Los hábitos de un buen periodista

[vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]

Para los periodistas, la verdad se convierte en ese objetivo que buscamos develar para que la sociedad a la que nos debemos conozca todo lo que ocurre a su alrededor y las personas puedan formar su propia opinión sobre cierto asunto de interés público. Por tal motivo, el periodismo es un oficio no sólo muy importante para la sociedad, sino también muy exigente, que no merece ser practicado por quienes no están dispuestos a respetar la ética profesional.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]

El periodista es un contralor social. Sobre sus hombros recae la responsabilidad de sacar a la luz pública todas aquellas informaciones que tengan significación para la opinión pública, sin embargo, esta condición de contralor no significa que quien ejerza el periodismo tiene la potestad de asumir una posición ante los hechos que está relatando; hábito que algunos ponen en práctica sin tomar en cuenta que la subjetividad que nos caracteriza como seres humanos debe quedar de lado al momento de construir ese producto periodístico con el que se dará a conocer una situación de importancia para el público.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/2″][vc_column_text]

En esa búsqueda de la verdad, el buen periodista pone en práctica una serie de hábitos que, bien utilizados, lo llevarán a lograr el objetivo de una forma ética y responsable en la que su nombre seguramente quedará muy bien parado.

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/2″][bquote author=”Ryszard Kapuscinski” prk_in=”Para ser periodista hay que ser buena persona ante todo” type=”plain”][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]

Entre esos buenos hábitos se encuentra la corroboración de la información a través de múltiples fuentes. Si al periodista le llega una información reveladora que puede significar el éxito de su reportaje, aunque ésta le sea dada con la condición de confidencialidad, es deber del periodista corroborar dicha información a través de otros medios como cifras, otros testimonios, entes públicos, etc. Lo importante es no dejarse llevar por la emoción de la primicia y confirmar que esa información que se dará es cierta, ya que si no lo es se podrían generar consecuencias negativas para todas las personas afectadas por esa afirmación.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]

Otro hábito que todo buen periodista debe poner en práctica es la tolerancia. Si bien es cierto que todos tenemos opiniones e ideales diferentes, el periodista como servidor público tiene que procurar que todas las partes involucradas en un hecho puedan expresarse. Si no se está de acuerdo con las políticas implantadas por algún gobierno, esto no significa que al momento de dar una información referente a éste, el periodista solo busque la versión de quienes, como él, no apoyan a ese gobierno. Actitudes como éstas solo generan desconfianza y división entre los miembros de la sociedad.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]

Ryszard Kapuscinski, famoso periodista quien a lo largo de su carrera cubrió conflictos armados en diferentes partes del mundo, decía que “para ser periodista hay que ser buena persona ante todo”. Ambas son aptitudes con las que no se nacen y las cuales son difíciles de adquirir, sin embargo, como todo hábito, solo hace falta querer hacer algo bueno por nuestros pueblos para que comencemos a ser personas de bien que hacen su trabajo correctamente sin dejarse llevar por las mieles del reconocimiento público. Eso es lo que hace a un buen periodista.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Correr: un hábito satisfactorio y beneficioso

[vc_row][vc_column][vc_column_text]

Corres, corres hasta que sientas que tus pulmones se inflan, tus piernas te ardan y que tu respiración se vuelva forzada. Corres porque sabes que hay alguien esperándote en la meta y eso te motiva a seguir aun cuando el cansancio parece que vaya a quebrar tu voluntad.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]

Eso es lo que siente cualquier persona cuando corre su primera carrera de 10 kilómetros -10k acepción popular- no importa que tan bien hayas hecho el entrenamiento para la carrera, o que tus zapatos sean los últimos que sacó el mercado. Experimentarás cada uno de estos síntomas al llegar al kilómetro cinco o seis. Se mueve dentro de ti, las ganas de seguir aunque duela.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]

Hiciste todo lo que tenías que hacer, cuidaste tu alimentación y comiste sano durante meses. Compraste la ropa adecuada y los zapatos de deporte que se ajustan mejor a tus pies. Te iniciaste en el mundo de un corredor, dando tus primeros pasos de bebé, adquiriendo de a poco el hábito extraordinario de que correr; que más que físico, es algo mental y espiritual.

