El cigarrillo electrónico, ¿Hábito beneficioso o desventajoso?

[vc_row][vc_column][vc_column_text]

El cigarro, también conocido como cigarrillo es una de las versiones más populares en lo que respecta al uso del tabaco. Siendo este último, una planta que al secar sus hojas son curadas y preparadas para su consumo, ya sea al mascarlo o por medio de la aspiración. El cigarrillo está compuesto por tabaco seco picado y recubierto por una hoja delgada en forma de cilindro, la mayoría posee un filtro integrado para reducir su daño en la salud. Sus componentes principales son: nicotina, amoniaco, metanol tolueno, cadmio, butano, ácido acético, metano, arsénico y monóxido de carbono. 

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/2″][vc_column_text]

Ahora bien, el consumo del tabaco se remonta a los 2000 o 3000 años A.C. Sin embargo, no fue sino hasta 1825 que en España comienzan a aparecer los primeros cigarrillos con papel manufacturado y empaquetados, recibiendo dicho nombre por su semejanza con una cigarra. Durante la época de expansión del cigarro, su consumo fue condenado por el Rey de Escocia, Jacobo VI por ser “repulsivo para el olfato, desagradable para la vista, peligroso para el cerebro y nocivo para los pulmones”.

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/2″][vc_column_text]

En la actualidad, el fumar cigarrillo se considera legal aun cuando éste posee una cierta dosis de nicotina y miles de compuestos dañinos para la salud

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]

En la actualidad, el fumar cigarrillo se considera legal aun cuando éste posee una cierta dosis de nicotina y miles de compuestos dañinos para la salud, por lo que se le considera un mal hábito, además de ser la causa de muerte más prematura en nuestra sociedad, Por otra parte, existen científicos que se las han ingeniado para contrarrestar sus efectos, siendo una de las soluciones más innovadoras el cigarrillo electrónico.

 

Los cigarrillos electrónicos fueron creados en China en el año 2004, diseñados con acero inoxidable, gozan de una cámara con nicotina líquida con cartuchos de hasta 24 miligramos de nicotina y son alimentados por una batería recargable. Estos cigarrillos son ofrecidos como una alternativa al cigarrillo tradicional para todas aquellas personas que no pueden erradicar el mal hábito de fumar, pero que a pesar de ello no desean seguir inhalando más de 7.000 sustancias tóxicas.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]

Aunque este nuevo invento parezca positivo tanto para los fumadores como para el entorno en general, hasta la fecha no se sabe a ciencia cierta si es eficaz y seguro. Como el cigarrillo tradicional, éste posee cierta cantidad de nicotina haciéndolo igualmente adictivo. Sin contar que al simular el acto de fumar, el cigarrillo electrónico no contribuye a que los fumadores abandonen el componente psicológico relacionado con este hábito.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]

Sobre la base de lo mencionado anteriormente, la Organización Mundial de la Salud ha desaconsejado su uso basando sus advertencias en que no existe un ente que regule la dosis de nicotina presente en los líquidos de vaporización y que certifiquen si esa concentración es real o no. 

 

Es por esto que la mejor alternativa para cuidar de nuestra salud, es eliminar de nuestras vidas el hábito de fumar, ya que no existe ningún nivel seguro de consumo de tabaco. Programe una fecha de inicio y deje de fumar por completo ese día y haga una lista de por qué usted quiere dejar el cigarrillo, incluyendo en ella los beneficios que tendrá a corto, mediano y largo plazo. Cambie su estilo de vida, cree nuevos hábitos y satisfaga los que ya conforman su carácter en forma diferente. Pero sobretodo, recompénsese por cada pequeño paso que dé. Un ejemplo de esto puede ser, colocar en un frasco el dinero que usualmente gastaría en cigarrillo y compre con él algo de su agrado. Nunca es tarde para dejar un mal hábito.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

El mal hábito del piropo grosero

[vc_row][vc_column][vc_column_text]

Las pasarelas absurdamente inesperadas.

