Correr: un hábito satisfactorio y beneficioso

[vc_row][vc_column][vc_column_text] Corres, corres hasta que sientas que tus pulmones se inflan, tus piernas te ardan y que tu respiración se vuelva forzada. Corres porque sabes que hay alguien esperándote en la meta y eso te motiva a seguir aun cuando el cansancio parece que vaya a quebrar tu voluntad. [/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/1″][vc_column_text] Eso es lo que […]

Pin It on Pinterest