 

Ves a las personas de apoyo de la carrera con botellas de agua para dártelas mientras corres, a la gente gritando palabras de aliento, escuchando cuanto falta para terminar. Sigues corriendo con la certeza que terminaras, estás seguro de ello. Ves la meta de lejos y se activa un impulso dentro de ti, esa fuerza que estabas guardando para el final. Sabes que lo has logrado, y de repente sientes el ambiente que te rodea: es felicidad en estado puro.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/2″][vc_column_text]

Para correr solo necesitas buena voluntad y ganas de lograr cambios en tu vida

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/2″][vc_column_text]

Es un hábito que se convierte en una adicción deportiva muy satisfactoria y beneficiosa para la persona que lo practique. El único requisito indispensable para correr es la buena voluntad y ganas de lograr cambios en tu vida.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]

Correr es un modo de escape, drenas todas las malas vibras y te concentras solo en cada paso que das, en tu respiración y los latidos de tu corazón bombeando sangre a mil por hora. Es una de las sensaciones mas dichosas que existe. Cabe acotar que correr es uno de los mejores ejercicios cardiovasculares que hay, quemas una cantidad considerable de calorías con solo correr 30 minutos al día.

 

Además de estar en forma, unos de los tantos beneficios que conlleva el correr son: duermes mejor por las noches, se estimula y acelera el sistema digestivo, fortalece nuestros pulmones y el sistema inmunológico. Correr o hacer cualquier tipo de deporte te da conciencia deportiva y un hábito para el resto de tu vida.

 

Si correr es lo tuyo, podrás no solo saber que realizas un ejercicio sano para tu cuerpo y mente, sino que iras sumando kilómetros y experiencias únicas en la vida. Se un corredor de primera, siempre busca ser mejor que el día anterior, motívate a comer kilómetros sin parar.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Un buen hábito: el juego previo.

[vc_row][vc_column][vc_column_text]

Como es claramente conocido, los hábitos son aquellas conductas que caracterizan a cualquier sujeto visto desde la individualidad, así como también, el hombre en interacción con los demás. Dícese esto como patrones de comportamiento repetidos durante un período de tiempo o, quizás, patrones de conducta marcados a lo largo de toda nuestra vida.

 

Evidentemente estos hábitos han de repercutir o proyectarse en el camino de un individuo en forma de ganancia o de pérdida, según sea el caso de esta rutina.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/2″][vc_column_text]

Ahora bien, el preámbulo desde un enfoque general procede de un vocablo latino llamado praeambŭlus, el cual hace referencia a aquello que “se sitúa delante”. En este sentido, el preámbulo en el encuentro sexual será ese juego previo o de calentamiento que los individuos realizamos para elevar el deseo de nuestra pareja y el de nosotros mismos; es un intercambio infinito de sensaciones y estímulos previos, producto del apetito carnal por el otro.

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/2″][vc_empty_space height=”20px”][vc_column_text]

El preámbulo es un intercambio infinito de sensaciones y estímulos previos, producto del apetito carnal por el otro.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]

Por otra parte, y haciendo mención a un poquito de historia, Epicuro fue un personaje de la antigua Grecia considerado como el mayor representante en defensa de los placeres del hombre. El hedonismo de Epicuro se entendía como aquella búsqueda infinita de goces, entre los cuales se encontraba el placer carnal o sexual. Apoyaba firmemente la teoría de que estos llamados placeres del cuerpo, tenían que ser estrictamente considerados como un hábito, puesto que generaban un estado de bienestar, el cual le dotaba a aquel individuo el equilibrio en su vida. 