 

Una particularidad distintiva de la vida contemporánea es la primacía del ojo y el mirar sobre todos los demás sentidos. La observación nos permite aprehender información acerca del mundo y de los demás de una manera inmediata, funcionando tanto como constitución así como justificación de nuestro conocer. La experiencia de vivir en una ciudad pasa por estar constantemente (voluntariamente o no) expuesta a una serie de imágenes que pretenden evocar e invocar una diversidad de situaciones, productos, necesidades e inclusive personas particulares. Desde esta perspectiva observar parece a veces inevitable; pero una cosa es observar y otra verbalizar lo que la imagen (sea cual fuere ésta) pueda suscitar.

 

El siguiente artículo pretende constituirse en una invitación a reflexionar acerca de las consecuencias de ciertas verbalizaciones groseras (que además pretenden pasar como piropos o elogios) y como tal actitud, ya hecha hábito en sociedades latinoamericanas, mella en el tejido social necesario para hacer de lo público un sitio de estadía, de reconocimiento del otro y no de mero tránsito. Lo público se ve reducido para muchas personas en sudamérica a un espacio hostil, para muchas mujeres la ciudad se encuentra llena de pasarelas absurdamente inesperadas, espacios donde se encuentran sujetas a una serie de verbalizaciones (no deseadas) las cuales deben soportar además diariamente.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/2″][vc_column_text]

Para empezar es preciso comprender tales verbalizaciones en dos dimensiones: la de su forma y la de su contenido. Es necesaria tal separación en la medida que el asunto crítico aquí no se reduce a la verbalización en sí o a su contenido, refiere también a su forma: a quién lo ejecuta y dónde se efectúa. El mal hábito del piropo grosero da cuenta de una verbalización (no deseada), que transforma negativamente no sólo ciertos espacios sino también a sujetos, cuando estos últimos transmiten información de manera hostil e inesperada.

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/2″][vc_empty_space height=”40px”][vc_column_text]

El mal hábito del piropo grosero transforma negativamente no sólo ciertos espacios sino también a sujetos

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]

La verbalización vox populi actúa en nuestras sociedades latinoamericanas como una forma de legitimación del macho latino; es la lamentable representación actual e inmediata de la masculinidad, que se reafirma dualmente, en primer lugar confirma la condición del “macho” frente a quien evoco tal “halago” y en segundo frente a otros hombres, los cuales usualmente para reafirmarse a sí mismos deben aplaudir tales predicaciones. El piropo no sólo es hostil gracias a su carácter público o su contenido, el tono de la predicación es asimismo fundamental dentro de su desarrollo negativo, así como la postura corporal invasiva que algunos toman al predicarlos. Piense en una postura de contención: como si quien lo habla estuviese esforzándose en no realizar su grosera predicación.

 

El piropo grosero es dentro de la modernidad otra forma en que se devalúa la sensualidad. El mismo evoca inmediatamente, una sexualidad no solicitada, siendo la reafirmación de la condición moderna de la instrumentalidad donde la sexualidad es un instrumento más que se puede usar de una forma “adecuada” y que tiene además sus espacios y momentos “propios”. A través de este pésimo hábito, la sexualidad se configura mecánicamente, circunscribiendo el halago meramente a su potencial aspecto sexual. En la Sudamérica actual para muchos es un logro (y digno de trabajo y aplauso lamentablemente) ser fuente de atracción sexual y lo corporal se ha disminuido de manera mezquina a lo exclusivamente genital. Una buena ilustración de esto se puede encontrar en Venezuela cuando la mujer desde algunos discursos es referida como “culo” o “culito”.

El piropo grosero es dentro de la modernidad otra forma en que se devalúa la sensualidad

El constante llamado de atención sobre estas áreas que son sujeto de tales  “elogios” generan una antipatía por el espacio público y cancelan su cualidad de sitio de encuentro, así como de reconocimiento. El piropo grosero propicia los desencuentros, cierra espacios de la ciudad a personas en la medida que otros no pueden contener sus verbalizaciones. No contribuyas al desencuentro, ¡evítalos!

