir más allá, ahora leen estas páginas de modo automático, sin pensar en el esfuerzo titánico que se debe hacer para leer una simple sílaba.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/2″][vc_column_text]He pensado que si estudiar un poco cada día fuera un hábito que se tuviera enraizado desde temprana edad; las tareas de la universidad, el colegio y los cursos, no fueran ya una molestia, sino que formaría parte de nosotros el enfrentar el reto de aprender de manera agradecida, asumiendo desde un principio los objetivos que se desean alcanzar, en vez de enfocar esfuerzos en el tiempo que se va a gastar realizando cuál o qué tarea.[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/2″][prkwp_spacer size=”20″][vc_column_text]

El tamaño de nuestra constancia nos condicionará a convertirnos en personas de más o menos éxitos

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]El conocimiento, las experiencias, incluso la necesidad de aprendizaje, son manifestaciones de nuestros hábitos. Dependiendo de cómo vivamos nuestro día a día, del orden que tengamos y la naturaleza de nuestras actividades, el tamaño de nuestra constancia nos condicionará a convertirnos en personas de más o menos éxitos. La organización centrada en leer o estudiar un poco cada día, aunque sea de forma distraída, es una herramienta que ayudará a todas aquellas personas que deseen convertir sus sueños en realidades, ya que con la práctica constante se perfeccionan los avances y se pulen los errores.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]Como ejemplo a la ideal situación descrita arriba, se puede citar el ejemplo de las hormigas, que llevando cada una un trozo de alimento, una roca, conforman un refugio donde pueden seguir creciendo y desarrollándose. Hay que admirar la organización instintiva de los insectos, que no deja de ser increíble al ser algo natural. Quizás sí dejáramos de confundir bienestar con disfrute, volviendo la estabilidad el estado habitual de nuestra vida, tendríamos tiempo para el placer y la responsabilidad.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]La meta de las personas de los presentes tiempos es convertir la constancia en algo instintivo e inherente a cada uno. El primer paso del éxito es condicionar nuestro cuerpo y mente a dar todo nuestro ser en cada diminuto paso, con igual pasión que la primera vez. De esa forma, nuestros sueños estarán más cerca y a nuestro alcance, un grano de arena al día.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Hábitos hirientes

[vc_row][vc_column][vc_column_text]Muchos creen que los hábitos se encuentran distantes de la esfera de los malos actos, como si no estuviesen al alcance de aquellos que cubren con miles de ellos sus actitudes cada día. A veces creemos, sin que estemos en lo cierto, tener buenos gestos (incluso piadosos) con ciertas personas sólo porque en algún momento recordamos llamarle en su día especial, o le obsequiamos un pequeño detalle. Pero y ¿qué pasa con las habituales desatenciones, apatías e indolencias?, que aun siendo por torpeza, se tornan hirientes, traspasando fronteras sensibles de quienes nos importan.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/2″][vc_column_text]El abandono, desidia o descuido es uno de estos malos hábitos. Frecuentemente se desatiende a quienes apreciamos tras sobreestimar otras cuestiones (festejos, labores, etc.) que finalmente resultan vacías o de relativo valor, lo cual genera en el otro, ineludiblemente, la sensación de ser víctima de un cariño aparente, hipócrita.[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/2″][vc_column_text]

Al descuidar, olvidar y mentir, corremos el alto riesgo de fragmentar la confianza de quienes nos importan

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Otro indiscutible mal hábito (directamente relacionado con el anterior), es olvidar aquello que es importante para ese ser único. En general, la clave no es recordar las ocasiones especiales, sino procurar no olvidar un acontecimiento relevante. ¿Cuántas veces obviamos preguntar qué tal estuvo ese hecho tan esperado?, o ¿cómo se sintió aquel nostálgico día de tristes recuerdos?. Por tonto que parezca, pasar por alto fechas y sucesos significativos para nuestras personas predilectas, acentúa el desinterés como un acto ofensivo.

 

El más reiterado y el que considero más destructor de estos perjudiciales hábitos es mentir. Lo hiriente de la mentira no sólo es el engaño mismo, sino la ofensa moral que trae fundida en su esencia. Las premeditadas artimañas, los grotescos descaros, las desvergonzadas defensas una vez que se han descubierto; todo de la mentira es devastador.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]Cuando le mentimos a nuestros seres queridos, corremos el alto riesgo de fragmentar su confianza, en lo que para algunos, como quien les escribe, se forja irrecuperable. Pero lo peor de la mentira es que resulta innecesaria; entonces, ¿por qué acudir a ella?, ¿por qué lastimar con la falsedad de lo que decimos y/o hacemos?, si bien pudimos entendernos con la verdad, virtuosa e impoluta, y llegar a un consenso, o al menos a una ecuánime conclusión.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Existen conductas que suelen confundirse con la mentira en el contexto al que aludimos. Ser tolerante o comprensivo con ciertas actitudes, aunque se esté en desacuerdo con tales, no es mentir, sino es una herramienta (de la vida) para hacer las relaciones personales más llevaderas. Por ejemplo, cuando mi madre opina bondadosamente sobre determinado objeto o acción con lo cual difiero y me limito a corresponderla con asentimiento, o plantea una idea con la que no acuerdo y no emito más que un gesto de anuencia; no estoy engañándole sobre lo que considero correcto o verídico, tan sólo soy tolerante con su punto de vista, permitiéndome tener una mayor afinidad con ella.