 

En relación a esto, el preámbulo en el encuentro sexual ha de suponerse como pieza clave y elemental en el desarrollo del proceso en cuestión, puesto que éste determinará el camino hacia el triunfo o fracaso de una relación de pareja, si aceptamos el hecho de que el sexo es indudablemente una de las bases fundamentales de la misma.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/2″][vc_empty_space height=”20px”][vc_column_text]

Explote al máximo esa capacidad infinita de creación que como ser humano posee

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/2″][vc_column_text]

Llegado a este punto, es pertinente hacerse las siguientes preguntas para evaluarnos como amantes: ¿Cómo complazco a mi pareja?, ¿Qué le gusta?, ¿Cuáles son sus intereses referidos a este encuentro?, ¿Le gustará como le abordo? ¿Estaré realmente pensando en ella o él, o quizás estaré situándome en un papel de individualismo y egoísmo?.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]

Seguido a esto, es cuando usted debe armarse con el arsenal de la creatividad y los juegos. El chocolate, las frutas, un masaje corporal, el juego de roles, cremas y hasta los aromas podrían brindarle un encuentro efectivo con su pareja. Tenga el hábito de complacerle, de hacerle entender a esa persona que es importante en su vida y por eso, previo al hecho, usted entrega lo mejor de sí para generar un ambiente cálido y confortable. Haga de ese juego previo una experiencia divertida, interesante, explote al máximo esa capacidad infinita de creación que como ser humano posee.

 

Es importante tomar en cuenta que aunado a este preámbulo, otro factor que influye verdaderamente en el éxito de su relación, es la comunicación efectiva con su par, ya que sin la adecuada conexión podríamos caer en el abismo de la rutina, del automatismo sexual y llegar inevitablemente a la ruptura y separación.

El juego previo debe ir de la mano de la comunicación efectiva con su par

El hábito de este juego previo, aviva el romanticismo en ambas partes y seguramente usted disfrutará de una maravillosa experiencia al lado de su ser amado. Recuerde que la combinación de respeto, conocimiento del otro, la comunicación y un buen sexo, es la llave maestra que le permitirá mantener viva su relación.       

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Convierte la naturaleza en un hábito

[vc_row][vc_column][vc_column_text]Vivimos en un mundo en el que avanzamos y evolucionamos con desenfreno en muchos ámbitos, tales como: la tecnología, la medicina, el transporte, entre otros. Pero a medida que atos obsesionamos con la evolución, el dominio y con facilitar nuestras vidas con nuevos aparatos y productos, perdemos la noción de lo que importa y nos olvidamos de dónde venimos, el lugar en el que vivimos y lo fascinante que es.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/2″][vc_column_text]

Entre tantos avances tecnológicos, conflictos bélicos y deseos vanidosos, la sociedad solo se pierde en el egoísmo y la arrogancia de creernos superiores a los animales, la naturaleza y el poder que domina el universo del que somos parte. En la actualidad, el hombre olvida que la tierra y sus elementos forman una sola entidad que actúa por medios propios y es indomable.

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/2″][vc_column_text]

Hay que buscar la tranquilidad espiritual, estar conformes con las personas que somos y el entorno que nos rodea

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Cada día el ser humano exige más para su satisfacción y, a veces, un capricho que es disfrazado por nosotros mismos como un bienestar, en su mayoría, son banalidades; como un nuevo modelo de teléfono o la ropa que usan las celebridades más trendy. Todo esto en un intento de disfrazar nuestros complejos interiores con cosas materiales que van desapareciendo al pasar de los años, a diferencia de la tranquilidad espiritual y estar conforme con las personas que somos y el entorno que nos rodea.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/2″][vc_column_text]

Debemos llenarnos de hábitos que nos conecten con la naturaleza y nuestros seres queridos