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Convierte la naturaleza en un hábito

[vc_row][vc_column][vc_column_text]Vivimos en un mundo en el que avanzamos y evolucionamos con desenfreno en muchos ámbitos, tales como: la tecnología, la medicina, el transporte, entre otros. Pero a medida que atos obsesionamos con la evolución, el dominio y con facilitar nuestras vidas con nuevos aparatos y productos, perdemos la noción de lo que importa y nos olvidamos de dónde venimos, el lugar en el que vivimos y lo fascinante que es.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/2″][vc_column_text]

Entre tantos avances tecnológicos, conflictos bélicos y deseos vanidosos, la sociedad solo se pierde en el egoísmo y la arrogancia de creernos superiores a los animales, la naturaleza y el poder que domina el universo del que somos parte. En la actualidad, el hombre olvida que la tierra y sus elementos forman una sola entidad que actúa por medios propios y es indomable.

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/2″][vc_column_text]

Hay que buscar la tranquilidad espiritual, estar conformes con las personas que somos y el entorno que nos rodea

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Cada día el ser humano exige más para su satisfacción y, a veces, un capricho que es disfrazado por nosotros mismos como un bienestar, en su mayoría, son banalidades; como un nuevo modelo de teléfono o la ropa que usan las celebridades más trendy. Todo esto en un intento de disfrazar nuestros complejos interiores con cosas materiales que van desapareciendo al pasar de los años, a diferencia de la tranquilidad espiritual y estar conforme con las personas que somos y el entorno que nos rodea.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/2″][vc_column_text]

Debemos llenarnos de hábitos que nos conecten con la naturaleza y nuestros seres queridos

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/2″][vc_column_text]En vez de llenarnos de malos hábitos como mentir, aislarnos y rechazar oportunidades para cambiar nuestras vidas, debemos llenarnos de hábitos que nos conecten con la naturaleza y nuestros seres queridos. Cambiar nuestras actitudes hacia las situaciones que nos ocurren para tener bienestar, salud y felicidad en el interior y transmitirlo a quienes nos rodean.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Algunos de los hábitos que pueden ayudarnos a ser felices y entrar en contacto con la naturaleza van desde un buen desayuno al iniciar el día hasta devolverle la sonrisa a un extraño. Pero hay actividades que pueden despertar nuestro interés para una vida más sana y humilde, como las que te mencionamos a continuación:

 

Duerme afuera

¿Cuántas veces has respirado el aire fresco que ofrece nuestro ecosistema y escuchado el sonido del viento azotando los árboles hasta quedarte dormido? No muy seguido. La rutina para nosotros hoy es dormir en una habitación llena de polvo, el aire viciado, los cables y la electrónica. Estamos tan acostumbrados a dormir en lo que es prácticamente una caja tóxica que nos hemos olvidado de lo que sería dormir afuera en el aire fresco, lleno de vitalidad y pureza.

 

Expresa tu gratitud

Para fortalecer verdaderamente nuestra conexión con la naturaleza hay que apreciar su belleza y todo lo asombroso que rodea los acontecimientos que permiten que suceda en su totalidad. En algunas culturas nativas es tradición dejar el tabaco como una muestra de agradecimiento a la Tierra. Puedes dejar algo en los lugares con los que deseas conectar, tener una ceremonia, o simplemente dar tu gratitud. Estamos tan acostumbrados al texto y el lenguaje verbal como nuestra única forma de comunicación, que nos hemos convertido en criaturas inherentemente temerosas de ser expresivos sobre lo que realmente somos, lo que perjudica nuestro bienestar y sentimiento de libertad.

 

Siente los pies en la tierra

La Tierra, este magnífico planeta, es lo que alberga toda forma de vida que se pueda encontrar. ¡Camina descalzo y siente la tierra en tus pies!, Se ha demostrado que mejora la función del sistema nervioso, corazón y músculos, resulta en un mejor sueño y previene la aparición de la enfermedad.

