Categorías
Ocupaciones

Las ciencias aplicadas al deporte, un hábito que busca asegurar el éxito y la victoria

[vc_row][vc_column width=»1/1″][vc_column_text]

Desde mediados del siglo pasado, el deporte dejó de ser una práctica recreativa y empírica, para convertirse en una institución de expresión humana, en donde cada elemento que conforma a este fenómeno (el deporte), juega un rol determinante e importante en la consagración de los deportistas.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/1″][vc_column_text]

Es por ello, que en busca de ese éxito deportivo  tan anhelado, se estableció hace más de 60 años una relación inseparable, que en la actualidad es un hábito de vida para todos aquellos que están ligados al deporte: atletas, entrenadores, asistentes técnicos, preparadores físicos, entre otros. Esta relación, es el dualismo deporte-ciencias aplicadas al deporte, en donde un grupo de profesionales han tomado como eje de estudio todo lo que ocurre alrededor de este fenómeno humano, convirtiéndolo en una disciplina de aplicación científica.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/1″][vc_column_text]

Tal como se menciona anteriormente, las ciencias aplicadas al deporte se han convertido en un hábito, ya que en la actualidad sin importar el nivel al cual se dedique el deportista (amateur, semi-profesional o profesional), se busca la ayuda de uno o varios científicos para mejorar su rendimiento, con lo cual tiene mayores posibilidades de asegurar la victoria en la disciplina deportiva que se desempeñe.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/1″][vc_column_text]

Es así como, médicos, nutricionistas, fisiólogos, antropólogos, psicólogos, entre muchos otros científicos, son una pieza fundamental en el aporte de datos objetivos que permitan desarrollar al máximo todas las aptitudes y actitudes físicas de los individuos, algunas determinadas genéticamente y otras adquiridas según el ambiente donde se desarrollan. Estos elementos objetivos que aportan a los deportistas y todo lo que los rodea, es la razón por la que se han convertido las ciencias aplicadas al deporte en un hábito que asegura obtener campeones.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/2″][vc_column_text]

El deporte no es una ciencia, pero se ha valido de ella para crecer en todos sus aspectos

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=»1/2″][vc_column_text]

En este proceso, son los médicos los encargados de todos los controles de salud: los nutricionistas se encargan que la relación ingesta calórica – gasto energético sea la más apropiada para rendir al máximo, los fisiólogos describen todos y cada uno de los procesos fisiológicos en cuanto a desempeño energético y respuesta muscular.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/1″][vc_column_text]

Mientras que los científicos sociales como los antropólogos, se basan en el dualismo biología – ambiente para explicar procesos de crecimiento y desarrollo en individuos que aún no han culminado estos procesos. También, buscan en los deportistas adultos estructuras corporales que brinden un mejor desempeño según la disciplina deportiva practicada y en deportes por equipo la posición idónea según este morfotipo. Por otra parte, los psicólogos son los responsables de todo el manejo mental antes y después de una competición, son aquellos que llevan las riendas para que los atletas entiendan, que cuando ganan no son los mejores del mundo y cuando caen derrotados no es una pérdida universal.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/1″][vc_column_text]

Ya el deporte dejo de ser una actividad física reglamentada, en donde los que participan son seleccionados de manera empírica, para convertirse en una actividad sistemática, planificada y organizada en donde gracias al hábito de utilizar las ciencias aplicadas al deporte, se orienta a los participantes a obtener las mejores condiciones físicas y mentales para el desarrollo de su práctica, asegurar el éxito deportivo y entender los beneficios sociales que el éxito trae consigo.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Categorías
Relaciones

Haz ejercicio con tu pareja y crea un hábito saludable

[vc_row][vc_column][vc_column_text]Cuando conocemos a alguien y nos enamoramos, queremos pasar el mayor tiempo posible con esa persona, pero a medida que pasa el tiempo y las actividades en pareja se van volviendo monótonas, nos preocupamos porque pensamos que la relación está  llegando a su límite y no queremos que se acabe.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/2″][vc_column_text]Una actividad que podemos realizar con nuestra pareja es el ejercicio. Hay tantos lugares para hacerlo y tantos deportes diferentes que experimentar, que es casi imposible aburrirse. Además de eso, hacer del ejercicio un hábito es beneficioso para ambos porque afianzarán su relación en varios aspectos.[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=»1/2″][vc_column_text]