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/2″][vc_column_text]En vez de llenarnos de malos hábitos como mentir, aislarnos y rechazar oportunidades para cambiar nuestras vidas, debemos llenarnos de hábitos que nos conecten con la naturaleza y nuestros seres queridos. Cambiar nuestras actitudes hacia las situaciones que nos ocurren para tener bienestar, salud y felicidad en el interior y transmitirlo a quienes nos rodean.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Algunos de los hábitos que pueden ayudarnos a ser felices y entrar en contacto con la naturaleza van desde un buen desayuno al iniciar el día hasta devolverle la sonrisa a un extraño. Pero hay actividades que pueden despertar nuestro interés para una vida más sana y humilde, como las que te mencionamos a continuación:

 

Duerme afuera

¿Cuántas veces has respirado el aire fresco que ofrece nuestro ecosistema y escuchado el sonido del viento azotando los árboles hasta quedarte dormido? No muy seguido. La rutina para nosotros hoy es dormir en una habitación llena de polvo, el aire viciado, los cables y la electrónica. Estamos tan acostumbrados a dormir en lo que es prácticamente una caja tóxica que nos hemos olvidado de lo que sería dormir afuera en el aire fresco, lleno de vitalidad y pureza.

 

Expresa tu gratitud

Para fortalecer verdaderamente nuestra conexión con la naturaleza hay que apreciar su belleza y todo lo asombroso que rodea los acontecimientos que permiten que suceda en su totalidad. En algunas culturas nativas es tradición dejar el tabaco como una muestra de agradecimiento a la Tierra. Puedes dejar algo en los lugares con los que deseas conectar, tener una ceremonia, o simplemente dar tu gratitud. Estamos tan acostumbrados al texto y el lenguaje verbal como nuestra única forma de comunicación, que nos hemos convertido en criaturas inherentemente temerosas de ser expresivos sobre lo que realmente somos, lo que perjudica nuestro bienestar y sentimiento de libertad.

 

Siente los pies en la tierra

La Tierra, este magnífico planeta, es lo que alberga toda forma de vida que se pueda encontrar. ¡Camina descalzo y siente la tierra en tus pies!, Se ha demostrado que mejora la función del sistema nervioso, corazón y músculos, resulta en un mejor sueño y previene la aparición de la enfermedad.

 

No es de extrañar que nos deprimamos y sentimos que algo falta cuando constantemente perdemos todos los hermosos sonidos, sensaciones, y conexión con la vida que viene con el tiempo pasado en la naturaleza.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Mejorando mis hábitos

[vc_row][vc_column][vc_column_text]Últimamente me han pasado por la cabeza varias actividades para darle un poco de cambio de ritmo a mi rutina diaria. En vez de gastar tanto tiempo en la computadora o en el teléfono, actividades que se habían vuelto hábitos diarios, podría dirigirme a estructura mis horas para aprovechar el máximo las horas del día. Sin embargo, como con todos los malos hábitos, es cuestión de agregar cada día una pizca de arena a la totalidad del esfuerzo que requiere el cambiar una costumbre desarrollada. El modo en que he empezado a desviar mis energías a actividades útiles, se basa más en dejar apagado los aparatos electrónicos durante las horas siguientes a mi despertar, y enfocarme en seguir el horario adecuado para manipularlos como primer paso para avanzar en el día.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/2″][vc_column_text]Mi madre muchas veces me ha dicho que debo apagar la computadora y el teléfono una hora antes de mi hora normal de dormir y debo admitir que, como todas las madres, tiene mucha razón. Desde que he seguido esta segunda y sencilla regla, el sueño no tarda tanto en llegar, además que me siento refrescada en la mañana por un descanso sin problemas. Es una norma que grandemente recomiendo a todas las personas trabajadoras, a los estudiantes y, en general, a quien desee dar un vuelco a su descansar.