 

No es de extrañar que nos deprimamos y sentimos que algo falta cuando constantemente perdemos todos los hermosos sonidos, sensaciones, y conexión con la vida que viene con el tiempo pasado en la naturaleza.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Mejorando mis hábitos

[vc_row][vc_column][vc_column_text]Últimamente me han pasado por la cabeza varias actividades para darle un poco de cambio de ritmo a mi rutina diaria. En vez de gastar tanto tiempo en la computadora o en el teléfono, actividades que se habían vuelto hábitos diarios, podría dirigirme a estructura mis horas para aprovechar el máximo las horas del día. Sin embargo, como con todos los malos hábitos, es cuestión de agregar cada día una pizca de arena a la totalidad del esfuerzo que requiere el cambiar una costumbre desarrollada. El modo en que he empezado a desviar mis energías a actividades útiles, se basa más en dejar apagado los aparatos electrónicos durante las horas siguientes a mi despertar, y enfocarme en seguir el horario adecuado para manipularlos como primer paso para avanzar en el día.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/2″][vc_column_text]Mi madre muchas veces me ha dicho que debo apagar la computadora y el teléfono una hora antes de mi hora normal de dormir y debo admitir que, como todas las madres, tiene mucha razón. Desde que he seguido esta segunda y sencilla regla, el sueño no tarda tanto en llegar, además que me siento refrescada en la mañana por un descanso sin problemas. Es una norma que grandemente recomiendo a todas las personas trabajadoras, a los estudiantes y, en general, a quien desee dar un vuelco a su descansar.

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/2″][vc_empty_space height=”20px”][vc_column_text]

Apagar todo una hora antes de acostarnos y dormir un mínimo de seis horas  son hábitos necesarios para descansar mejor y lograr rendir

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Hablando de los estudiantes, la norma número tres está dedicada especialmente a ellos. Siendo parte de ese grupo necesario en la sociedad, me siento obligada a mencionar que estudiar toda la noche o hasta altas horas de la noche, previo a un examen, es el peor error que se puede cometer. Sobretodo sí es un examen importante, donde tus nervios de por sí se verán presionados por las necesidades de apuntar la máxima nota posible. Según mi experiencia, es requerido el lapso de seis horas mínimas para lograr rendir, además, se ha de dejar de estudiar al menos una hora antes de descansar, para que el cerebro tenga tiempo de procesar los nuevos conocimientos y relajarse. Irse a la cama con un montón de fechas nuevas, fórmulas matemáticas o procedimientos es un hábito que debemos evitar o cambiar.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/2″][vc_empty_space height=”40px”][vc_column_text]

La diversión no puede convertirse en hábitos dañinos que afecten nuestra vida diaria

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/2″][vc_column_text]Lo mismo se puede aplicar a consumir alimentos y bebidas como el café, el té, dulces o comidas pesadas antes de dormir. Todas y cada una de las comidas mencionadas anteriormente pueden servir para despertarse, o relajar la mente de una actividad especialmente agotadora, pero no es recomendable consumirlos a la mínima excusa sin algún tipo de rutina de ejercicio físico. Es recomendable también tener una hora límite para tomarlos, ya que son los primeros en interferir con un buen sueño.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]No es sencillo cambiar. Lo sé, estoy viviendo en carne propia las dificultades que implican cambiar los malos hábitos por rutinas saludables; pero estoy segura que los resultados excederán los sacrificios. Mi vida mejorará cuando cumpla la regla de actividad física, y he realizado muchos trabajos al retrasar el inicio del uso de los aparatos electrónicos, sobretodo en la mañana. Estoy aprendiendo mi lección: la diversión no puede convertirse en hábitos dañinos que afecten nuestra vida diaria. Estoy aprendiendo a cambiar mis malos hábitos, y me siento contenta de notar mejoras. Te invito a hacerlo también.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

