El hábito de coleccionar

A veces consigues cosas que te llaman la atención, que hacen que te fascines por ellas, que te enamores, a un punto en que quieres poseerlas todas, por ejemplo monedas o piedras.

Este es un artículo sobre el hábito de las personas que coleccionan cosas, ya sean comunes como libros o extravagantes como licores.

Coleccionar es un hábito que solo muy pocas personas logran tener, ya que no solo requiere tiempo y dinero, sino una gran paciencia para poder conseguir los objetos completos de la colección que se desea. Fortalece la memoria, la constancia y el orden, aptitudes que pueden ser beneficiosas para el coleccionista. No es un “amontonemos un pocotón de cosas sin relación entre sí”, no, deben tener conexión entre sí y apasionar a una tercera persona que lo vea desde afuera.

El coleccionismo puede llegar a convertirse en una obsesión, las personas mas vulnerables son aquellas que tienen baja autoestima o pocas habilidades sociales. O se pueden volver adictos a las compras, ignorando sus finanzas personales e invirtiendo el dinero que no tienen.

Además, cualquier cosa puede entrar dentro del ámbito del coleccionismo, siempre y tanto que tenga una valor especial para el coleccionista. Si este hábito aparece en una edad muy temprana le da habilidades al niño para trabajar la memoria, la constancia, y el sentido del ahorro, todo esto para lograr el objetivo planteado. Hay sitios donde se pueden conseguir piezas tan antiguas como únicas en su especie, solo hay que tener la suficiente constancia para buscar la pieza que se necesita.

Además, cualquier cosa puede entrar dentro del ámbito del coleccionismo, siempre y tanto que tenga una valor especial para el coleccionista. Si este hábito aparece en una edad muy temprana le da habilidades al niño para trabajar la memoria, la constancia, y el sentido del ahorro, todo esto para lograr el objetivo planteado. Hay sitios donde se pueden conseguir piezas tan antiguas como únicas en su especie, solo hay que tener la suficiente constancia para buscar la pieza que se necesita.

Si se mantiene un equilibrio para coleccionar lo que realmente te apasiona, será un logro poco común y satisfactorio que podrás mostrar a tus amigos y familiares. Solo hay que mantener en cuenta el dinero que se puede invertir en este hábito que con el tiempo se le puede sacar mucho provecho.

Y tú, ¿qué coleccionas?