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/2″][vc_empty_space height=”20px”][vc_column_text]

Apagar todo una hora antes de acostarnos y dormir un mínimo de seis horas  son hábitos necesarios para descansar mejor y lograr rendir

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Hablando de los estudiantes, la norma número tres está dedicada especialmente a ellos. Siendo parte de ese grupo necesario en la sociedad, me siento obligada a mencionar que estudiar toda la noche o hasta altas horas de la noche, previo a un examen, es el peor error que se puede cometer. Sobretodo sí es un examen importante, donde tus nervios de por sí se verán presionados por las necesidades de apuntar la máxima nota posible. Según mi experiencia, es requerido el lapso de seis horas mínimas para lograr rendir, además, se ha de dejar de estudiar al menos una hora antes de descansar, para que el cerebro tenga tiempo de procesar los nuevos conocimientos y relajarse. Irse a la cama con un montón de fechas nuevas, fórmulas matemáticas o procedimientos es un hábito que debemos evitar o cambiar.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/2″][vc_empty_space height=”40px”][vc_column_text]

La diversión no puede convertirse en hábitos dañinos que afecten nuestra vida diaria

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/2″][vc_column_text]Lo mismo se puede aplicar a consumir alimentos y bebidas como el café, el té, dulces o comidas pesadas antes de dormir. Todas y cada una de las comidas mencionadas anteriormente pueden servir para despertarse, o relajar la mente de una actividad especialmente agotadora, pero no es recomendable consumirlos a la mínima excusa sin algún tipo de rutina de ejercicio físico. Es recomendable también tener una hora límite para tomarlos, ya que son los primeros en interferir con un buen sueño.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]No es sencillo cambiar. Lo sé, estoy viviendo en carne propia las dificultades que implican cambiar los malos hábitos por rutinas saludables; pero estoy segura que los resultados excederán los sacrificios. Mi vida mejorará cuando cumpla la regla de actividad física, y he realizado muchos trabajos al retrasar el inicio del uso de los aparatos electrónicos, sobretodo en la mañana. Estoy aprendiendo mi lección: la diversión no puede convertirse en hábitos dañinos que afecten nuestra vida diaria. Estoy aprendiendo a cambiar mis malos hábitos, y me siento contenta de notar mejoras. Te invito a hacerlo también.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Hábitos a la hora de comer

[vc_row][vc_column][vc_column_text]Desde su creación, el comer ha sido la primera necesidad del hombre. La historia bíblica reseña que el primer pecado cometido fue la tentación de Eva, y en consecuencia, de Adán de comer una manzana prohibida del Jardín del Edén.

 

Actualmente, el comer es una necesidad que está rodeada de hábitos que varían según el país, la cultura y el tiempo que se disponga para tal fin. A continuación queremos nombrar algunos de los hábitos más comunes (aunque no siempre saludables) que existen en Latinoamérica antes de comer.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/2″][vc_column_text]El primero de ellos, el más común y el que nos inculcan desde pequeños, es lavarse las manos antes de comer. El hacerlo es importante para mantener la higiene, evitar la contaminación de los alimentos y proteger nuestra salud.

 

El segundo hábito, aunque no es aun muy popular, poco a poco va ganando más seguidores, se trata de tomar uno o dos vasos de agua antes de ingerir alimentos; tener esta costumbre favorece la digestión y ayuda a que nos sintamos satisfechos más rápido, así comeremos justo lo necesario.

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/2″][vc_empty_space height=”80px”][vc_column_text]

El comer está rodeado de hábitos que varían según el país, la cultura y el tiempo que se disponga para hacerlo

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Relacionado con el anterior, tenemos un tercer hábito que está muy marcado por el aspecto cultural: el de ingerir una bebida o aperitivo antes de la comida; por lo general, esta costumbre se hace más notoria antes del almuerzo o de la cena. En países como Argentina y Uruguay, el aperitivo por excelencia es el “mate” (infusión de hojas de la hierba mate). En Italia, España y Portugal existe preferencia por los licores como el Campari, Vermuts, Bailey’s, Sambuca, etc. En Alemania es la cerveza y en otros países el café.