Su pareja estará allí para darle ánimos

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]En primer lugar, mejorarán su apariencia y rendimiento físico, lo que sin duda influirá positivamente en su vida sexual. En segundo lugar, el deporte los ayudará a establecer metas por las cuales trabajar en equipo, no solo durante el entrenamiento sino también en otros aspectos de su relación.

 

Si uno de los dos desea perder peso o mejorar su salud, hacer ejercicio con una pareja lo ayudará a seguir enfocado en alcanzar su objetivo y además estarán fortaleciendo su relación, ya que cada uno es consciente de la dedicación y el esfuerzo del otro.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/1″][vc_column_text]Lo mejor de todo es que si un día alguno de los dos tiene flojera, siempre podrá contar con que su pareja estará allí para darle ánimos.

 

Pero si todavía no te he convencido de invitar a tu media naranja a practicar algún deporte, déjame mostrarte las ventajas que te ofrece la actividad física.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Hacer ejercicio reduce el riesgo de muerte por enfermedades cardiovasculares, así como la posibilidad de desarrollar diabetes. El deporte también te ayudará a fortalecer los músculos, lo que regula el pulso y la presión arterial. Asimismo, cada entrenamiento te hará sentir bien, mejorando tu estado de ánimo y dándote más energía.

Afianzarán su relación

No importa que nunca hayan hecho ejercicio, una vez que tomen la decisión de empezar y sean constantes en su actividad, irán formando un buen hábito que solo les traerá cosas buenas. Empiecen poco a poco. Tal vez el primer día solo puedan caminar una media hora a paso lento, pero con el paso de los días irán mejorando su rendimiento y querrán superarse cada vez más.

 

Recuerda que solo se necesitan 21 días para adquirir un hábito. Inténtalo, invita a tu pareja y comiencen a compartir más tiempo de calidad. Pronto verás cómo tu salud física y mental te lo agradecerá.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Categorías
Cotidianidades

Correr: pequeños hábitos que facilitan tu entrenamiento

[vc_row][vc_column][vc_column_text]Toda persona que realice un deporte de forma frecuente genera hábitos alrededor del mismo, pero poco a poco los desplaza hacia los diferentes ámbitos de su vida. Usualmente, los corredores se plantean grandes metas que sin unos buenos hábitos que les permitan concentrarse en el proceso en lugar del resultado, resultan difíciles de alcanzar.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/2″][vc_column_text]Por ejemplo, en esta oportunidad has decidido que el próximo año quieres correr en un maratón, pero no sabes cómo lograrlo porque entre el trabajo, la familia y tus amigos no tienes tiempo para prepararte. Es el momento ideal para que empieces los días corriendo.[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=»1/2″][prkwp_spacer size=»10″][vc_column_text]

Las personas que empiezan sus mañanas corriendo emprenden su día con una energía más positiva

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/1″][vc_column_text]Puedes hacer la prueba un día que te sientas descansado. Las personas que empiezan sus mañanas corriendo consiguen la sensación (y gratificación) de haber logrado mucho antes de que el mundo se haya despertado; del mismo modo emprenden su día con una energía más positiva.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/1″][vc_column_text]Si empiezas a correr en las mañanas uno o dos días a la semana, quizás se te haga más cómodo; si sabes que tienes otros cinco días a la semana para dormir hasta tarde, levantarte temprano solo dos días no será tan difícil. Es necesario que te asegures de acostarte temprano la noche anterior para que hayas descansado suficiente y tengas las energías necesarias para comenzar. Además, es recomendable que evites ingerir bebidas alcohólicas o demasiada comida para que puedas tener las condiciones necesarias.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Para que tu salida a correr no implique despertarte muchísimo más temprano, puedes preparar todo la noche anterior: ropa, zapatos y tu botellita de agua. Si te cuesta mucho levantarte de la cama después de posponer continuamente tu alarma, también puedes dejarla lejos para que te veas obligado a pararte y no tengas excusas.

