El hábito de celar a la pareja

Las confesiones expuestas a continuación son válidas para cualquier tipo de pareja, el protagonista puede ser indistintamente un hombre o una mujer: “siento que cualquier persona que mira es más atractiva que yo”, “últimamente sufro mucho, tanto que deseo que se descuide para poder revisar su teléfono”, “tenerla controlada me da más seguridad, sé que está mal pero no lo puedo evitar”, “la incertidumbre me mata y me derrumbo con solo pensar que pueda enamorarse de otra persona”, “suelo ponerme de mal humor e interrogarlo cuando llega más tarde de lo normal”.

Los celos son una respuesta emocional que padece mucha gente al inferir o tener la idea de que esta perdiendo la atención de un ser querido: la pareja.

Los celos pueden nacer de motivos justificados, como el haber sufrido una infidelidad, o también, pueden nacer de distorsiones y mal interpretaciones de la realidad. Sea cual sea el origen, puede llevarle a vivir una relación tormentosa y destructiva, tanto para quien los sufre como para quien convive con esta persona.

Existe una idea un poco absurda de que los celos son románticos y se intentan justificar pensando que son fruto de quien quiere de verdad, idea refutada por Molière, quien expresa que: “el celoso ama más, pero el que no lo es ama mejor”.

En el momento en el que el nivel de sufrimiento lleva a controlar lo que otra persona hace, a actuar de forma victimista para llamar su atención, a demandar el amor de manera inapropiada, a manipular al otro para que pase más tiempo con uno u obligue a vestirse para no llamar la atención, estas acciones se convierten en una fuente de conflicto, insatisfacción y dolor.

La persona que tiene el hábito de celar se compara con otras personas a quienes consideran superiores, se sienten débiles y perciben que no están a la altura. Debido a la inseguridad y la baja autoestima, piensa que cualquiera podría sustituirle en la relación y en esta batalla imaginaria se siente perdedora. Según la percepción del celoso, no tiene nada interesante que ofrecer, ni en lo que concierne a su físico ni a su personalidad.

Este tipo de individuos tienen el hábito de criticar con dureza a los demás y siempre les encuentran debilidades, porque el fallo del otro les da a ellos valor. Por el contrario, el éxito de los demás les lleva a sentirse miserables y vulnerables con sus amigos, pareja o profesión.

Los celosos sienten que su vida sería horrible si perdieran a la persona amada e invierten toda su energía en retenerla de forma equivocada. Al final consiguen lo que más temían, la ruptura. Si usted está siendo víctima de estas exigencias pruebe con estos consejos:

– Ignore el chantaje emocional: como malas caras, que le retire la palabra, comentarios del tipo de que no puede estar sin usted cuando sale, que siente mucha ansiedad y que sufre mucho.

– No ceda ante demandas absurdas que afectan a su estilo de vida y su escala de valores.

– No justifique y dé explicaciones de cada llamada y mensaje que reciba.

Si por el contrario es usted quien padece de celos hacia su pareja siga estos consejos:

– Aceptar que las relaciones pueden ser para toda la vida o no. Nadie nos asegura un amor eterno.

– Dé libertad a su pareja, respete su intimidad y su espacio.

– Confíe. La confianza es uno de los valores más importantes en una relación

– Distráigase cuando sienta el malestar de los celos. Deje de atender a lo que siente y deje de interpretarlo.

– Trabaje su autoestima. Su pareja se ha enamorado de usted y desea que estén juntos. Trate de ver cuáles son sus puntos fuertes, pregúntele qué le atrajo, hágale saber que es importante para usted que le diga cosas que le hagan sentir atractivo.

Recuerde:

El que es celoso no es nunca celoso por lo que ve; con lo que se imagina basta
Jacinto Benavente

El hábito de desconfiar de la pareja

Una de las características importantes en el comportamiento del ser humano es la desconfianza, una persona puede confiar ciegamente en alguien por la noche y desconfiar al amanecer. La desconfianza del ser humano tiene muchísimas razones y a su vez no tiene ninguna. Actualmente, existen cada vez más medios de comunicación que traen como consecuencia que las personas estén cada vez más aisladas y asuman personalidades diferentes en las relaciones de amistades, de pareja e incluso con su familia.

Por otra parte, la desconfianza puede interpretarse como falta de confianza o esperanza en alguien o algo, de hecho, ésta es proveniente del Yo. Es de fundamental importancia notar que la desconfianza está siempre al acecho, buscando un motivo real para instalarse en nuestras vidas, y de hecho, a veces ni siquiera es necesario que el motivo sea real, sólo hace falta un poco de imaginación.

Expresar lo que sentimos y pensamos es un gran paso hacia el fortalecimiento de la confianza

Muchas personas han hecho de la desconfianza un hábito, sobre todo en lo que respecta a las relaciones de pareja, pero ¿por qué es tan común esta contaminación nociva en las relaciones?

 

Primeramente, una de las situaciones que le abre la ventana a la desconfianza, es la fantasía que tienen las personas de que son necesarias para el existir del otro y que la otra persona debe depender de ella para que la relación pueda hacerse efectiva. Cuando la persona se da cuenta que la realidad es totalmente diferente a lo que esperaba, comienza a desconfiar, de hecho, no importa qué haga la otra persona para evitar la inseguridad o desconfianza, ésta siempre estará latente.

El hábito de la desconfianza en nuestras parejas es poco saludable, y algunos de sus motivos son la falta de confianza en nosotros mismos y el proyectar nuestras inseguridades en el otro. Estas situaciones son angustiosas, no solo para la persona a quién le están comiendo las dudas, sino también para la otra parte, que se sentirá violentada e intentará defenderse hasta cuando no tiene motivos para ello, lo que generará más desconfianza.

Una de las principales soluciones para erradicar por completo la desconfianza es la comunicación. Expresar lo que sentimos y pensamos de forma clara y llegar a un acuerdo con nuestra pareja es un gran paso hacia el fortalecimiento de la confianza. Los problemas se van a ir observando con más claridad y la solución a los conflictos de pareja se atenuarán para que la convivencia sea nuevamente armoniosa.