 

La razón de ingerir alguna bebida o licor antes de comidas fuertes, proviene de la idea de que hacerlo ayuda a que nuestro estómago entre en movimiento y se “abra el apetito”.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/2″][vc_empty_space height=”20px”][vc_column_text]

Hay que promover los hábitos que hacen bien a nuestro organismo e ir cambiando aquellos no tan saludables

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/2″][vc_column_text]Otra variante del aperitivo en forma líquida, es el aperitivo en forma sólida o comida de entrada, que no es otra cosa que una pequeña cantidad de comida que se sirve antes del plato principal y que tiene la misma función: degustar el paladar y preparar al estómago para lo que viene. Lo importante de la entrada es respetar las porciones, ya que la idea no es que quedemos llenos con el primer plato.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Otro de los hábitos más frecuentes consiste en poner la mesa o mejor dicho, colocar los platos, cubiertos, vasos y demás implementos que se usarán al momento de comer. En esta tarea participan desde lo más pequeños en la casa, hasta los menos colaboradores con las tareas del hogar. En Francia esta costumbre es conocida como “mise en place”.

 

Por último, tenemos el hábito de colocar música o prender el televisor mientras se está comiendo. Frente a esta costumbre hay algunos quienes están a favor y otros en contra, especialmente con el uso del televisor, pues alegan que su presencia distrae a los comensales; mientras que el escuchar música, además de ser mucho más aceptado, se hace con la intención de crear un buen ambiente.

 

En cada hogar las prácticas antes de comer son diferentes y es probable que estemos dejando de lado muchos hábitos que usted tiene. Lo importante es reflexionar un poco sobre ellos, promover aquellos que hacen bien a nuestro organismo e ir cambiando aquellos no tan saludables, por muy difícil que sea la costumbre y la rutina.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

El buen hábito de respetar a los demás

[vc_row][vc_column][vc_column_text]Cuando hablamos de la palabra hábito, hacemos mención a rutinas o conductas repetidas que conforman elementos que nos caracterizan. En algunos casos, éstos pueden referirse a aspectos positivos o negativos, los cuales influyen de manera decisiva respecto a nuestra interacción con el medio que nos rodea.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/2″][vc_column_text]Respetar a los demás es considerado uno de los valores más importantes para el ser humano, puesto que está asociado con el reconocimiento del otro como ser valioso y digno. Algunos autores, como Honneth, lo describen como una virtud de carácter moral, por su parte, Fichte lo sostiene como una premisa de vida “el hombre solamente es hombre entre los hombres“. Sin embargo, no siempre tomamos el respeto como un hábito dentro de nuestro comportamiento en la sociedad, en algunos casos solemos atacar de manera despectiva al otro sin importar el daño que pudiésemos generar en él.[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/2″][vc_empty_space height=”30px”][vc_column_text]

La idea es que logremos ponernos en los zapatos de los demás; es estar en constante autocrítica y reflexión de nuestras actitudes y malos hábitos

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]En consonancia con lo antes mencionado, los seres humanos ponemos en práctica un aspecto referido a la crítica negativa llamado “punto ciego”. Este es, sin duda, una forma de no querer ver y, hasta en algunos casos, hacerse de la vista gorda a sabiendas de que con nuestras actitudes y comentarios vejamos e irrespetamos de manera categórica al otro. Otras veces, aplicamos la técnica del espejo: vemos en el otro todo aquello que nos incomoda y molesta, sin tener en cuenta que esos mismos elementos, de alguna forma, son parte de nosotros. puesto que inconscientemente rechazamos lo que nos caracteriza o lo que se parece y forma parte de nuestra personalidad.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/2″][vc_empty_space height=”50px”][vc_column_text]

El ser reconocido como personas respetuosas, es el gran salto que nos ubicaría en la cúspide de la verdadera nobleza humana