 

Dale tiempo a tu nuevo hábito mañanero, para que tu cuerpo pueda acostumbrarse y sentirse cómodo con este. Correr como primera actividad del día puede requerir un poco más de tiempo que otros hábitos, porque implica cambios en tu reloj biológico y costumbres de vida.

Los estiramientos dinámicos preparan tu cuerpo para una actividad más intensa de las acostumbradas.

Además de levantarte temprano a correr, es importante que calientes tus músculos antes de empezar para que evites lesionarte. El movimiento repetitivo de la carrera tiende a tensar los músculos y luego de descansar toda la noche sin ninguna actividad física, tu cuerpo no está listo para soportarlo. Los estiramientos dinámicos preparan tu cuerpo para una actividad más intensa de las acostumbradas.

 

Se recomienda una rutina de 10 a 15 minutos de calentamiento entre el inicio y el final de la rutina. Por ejemplo, empezar con 5 minutos de balanceo de piernas (primero hacia el frente y atrás y luego de lado a lado), después empieza a caminar, luego a trotar muy suave hasta que empieces a correr por unos 45 minutos y finalmente hagas una breve rutina de afloje de 5 minutos.

 

Ahora que tienes las herramientas, añade estos hábitos importantísimos a tu rutina de ejercicio y prepárate para cualquier meta que quieras alcanzar. Tú puedes lograrlo.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Categorías
Diversión

Cuando el fútbol deja de ser un simple hobby deportivo, para convertirse en un hábito de vida

[vc_row][vc_column][vc_column_text]El fútbol, según diversas investigaciones, es el deporte más popular del mundo debido al impacto mediático que genera cada cuatro años la copa mundial de este deporte, que lo hace uno de los eventos deportivo más visto en el mundo (superando a los juegos olímpicos). Pero aparte de eso, las grandes competiciones y encuentros de clubes que se desarrollan constantemente llegan a paralizar al mundo.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/2″][vc_column_text]Las superestrellas del fútbol son jugadores superlativos que hacen de un simple juego con una pelotita algo espectacular, que han logrado conformar grandes equipos y selecciones, que con sus características y tácticas propias de  juego llegar a representar la idiosincrasia de una población, país o hasta de un continente entero, haciendo que esta disciplina deportiva se convierta en un hábito de vida para muchas personas.[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=»1/2″][prkwp_spacer size=»60″][vc_column_text]

El fútbol no solo se ve o se juega, el fútbol se vive

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Es así como los que viven del fútbol (jugadores, entrenadores, científicos y fanáticos) expresan que no se puede hablar y sentir el deporte sin considerarlo un hábito imprescindible para la existencia de ellos. Cada una de estas personas, pese a su profesión y concepción de vida, cuando representan a un club o a una selección nacional parten del hábito que “para tener un escudo en el pecho y representarlo con dignidad hay que merecerlo”; y este merecimiento solo se logra con esfuerzo, sacrificios, constancia, dedicación y orgullo por lo que se hace.

 

El contexto futbolístico te hace pensar que cada día va a ser el día de gloria que consta de noventa minutos, y es aquí donde este deporte se convierte en un hábito de vida en el que el técnico diseñara la mejor estrategia, el portero hará la parada de su vida, el defensa defenderá sus colores por encima de su madre, el medio campo tratara con más sutileza al balón que a su mujer, el delantero romperá las redes del arco, el fanático gritará con las jugadas y goles como si de eso dependiera sus signos vitales y los científicos explicaran cada fenómeno del juego como la clave para entender cada aspecto de vida.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/1″][vc_column_text]Se empieza a creer, sin importar el rol que ocupes dentro de este fenómeno socio-deportivo (desde un simple fanático, hasta el jugador más espectacular que la historia haya conocido), que cualquier acción que hagas, que la prenda de ropa que te coloques, el tipo de comida que ingieras, la forma en la cual te vistas, la hora en que te levantes, el sitio y la forma de presenciar cada partido, cuenta en el resultado final del encuentro; es una experiencia que nos conecta con cada una de nuestras sensaciones y emociones como humanos, y que nos hace sentir vivos.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Es por estas razones expuestas, que cada vez más fanáticos en el mundo empiezan a concebir al fútbol como uno de sus hábitos de vida, en donde dejar de ver un partido o de practicar esta disciplina los hace sentir como si se les cercenara una parte de su vida, ya que para muchos el fútbol no solo se ve o se juega, el fútbol se vive. Y si no eres capaz de vivirlo jamás entenderás a los que este hábito les hace latir el corazón y fluir la sangre por todo el cuerpo.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Categorías
Bienestar