El buen hábito de respetar a los demás

[vc_row][vc_column][vc_column_text]Cuando hablamos de la palabra hábito, hacemos mención a rutinas o conductas repetidas que conforman elementos que nos caracterizan. En algunos casos, éstos pueden referirse a aspectos positivos o negativos, los cuales influyen de manera decisiva respecto a nuestra interacción con el medio que nos rodea.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/2″][vc_column_text]Respetar a los demás es considerado uno de los valores más importantes para el ser humano, puesto que está asociado con el reconocimiento del otro como ser valioso y digno. Algunos autores, como Honneth, lo describen como una virtud de carácter moral, por su parte, Fichte lo sostiene como una premisa de vida “el hombre solamente es hombre entre los hombres“. Sin embargo, no siempre tomamos el respeto como un hábito dentro de nuestro comportamiento en la sociedad, en algunos casos solemos atacar de manera despectiva al otro sin importar el daño que pudiésemos generar en él.[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/2″][vc_empty_space height=”30px”][vc_column_text]

La idea es que logremos ponernos en los zapatos de los demás; es estar en constante autocrítica y reflexión de nuestras actitudes y malos hábitos

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]En consonancia con lo antes mencionado, los seres humanos ponemos en práctica un aspecto referido a la crítica negativa llamado “punto ciego”. Este es, sin duda, una forma de no querer ver y, hasta en algunos casos, hacerse de la vista gorda a sabiendas de que con nuestras actitudes y comentarios vejamos e irrespetamos de manera categórica al otro. Otras veces, aplicamos la técnica del espejo: vemos en el otro todo aquello que nos incomoda y molesta, sin tener en cuenta que esos mismos elementos, de alguna forma, son parte de nosotros. puesto que inconscientemente rechazamos lo que nos caracteriza o lo que se parece y forma parte de nuestra personalidad.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/2″][vc_empty_space height=”50px”][vc_column_text]

El ser reconocido como personas respetuosas, es el gran salto que nos ubicaría en la cúspide de la verdadera nobleza humana

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/2″][vc_column_text]La idea es que logremos ponernos en los zapatos de los demás, evitar caer en este tipo de comportamientos que no nos conducen a ningún lado, que nos llevan por el camino de la oscuridad, de la intolerancia y del egoísmo. Dicho esto y traducido de otra forma, la idea es estar en constante autocrítica y reflexión de nuestras actitudes y malos hábitos de irrespetar a nuestros pares. Hacer énfasis en aquellas conductas que sabemos irrumpen la armonía de nuestra definición de seres pensantes del planeta. Considerar y hacer parte de nuestra vida, de nuestro día a día, el bello hábito del respeto a los demás.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Sin duda alguna, el mundo sería otro si cada uno de los que en él habitamos empezáramos a tomar en cuenta la relevancia social y el impacto positivo que el respeto generaría en todas las sociedades que nos rodean, sin distinción de raza, ni sexo, ni estatus económico. Sólo con el simple hecho de tolerar al de al lado, de derribar todos esos obstáculos que nos separan de aquello que simboliza al hombre en su más elevado concepto de humildad, considerando que el respeto nace en nosotros mismos, de tal manera que este no puede ser desarrollado o puesto en práctica hacia otro sujeto, si nosotros mismos no nos respetamos ni valoramos. Esto seguramente nos dará una sensación de paz y bienestar con nosotros mismos y con los demás.

 

En este sentido, el llamado es a poner en práctica este buen hábito, apropiarnos de las bondades que éste nos otorga, que sea parte de la cotidianidad de nuestra vida. El ser reconocido como personas respetuosas, es el gran salto que nos ubicaría en la cúspide de la verdadera nobleza humana. Nunca es tarde para comenzar, haz el intento y da tu primer paso hacia el respeto.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

¿Por qué los hábitos son tan importantes en nuestras vidas?