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/2″][vc_column_text]La idea es que logremos ponernos en los zapatos de los demás, evitar caer en este tipo de comportamientos que no nos conducen a ningún lado, que nos llevan por el camino de la oscuridad, de la intolerancia y del egoísmo. Dicho esto y traducido de otra forma, la idea es estar en constante autocrítica y reflexión de nuestras actitudes y malos hábitos de irrespetar a nuestros pares. Hacer énfasis en aquellas conductas que sabemos irrumpen la armonía de nuestra definición de seres pensantes del planeta. Considerar y hacer parte de nuestra vida, de nuestro día a día, el bello hábito del respeto a los demás.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Sin duda alguna, el mundo sería otro si cada uno de los que en él habitamos empezáramos a tomar en cuenta la relevancia social y el impacto positivo que el respeto generaría en todas las sociedades que nos rodean, sin distinción de raza, ni sexo, ni estatus económico. Sólo con el simple hecho de tolerar al de al lado, de derribar todos esos obstáculos que nos separan de aquello que simboliza al hombre en su más elevado concepto de humildad, considerando que el respeto nace en nosotros mismos, de tal manera que este no puede ser desarrollado o puesto en práctica hacia otro sujeto, si nosotros mismos no nos respetamos ni valoramos. Esto seguramente nos dará una sensación de paz y bienestar con nosotros mismos y con los demás.

 

En este sentido, el llamado es a poner en práctica este buen hábito, apropiarnos de las bondades que éste nos otorga, que sea parte de la cotidianidad de nuestra vida. El ser reconocido como personas respetuosas, es el gran salto que nos ubicaría en la cúspide de la verdadera nobleza humana. Nunca es tarde para comenzar, haz el intento y da tu primer paso hacia el respeto.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Un saludable hábito: el ejercicio

[vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]Los hábitos forman parte de nuestra vida cotidiana. Al hablar de hábitos, lo primero que se nos viene a la cabeza es cepillarse dos veces al día, o tal vez, rápidamente lo relacionemos con algunos malos hábitos, como fumar. Lo cierto es que a lo largo de nuestra vida generamos distintos hábitos acordes a nuestros intereses, necesidades y pasiones.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/2″][vc_column_text]Realizar ejercicio o practicar algún deporte no sólo es una buena forma de entretenimiento y relajación, además puede ser uno de los hábitos más comunes en el ser humano. Realizamos ejercicio de manera regular como medida para mantener una vida saludable, a la vez que practicamos deportes por pasión al mismo.[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/2″][vc_column_text]

Trabajos cortos y ligeros permitirán a nuestro cuerpo irse acostumbrando a la nueva actividad.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]Pero, ¿cómo iniciar en el mundo del ejercicio?. Es muy importante que no nos planteemos grandes metas desde el primer día, sino trabajos cortos y ligeros que le permitan a nuestro cuerpo irse acostumbrando a la nueva actividad. Por ejemplo, podríamos empezar con periodos de 5 a 10 minutos. Poco a poco se debería aumentar la intensidad y la frecuencia de la actividad. Al cabo de unos meses, practicar ejercicio nos resultaría una necesidad que no vamos a querer abandonar.

 

Lo más importante es que elijamos una actividad que nos guste hacer, a la cual nos podamos adaptar físicamente. Si además, realizas ejercicio con un amigo o familiar, podría resultar todavía más divertido y se complicaría abandonar la práctica ya que tendríamos el compromiso con alguien más. Si además variamos nuestra rutina evitaremos aburrirnos con facilidad de la actividad que llevamos a cabo. Por ejemplo, puedes optar por ir un día a correr y el siguiente a montar bicicleta.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/2″][vc_column_text]

El ejercicio, desde el momento en el que lo ejercemos de manera rutinaria, se vuelve imprescindible y habitual en nuestra vida