 

Así, cuando hablamos de mentira referimos a esa manifestación dolosa de evadir lo verdadero, de ocultar o alterar lo real, de lo que no es auténtico sino tortuoso, disimulado.

 

Son muchos los hábitos con los que lastimamos a estas personas que situamos dentro del cerco de nuestro corazón. Cuando observemos las grietas que permitimos surgir, al despertar de nuestra ceguera ensimismada sólo restará cambiar los abandonos por sorpresas fabricantes de sonrisas; los descuidos por flores, cenas y frases románticas; y las mentiras por conmovidos besos. Siendo así, ¡vaya mundo tendríamos![/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

8 Hábitos para estudiar de forma más eficiente

[vc_row][vc_column][vc_column_text]Puede parecerte innecesario que necesitemos adquirir nuevos hábitos de estudio, en especial porque todos hemos atravesado por alguna institución  que imparte educación como la familia, el liceo o la universidad, y por eso creemos que ya contamos con los necesarios. Sin embargo, no todas estas conductas se convierten en hábitos, haciéndonos caer en el error de no ser constantes en la construcción de estas buenas costumbres. Por eso te presento una lista de cosas que debes tomar en cuenta para analizar tus hábitos de estudios y poder mejorarlos.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][prkwp_styled_title prk_in=”Mantenerse bien alimentado e hidratado” align=”Left” title_size=”Medium” use_italic=”No” samba_show_line=”Yes”][/vc_column][vc_column][vc_column_text]La salud es importante en todos los niveles de la vida humana, si no la posees  es probable que puedas tener limitaciones a la hora de concentrarte en tus estudios. Es importante consumir alimentos altos en vitaminas, potasio y hierro. Además de la comida, es importante mantenerse hidratado, ya que,  aunque no lo creas, la falta de agua influye en nuestra capacidad de concentración.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][prkwp_styled_title prk_in=”Estudiar cuando sientas más energía” align=”Left” title_size=”Medium” use_italic=”No” samba_show_line=”Yes”][/vc_column][vc_column][vc_column_text]Estudiar cuando estamos agotados es desperdiciar el tiempo, porque no logramos aprehender de forma correcta el contenido y nuestra capacidad de resolución se ve comprometida. Por eso, busquemos los espacios en nuestro horario en los que sentimos mayor energía o tengamos un tiempo libre, así el tiempo de estudio nunca chocara con el de descanso.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][prkwp_styled_title prk_in=”Usa de forma adecuada el tiempo” align=”Left” title_size=”Medium” use_italic=”No” samba_show_line=”Yes”][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]El tiempo es precioso, único e irrepetible, por eso no se puede desperdiciar. Debemos organizar todas nuestras actividades para tener espacio para todo. Ordenar la hora del descanso, la comida, los amigos, la familia, el trabajo, la tarea y cualquier otra, es complicado pero no imposible. Estudiar en el momento adecuado facilita nuestra comprensión y nos hará sentir seguros ante cualquier prueba.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][prkwp_styled_title prk_in=”Elimina las distracciones” align=”Left” title_size=”Medium” use_italic=”No” samba_show_line=”Yes”][/vc_column][vc_column][vc_column_text]Las distracciones son muy peligrosas a la hora de estudiar, un video, un libro o una conversación con alguien que debía tomar cinco minutos puede extenderse por horas. Por eso, es necesario eliminar cualquier amenaza que afecte nuestro valioso tiempo de estudio.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][prkwp_styled_title prk_in=”Realizar esquemas o mapas para temas difíciles” align=”Left” title_size=”Medium” use_italic=”No” samba_show_line=”Yes”][/vc_column][vc_column][vc_column_text]La realización de esquemas o mapas mentales nos ayudan a comprender temas difíciles y extensos, en especial aquellos que tienen que ver con procesos. ¿Ya los conocías verdad? Pero apuesto que sueles olvidarlos cuando hay un tema complicado ante ti. Retomemos las herramientas y sumémosla a nuestros hábitos de estudio.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][prkwp_styled_title prk_in=”Analiza bien lo que lees” align=”Left” title_size=”Medium” use_italic=”No” samba_show_line=”Yes”][/vc_column][vc_column][vc_column_text]No se trata sólo de leer o revisar, o que debido a la cantidad de lecturas no te tomes el tiempo necesario para analizar de verdad la información. No debemos abandonar un párrafo y seguir adelante, el autor hizo una organización de sus ideas y todas ellas son importantes. Entender de verdad un tema es mejor que tener más lecturas hechas y no saber nada.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][prkwp_styled_title prk_in=”Busca nuevos datos” align=”Left” title_size=”Medium” use_italic=”No” samba_show_line=”Yes”][/vc_column][vc_column][vc_column_text]Es necesario conocer bien los conceptos o teorías que menciona una lectura, si desconocemos algo debemos buscarlo y estudiarlo, sólo eso nos brindará un aprendizaje completo. Ampliar nuestro conocimiento nos permite tener bases para la crítica, en lugar de repetir lo que otros dicen.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][prkwp_styled_title prk_in=”Ten la mente abierta hacia nuevos métodos” align=”Left” title_size=”Medium” use_italic=”No” samba_show_line=”Yes”][/vc_column][vc_column][vc_column_text]No nos conformemos con las opciones básicas, es necesario probar cosas nuevas, si leer un libro sobre la guerra mundial es imposible para ti, prueba un documental, que otro te lo explique, asistir a un foro sobre el tema o cualquier otra forma. Si el método tradicional no es lo que nos resulta, busquemos el adecuado para nosotros.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]Ahora sólo debes repasar tus costumbres para identificar que estás haciendo mal y que puedes mejorar, sin olvidar que la constancia es necesaria para la construcción de un hábito. Por último, recuerda siempre aplicar nuestros tus conocimientos,  de lo contrario el cerebro asume que no necesitamos esa información  y con el tiempo la vamos olvidando.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