[vc_row][vc_column][vc_column_text]Hemos escuchado infinidades de veces la importancia que tiene crear hábitos para llegar a tener una vida mucho más efectiva y exitosa. Sin embargo, quizá muchos no tengamos muy en cuenta a qué hace referencia el término. La palabra hábito posee varios significados, sin embargo, en ésta ocasión nos enfocaremos en el uso más popular que se le ha dado a dicho término: el hábito está asociado a la costumbre o rutina que realiza una persona.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/2″][vc_column_text]Ahora bien, seguro te preguntarás el por qué los hábitos son tan importantes para nuestras vidas, esto se debe a que tienen una gran repercusión en la cotidianidad, y así como existen unos hábitos positivos que pueden ser propulsores para que tengamos una vida exitosa, también existen negativos, los cuales traen como consecuencia resultados de su misma índole.[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/2″][vc_empty_space height=”40px”][vc_column_text]

Los hábitos tienen una gran repercusión en la cotidianidad

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]Es por ello que debemos ir en búsqueda de hábitos que nos beneficien y nos hagan tener una vida mucho más amena y agradable. Sin embargo, hasta ahora no se ha resuelto la gran interrogante, ¿por qué los hábitos son tan importantes en nuestras vidas?.

 

La respuesta a ésta interrogante es sumamente sencilla, tanto que se puede reducir a una sola palabra “automatización”. Esto quiere decir que después de repetir una actividad varias veces, nuestro cerebro la internaliza y comenzamos a practicarla sin pensar e incluso sin esforzarnos, es decir, de forma automática.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/2″][vc_empty_space height=”20px”][vc_column_text]

Los hábitos nos ayudan a automatizar actividades en nuestras vidas

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/2″][vc_column_text]Cuando una persona adquiere buenos hábitos, o mejora aquellos que ya estaban preestablecidos en su cotidianidad,  se acerca más a poseer una vida exitosa. Claro está, que además de preocuparse por adquirir o mejorar los hábitos, también debemos aprender a identificar y eliminar hábitos negativos para nuestra prosperidad.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]Para comenzar a crear hábitos sólo debes pensar en el tipo de costumbre a crear y definir la actividad que desees, puede ser hacer actividad física, leer un libro, levantarte a una hora específica, escribir o investigar sobre un tema de tu interés, etc. Evalúa tu rutina, haz una lista de las actividades que realizas y comienza a desechar de ella lo que no ayudará a conseguir tus propósitos, tus metas.

La perseverancia debe ser premiada

Debes tener en cuenta algo muy importante: la perseverancia debe ser premiada; establece un rango de tiempo de 30 días para realizar ésta nueva actividad siempre a la misma hora, una vez culminados los 30 días, recompénsate por hacer las cosas bien, muéstrate a ti mismo que tanto esfuerzo vale la pena. Esto puede ser, por ejemplo, con una actividad o una comida que resulte placentera para ti.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Esclavos de nuestros hábitos

[vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]Inquietud, angustia y temor. Estos son solo algunos de los principales síntomas causados por la ansiedad. Y bien, actualmente, ¿Quién no se siente atacado por este estado emocional llamado ansiedad? Vivimos a diario de un lado a otro, algunos presionados por su formación académica y otros por la vida laboral. Como seres humanos compartimos una misma preocupación: tener tiempo libre. Estamos siempre a la espera del mañana, del fin de semana o de las vacaciones para lograr un pequeño respiro. Poco a poco estos estados de estrés continuos que conforman nuestro día a día, nos conducen a estados de ansiedad que pueden ir desde sentir angustia hasta sentir que podemos morir en cualquier momento.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/2″][vc_column_text]La ansiedad, no es más que un estado emocional que nos hace perseguir el mañana, olvidando así nuestro más preciado momento: el presente. Además de los hábitos cotidianos, entre ellos el trabajo y los estudios, las redes sociales también constituyen un gran factor para incrementar este estado emocional. En la actualidad, la mayoría de los seres humanos compartimos adicciones en cuanto a teléfonos, computadores y televisión. Hemos convertido a las redes sociales en hábitos que constituyen nuestro tiempo libre. Pero, en realidad, si dedicamos todo nuestro tiempo libre a las redes sociales y aparatos electrónicos ¿Cuándo tenemos tiempo para nosotros?[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/2″][vc_empty_space height=”70px”][vc_column_text]