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/2″][vc_column_text]Pero hacer ejercicio es también practicar algún deporte. El deporte te obliga a llevar un entrenamiento regular y genera un compromiso directo contigo mismo y el resto del equipo. Además, la mayoría de los deportes conciben grandes pasiones. Por ejemplo, la pasión por el fútbol la podemos sentir en todos lados.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]No solamente son apasionados por el fútbol aquellos que lo practican con sus amigos o están adscritos a algún equipo, también sentimos esta pasión en los fanáticos que van a cada juego, aquellos que se reúnen con sus amigos y un par de tragos, o también aquellos que miran el partido desde la soledad en sus casas. Esto pasa en todos los deportes, desde el béisbol, el tenis, el fútbol hasta el voleibol o cualquier otro.

 

Realizar cualquiera de estas actividades alrededor de los deportes y el ejercicio también son hábitos –aunque no todas sean igual de saludables-, desde el momento en el que los ejercemos de manera rutinaria, como un ritual sagrado a lo largo de nuestras vidas se convierten en acciones imprescindibles y habituales.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

¿Por qué los hábitos son tan importantes en nuestras vidas?

[vc_row][vc_column][vc_column_text]Hemos escuchado infinidades de veces la importancia que tiene crear hábitos para llegar a tener una vida mucho más efectiva y exitosa. Sin embargo, quizá muchos no tengamos muy en cuenta a qué hace referencia el término. La palabra hábito posee varios significados, sin embargo, en ésta ocasión nos enfocaremos en el uso más popular que se le ha dado a dicho término: el hábito está asociado a la costumbre o rutina que realiza una persona.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/2″][vc_column_text]Ahora bien, seguro te preguntarás el por qué los hábitos son tan importantes para nuestras vidas, esto se debe a que tienen una gran repercusión en la cotidianidad, y así como existen unos hábitos positivos que pueden ser propulsores para que tengamos una vida exitosa, también existen negativos, los cuales traen como consecuencia resultados de su misma índole.[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/2″][vc_empty_space height=”40px”][vc_column_text]

Los hábitos tienen una gran repercusión en la cotidianidad

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]Es por ello que debemos ir en búsqueda de hábitos que nos beneficien y nos hagan tener una vida mucho más amena y agradable. Sin embargo, hasta ahora no se ha resuelto la gran interrogante, ¿por qué los hábitos son tan importantes en nuestras vidas?.

 

La respuesta a ésta interrogante es sumamente sencilla, tanto que se puede reducir a una sola palabra “automatización”. Esto quiere decir que después de repetir una actividad varias veces, nuestro cerebro la internaliza y comenzamos a practicarla sin pensar e incluso sin esforzarnos, es decir, de forma automática.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/2″][vc_empty_space height=”20px”][vc_column_text]

Los hábitos nos ayudan a automatizar actividades en nuestras vidas

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/2″][vc_column_text]Cuando una persona adquiere buenos hábitos, o mejora aquellos que ya estaban preestablecidos en su cotidianidad,  se acerca más a poseer una vida exitosa. Claro está, que además de preocuparse por adquirir o mejorar los hábitos, también debemos aprender a identificar y eliminar hábitos negativos para nuestra prosperidad.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]Para comenzar a crear hábitos sólo debes pensar en el tipo de costumbre a crear y definir la actividad que desees, puede ser hacer actividad física, leer un libro, levantarte a una hora específica, escribir o investigar sobre un tema de tu interés, etc. Evalúa tu rutina, haz una lista de las actividades que realizas y comienza a desechar de ella lo que no ayudará a conseguir tus propósitos, tus metas.

La perseverancia debe ser premiada

Debes tener en cuenta algo muy importante: la perseverancia debe ser premiada; establece un rango de tiempo de 30 días para realizar ésta nueva actividad siempre a la misma hora, una vez culminados los 30 días, recompénsate por hacer las cosas bien, muéstrate a ti mismo que tanto esfuerzo vale la pena. Esto puede ser, por ejemplo, con una actividad o una comida que resulte placentera para ti.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]