El temor al envejecimiento es un hábito en mujeres adultas

[vc_row][vc_column][vc_column_text]El ser humano desde que nace está en un constante proceso evolutivo, el cual ha sido estudiado por infinidades de especialistas, como por ejemplo Jean Piaget, quien se centró en el desarrollo del pensamiento y cómo éste evolucionaba del pensamiento concreto al abstracto; o Freud, quien estudió las etapas del desarrollo de impulso vital.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”2/3″][vc_column_text]El ser humano nace para experimentar cada fase de la vida e ir generando experiencias propias desde su nacimiento hasta la hora de partir. No obstante, a medida que avanza el tiempo y la adultez comienza a ser la etapa actual de nuestras vidas, los síntomas de envejecimiento comienzan a aparecer en un abrir y cerrar de ojos, y la ansiedad que produce conducirnos a la siguiente fase de nuestra vida nos hace buscar alternativas para que el envejecimiento no nos afecte.[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/3″][prkwp_spacer size=”10″][vc_column_text]

La vejez debe ser vista como un milagro más de la vida

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]

Esta búsqueda interminable del “elixir de la juventud” se remonta a los años 3000 A.C cuando Gilgamesh se obsesionó con la inmortalidad humana. Incluso dicha búsqueda aparece plasmada en la leyenda griega de Titón, donde se habla de las consecuencias inevitables de la vejez y la imposibilidad de los seres humanos al querer cambiarla.

 

Esa incesable búsqueda por permanecer jóvenes continúa aún en éste siglo, aunque mayormente son las mujeres quienes poseen el hábito de temer a envejecer. Este temor se debe a que la vejez es considerada sinónimo de soledad, dependencia e infelicidad, considerando así la juventud como la máxima felicidad que una mujer pueda poseer.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]¿Cómo ha de ser la felicidad de toda mujer adulta? Si el sentido de la vida es crecer y madurar, desde que nacemos, los retos y los obstáculos nos conducen a ello. Incluso llegamos a pensar que la vida se trata sólo de felicidad y relajación, observando al estrés como un enemigo o un obstáculo, e incluso como un factor que tiene como consecuencia envejecer más rápido, sin caer en cuenta que es éste un motor de vida. Sólo cuando somos arrojados a los brazos del estrés somos capaces de crecer y madurar como personas.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]El hábito del temor al envejecimiento tiene como consecuencia que las mujeres adultas oculten o disminuyan su edad debido a que presentarse ante la sociedad “envejecidos” es correr el riesgo de ser mal visto. A pesar de ese pensamiento, decir nuestros años y honrar nuestra edad es un milagro, porque crecer no es un tema sencillo y la vejez debe ser vista como un milagro más de la vida.

 

Cada etapa de la vida posee experiencias únicas, incluyendo la vejez, por lo que debemos siempre recordar que el tiempo es nuestro aliado y que gracias a él nuestra identidad se va consolidando a medida que avanza. Por lo que no me queda más que hacer un llamado a visualizar la vejez como la fase que nos permite disfrutar relaciones y experiencias que anteriormente no eran posibles por las responsabilidades laborales y familiares, y no, como el paso anterior a la muerte.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Pin It on Pinterest