Como seres humanos compartimos una misma preocupación: tener tiempo libre

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]Somos esclavos de hábitos dañinos. Muchos nos preguntamos ¿Cuál es la solución? Pues, la solución se encuentra en cada uno de nosotros. A pesar de que los fármacos con una prescripción psiquiátrica pueden llegar a ser de mucha ayuda, lo mejor es mejorarlo paso a paso. Algunos de los pasos más importantes para mejorar esta condición son: tomar en cuenta que el presente forma parte de nuestra vida y que el futuro siempre se encontrará lejos, dedicar unos minutos del día para sí mismo, bien sea con ejercicios, lecturas o con pequeños viajes planeados.

La solución está en nuestras manos

Se estima que una de las herramientas más efectivas para controlar la ansiedad es el amor. Dedicarse a la pareja, e incluso, tener relaciones sexuales disminuye la ansiedad causada por nuestros hábitos. Y para aquellos que formamos partes de la comunidad solitaria no se preocupen, porque también la dedicación a la familia o un respiro con nuestros amigos puede ayudar a relajarnos.

 

La solución está en nuestras manos. Detenernos  un minuto y contemplar el presente con la dicha de estar vivos disfrutando un momento más junto a las personas que amamos, mejorará cualquier situación de ansiedad.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

El mal hábito de usar el celular afecta la comunicación

[vc_row][vc_column][vc_column_text]Hoy en día necesitar de un artefacto electrónico, es lo mismo que depender de él; tal es el caso del llamado “teléfono inteligente”, que se ha vuelto para las personas un accesorio indispensable y habitual tanto para la comunicación con sus semejantes, como para sus tareas y  actividades diarias.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/2″][vc_column_text]Si bien es cierto que el lularlular es una necesidad, hay mucho material por ahí disperso sobre sus beneficios y aportes, en esta la “Era de los Pulgares”, todo funciona a través de Internet y con sólo deslizar un pulgar podemos sumergirnos en un mundo virtual, en la que casi cualquier tarea se puede hacer desde un celular; pero  también sería importante hablar de los malos hábitos que ha generado en la vida de las personas que lo usan. El uso excesivo del celular ha creado malos hábitos en el ser humano; es paradójico, pero en términos de comunicación nos ha acercado a quienes están lejos y nos ha alejado de quienes están cerca.[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/2″][vc_empty_space height=”70px”][vc_column_text]