Un saludable hábito: el ejercicio

[vc_row][vc_column width=»1/1″][vc_column_text]Los hábitos forman parte de nuestra vida cotidiana. Al hablar de hábitos, lo primero que se nos viene a la cabeza es cepillarse dos veces al día, o tal vez, rápidamente lo relacionemos con algunos malos hábitos, como fumar. Lo cierto es que a lo largo de nuestra vida generamos distintos hábitos acordes a nuestros intereses, necesidades y pasiones.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/2″][vc_column_text]Realizar ejercicio o practicar algún deporte no sólo es una buena forma de entretenimiento y relajación, además puede ser uno de los hábitos más comunes en el ser humano. Realizamos ejercicio de manera regular como medida para mantener una vida saludable, a la vez que practicamos deportes por pasión al mismo.[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=»1/2″][vc_column_text]

Trabajos cortos y ligeros permitirán a nuestro cuerpo irse acostumbrando a la nueva actividad.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/1″][vc_column_text]Pero, ¿cómo iniciar en el mundo del ejercicio?. Es muy importante que no nos planteemos grandes metas desde el primer día, sino trabajos cortos y ligeros que le permitan a nuestro cuerpo irse acostumbrando a la nueva actividad. Por ejemplo, podríamos empezar con periodos de 5 a 10 minutos. Poco a poco se debería aumentar la intensidad y la frecuencia de la actividad. Al cabo de unos meses, practicar ejercicio nos resultaría una necesidad que no vamos a querer abandonar.

 

Lo más importante es que elijamos una actividad que nos guste hacer, a la cual nos podamos adaptar físicamente. Si además, realizas ejercicio con un amigo o familiar, podría resultar todavía más divertido y se complicaría abandonar la práctica ya que tendríamos el compromiso con alguien más. Si además variamos nuestra rutina evitaremos aburrirnos con facilidad de la actividad que llevamos a cabo. Por ejemplo, puedes optar por ir un día a correr y el siguiente a montar bicicleta.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/2″][vc_column_text]

El ejercicio, desde el momento en el que lo ejercemos de manera rutinaria, se vuelve imprescindible y habitual en nuestra vida

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=»1/2″][vc_column_text]Pero hacer ejercicio es también practicar algún deporte. El deporte te obliga a llevar un entrenamiento regular y genera un compromiso directo contigo mismo y el resto del equipo. Además, la mayoría de los deportes conciben grandes pasiones. Por ejemplo, la pasión por el fútbol la podemos sentir en todos lados.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/1″][vc_column_text]No solamente son apasionados por el fútbol aquellos que lo practican con sus amigos o están adscritos a algún equipo, también sentimos esta pasión en los fanáticos que van a cada juego, aquellos que se reúnen con sus amigos y un par de tragos, o también aquellos que miran el partido desde la soledad en sus casas. Esto pasa en todos los deportes, desde el béisbol, el tenis, el fútbol hasta el voleibol o cualquier otro.

 

Realizar cualquiera de estas actividades alrededor de los deportes y el ejercicio también son hábitos –aunque no todas sean igual de saludables-, desde el momento en el que los ejercemos de manera rutinaria, como un ritual sagrado a lo largo de nuestras vidas se convierten en acciones imprescindibles y habituales.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]