Ser feliz es cuestión de actitud

La mayoría de las personas nos pasamos la vida buscando la felicidad, pero pocas veces creemos alcanzarla. Es que, el ser humano por definición nunca se sentirá satisfecho. Para algunos, la felicidad es como un control remoto: la perdemos a cada rato, nos volvemos locos buscándola y muchas veces sin saberlo, estamos sentados encima de ella… ¿Entonces, qué es felicidad? La Real Academia Española define felicidad como la suerte de ser feliz, la satisfacción, el gusto… como el estado de ánimo que complace la posesión de un bien. Aun así, para mí, felicidad es cuestión de actitud.

Afortunadamente, existen algunos pequeños hábitos que te ayudarán a sentirte más feliz, motivado y exitoso a lo largo de tu vida:

Practica alguna actividad física: Cuando realizamos ejercicio liberamos endorfinas, las cuales nos ayudan a liberar el estrés y ser más optimistas. Sin duda, los deportes son una excelente clave para tener una buena calidad de vida.

Desayuna: Algunas personas se saltan el desayuno por falta de tiempo o para evitar engordar. Lo cierto es que realizar la primera comida del día te da las energías necesarias para empezar la mañana con buen pie, pues te ayuda a pensar y desempeñar exitosamente tus actividades.

Agradece a la vida todo lo que tienes: Cada uno de nosotros es afortunado en un montón de cosas que muchas veces no apreciamos. Puedes escribir en un papel 10 cosas que tienes en tu vida que te dan felicidad, y releer la lista cuando sientes que nada está bien. ¡Enfócate en las cosas buenas!

Sé asertivo: Pide lo que quieras y di lo que piensas. Ser asertivo ayuda a mejorar tu autoestima y comprensión del mundo.

Gasta tu dinero en experiencias: Aunque a veces creamos que comprar un montón de cosas nos hace sentir mejor, el efecto es a corto plazo. Si inviertes tu dinero en viajes, cursos y clases tendrás nuevas experiencias que te mantendrán feliz por mucho más tiempo.

Pega recuerdos bonitos, frases y fotos por todos lados: Llena tu nevera, tu escritorio, tu cuarto, TU VIDA de recuerdos bonitos y mantenlos siempre presentes.

Usa zapatos que te queden cómodos: Si te molesta el calzado y te duelen los pies, tu mal humor irá aumentando progresivamente a lo largo del día. Usa zapatos cómodos y evita el mal rato.

Escucha música: Está comprobado que escuchar música despierta deseos de cantar y bailar, y estos deseos te van a alegrar la vida.

Arréglate y siéntete atractivo: ¡Ponte guapo/a! El sentirte bien contigo mismo y la percepción que tienen los demás de ti te hará sentirte más feliz.

¿El sólo tener un día más para vivirlo no es suficiente felicidad?, ¿por qué no empiezas a ser feliz ahora? La verdad, es que la mayoría de las situaciones que nos rodean nos darán felicidad si nos proponemos a aceptarlas y disfrutarlas cuando llegan. La felicidad está en nuestra mente más que en nuestro corazón. Hay que vivir la vida tal como viene porque siempre habrá algo que la haga mejor y auténtica. Recuerda que después de la tormenta siempre llega la calma.

Si la Real Academia Española define la felicidad como un sentimiento, para nosotros felicidad es el hábito de enfrentar la vida con actitud positiva y una buena sonrisa.

La importancia del hábito de descansar

Es normal que al llegar el fin de semana se tengan las tendencias de ir de fiesta a alguna discoteca o de permanecer hasta tarde frente a la computadora, quizás viendo alguna película o simplemente completando trabajos para un momento libre más en las horas de ocio. Sin embargo, ¿Qué ocurre cuando beber, bailar y no dormir se vuelven un hábito? ¿Es en verdad normal y beneficioso llevar una vida así, por más joven y lleno de energía que uno sea?

La respuesta es no, por supuesto. También es contraria a la buena salud el tener habituado el consumo de café y energizantes en general. La mente, al igual que el cuerpo, funcionan de manera óptima sólo a través del respectivo de un respectivo descanso diario, que va más allá de realizar siestas de dos horas o mantener altos niveles de cafeína en la sangre.

Colocar un tiempo máximo de trabajo diario es un buen hábito para descansar mejor

Ahora bien, al saber ya lo malo, hay que señalar los hábitos que son adecuados para una persona sana y, sobretodo, eficiente. En primer lugar, tenemos lo evidente: dormir ocho horas o más, sí es posible. Además, está el mantener una vida física activa, buscarse un hobby que relaje la mente, pasar tiempo en familia o amigos, y alimentarse de forma balanceada. Disminuir el consumo entre semana de alcohol también es una buena idea, junto a colocar un tiempo máximo de trabajo diario.

Hay que destacar que tener los hábitos anteriores no son garantía de tener una vida tranquila, pero ayudan al siguiente paso, que es descansar el alma. Purificar su esencia de las malas vibraciones, utilizando las herramientas que dan las interacciones con otros y uno mismo. En esencia, conversar con amigos y familias de problemas, con un psicólogo o ayuda espiritual. Busca algo en lo que creer, bien sea la ciencia o Buda, pero habituarse a eliminar los pesos del alma tanto como se buscan eliminar los pesos del cuerpo.

Sí se tiene algún hábito que esté evitando la asimilación del verdadero descanso, ¡Sea constante! Las mañas son difíciles de quitar cuando se tienen instauradas, pero no es una tarea imposible. Recuerden que con trabajo se puede mover hasta la roca más pesada, y al estar en mejoramiento la vida, no hay sacrificio pequeño ni esfuerzo mínimo que sea inútil. Así que, permitase una nueva vida, una más sana y llena de felicidad.