El uso excesivo del celular ha creado malos hábitos en el ser humano

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/2″][vc_empty_space height=”30px”][vc_raw_html]JTNDcCUyMHN0eWxlJTNEJTIydGV4dC1hbGlnbiUzQSUyMGNlbnRlciUzQiUyMiUzRSUzQ2lmcmFtZSUyMHN0eWxlJTNEJTIyd2lkdGglM0ExMjBweCUzQmhlaWdodCUzQTI0MHB4JTNCJTIyJTIwbWFyZ2lud2lkdGglM0QlMjIwJTIyJTIwbWFyZ2luaGVpZ2h0JTNEJTIyMCUyMiUyMHNjcm9sbGluZyUzRCUyMm5vJTIyJTIwZnJhbWVib3JkZXIlM0QlMjIwJTIyJTIwc3JjJTNEJTIyJTJGJTJGd3MtbmEuYW1hem9uLWFkc3lzdGVtLmNvbSUyRndpZGdldHMlMkZxJTNGU2VydmljZVZlcnNpb24lM0QyMDA3MDgyMiUyNk9uZUpTJTNEMSUyNk9wZXJhdGlvbiUzREdldEFkSHRtbCUyNk1hcmtldFBsYWNlJTNEVVMlMjZzb3VyY2UlM0RhYyUyNnJlZiUzRHRmX3RpbCUyNmFkX3R5cGUlM0Rwcm9kdWN0X2xpbmslMjZ0cmFja2luZ19pZCUzRG51ZXN0aGFiaXQtMjAlMjZtYXJrZXRwbGFjZSUzRGFtYXpvbiUyNnJlZ2lvbiUzRFVTJTI2cGxhY2VtZW50JTNEMDE0NzUwOTM2WCUyNmFzaW5zJTNEMDE0NzUwOTM2WCUyNmxpbmtJZCUzRFJJWkJKREZJT1FZVlVSVkElMjZzaG93X2JvcmRlciUzRHRydWUlMjZsaW5rX29wZW5zX2luX25ld193aW5kb3clM0R0cnVlJTIyJTNFJTBBJTNDJTJGaWZyYW1lJTNFJTNDJTJGcCUzRQ==[/vc_raw_html][/vc_column][vc_column width=”1/2″][vc_column_text]Es triste, pero hemos llegado al punto de enviarnos mensajes de texto aun estando en la misma casa, o lo que es peor dentro del mismo cuarto; ya las personas no te miran a la cara cuando te hablan, su mirada está fija en su teléfono celular mientras simula escucharte, simplemente emite sonidos o mejor dicho “mugidos” para responderte, lo que es lo mismo a no prestar atención; han convertido, como diría Ismael Cala en “El poder de escuchar”, en algo superficial y subjetivo. El Teléfono Celular y la comunicación ya no compaginan tanto como hace unas décadas atrás.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]El hombre ha hecho uso indiscriminado de la comunicación a través del celular y lo ha transformado en algo muy peligroso, tanto para él como para el resto del mundo; hoy un teléfono inteligente sería lo mismo que hablar de un computador portátil, las redes sociales las tenemos ahí, en la palma de la mano, solo con deslizar los dedos podemos decir lo que queramos, publicar lo que deseemos o simplemente ver lo que necesitamos; las personas se esconden detrás de su celular para simplemente criticar o insultar a los demás cuando no están de acuerdo con su opinión.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/2″][vc_column_text]

La sociedad nos ha impuesto que si algo es común y lo hace la mayoría, es aceptable

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/2″][vc_column_text]Es preocupante ver como niños y adolescentes hacen uso sin supervisión de su teléfono celular, sin saber lo peligroso que podría ser para ellos; sería necesario recordar el famoso caso de Amanda Todd, la adolescente canadiense víctima de ciberacoso que se suicidó en el año 2012.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Los adolescentes y los mismos adultos, envían fotos y videos desnudos, sin siquiera pensar en las consecuencias; publican en redes sociales fotos algo explicitas, sin pensar la cantidad de personas que podrían ver y aprovechar esa foto para uso personal. La mayoría de las personas utilizan el celular y las redes sociales, pero sin orientación alguna sobre cómo hacerlo, pero se debe tener más cuidado con la seguridad de la información que hacemos pública sobre los lugares que se frecuentan o inclusive presumir del dinero que se tiene, puesto que hoy la delincuencia usa esas mismas armas o “herramientas” para perpetrar secuestros. Incluso los “teléfonos inteligentes” pueden guardar y publicar la ubicación de donde nos encontramos, gracias a la incorporación de GPS, por lo que debemos tener cuidado con la configuración que coloquemos.

 

El problema no es el artefacto en sí, sino el mal hábito y mal uso que hace el hombre del celular. La sociedad nos ha impuesto que si algo es común y lo hace la mayoría, es aceptable. El Celular puede ser un Arma o una Herramienta, tú decides lo que quieres que sea.

 

Razón tenía Albert Einstein, al decir: “Temo el día en que la tecnología sobrepase nuestra humanidad. El mundo solo tendrá una generación de idiotas.”[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]