Categorías
Bienestar

Hábitos para subir tu autoestima

[vc_row][vc_column][vc_column_text]Algunos días son buenos, otros no tanto. Hay días en los que nos sentimos mal con nosotros mismos y no encontramos nada que nos haga sentir cómodos, principalmente porque nuestra mente no está coordinada con nuestro cuerpo y quisiéramos ser algo que no somos.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Ese concepto que tenemos de nosotros mismos se llama autoestima. Como su nombre lo dice, es la estima que sentimos por nosotros, algunas veces mucha y otras veces poca. Es ese conjunto de percepciones, opiniones y sentimientos que poseemos sobre todos nuestros rasgos físicos y mentales, es decir, nuestras actitudes, creencias, ideas y conocimientos.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/1″][vc_column_text]Actualmente, el mundo que nos rodea es muy exigente, y aunque tengamos una idea positiva de nosotros, la presión social puede hacer que esa percepción cambie tan rápido como canta un gallo. Las modas hacen que cambiemos constantemente nuestra forma de pensar y actuar, tratando de encajar en una sociedad a la que verdaderamente no le importa como luzcamos.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Por esa razón, debemos tomar las riendas de nuestra vida y querernos tal cual somos. Con esa actitud no habrá nadie que pueda lograr bajarnos la autoestima hasta volvernos seres indefensos que sucumben ante cualquier comentario negativo de otros.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Dicho esto, les dejo algunos hábitos que los ayudarán a subir su autoestima:[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/1″][prkwp_styled_title align=»Left» title_size=»Medium» use_italic=»No» samba_show_line=»Yes» prk_in=»¡Empodérate! Cree en ti mismo»][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Todos poseemos capacidades únicas que nos hacen valiosos para la sociedad. Cada uno de nosotros vino a este mundo a jugar un rol muy importante, y si no crees en ti no podrás aportar al mundo esas cosas tan valiosas que solo tú sabes hacer.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/1″][prkwp_styled_title align=»Left» title_size=»Medium» use_italic=»No» samba_show_line=»Yes» prk_in=»No te compares con nadie»][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Está bien que tomemos a otras personas como modelos a seguir porque nos inspiran, pero eso no quiere decir que debes compararte con ellas. Así nunca lograrás tus metas porque simplemente querrás ser alguien que no eres, ni serás. Esas mismas personas con las que te comparas no son un dechado de virtudes, también tienen defectos como tú, así que solo sigue su ejemplo pero jamás te compares con ellas o sentirás una frustración constante.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/1″][prkwp_styled_title align=»Left» title_size=»Medium» use_italic=»No» samba_show_line=»Yes» prk_in=»Cuida tu mente y tu cuerpo»][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Haz deporte y come sano, pero date tus gustos de vez en cuando. Cuando hacemos ejercicio el cuerpo se llena de energía positiva y nos sentimos bien con nosotros mismos. Además, te ayudará a mejorar tu aspecto físico, lo que de seguro aumentará tu autoestima. Pero no olvides tu mente. Lee, ve al cine, ejercita tu mente también y verás como con este hábito ampliarás tu mente y comenzarás a comprender muchas cosas que antes no entendías.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/1″][prkwp_styled_title align=»Left» title_size=»Medium» use_italic=»No» samba_show_line=»Yes» prk_in=»Haz afirmaciones positivas todos los días»][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Repítete a ti mismo una frase amable sobre tu físico o tus buenos sentimientos. También rememora cada vez que puedas todos los logros que has alcanzado a lo largo de tu vida. Con esto siempre tendrás en mente que eres una persona capaz de conseguir lo que te propongas; eso sí, que el cumplimiento de tus metas no signifique una desventaja para quienes te rodean, recuerda que una buena relación con tu entorno también forma parte de tu salud física y mental.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Categorías
Bienestar

El hábito de caminar para pensar

[vc_row][vc_column][vc_column_text]En la medida que vamos creciendo y la distancia que nos separa de la niñez se hace más larga, las responsabilidades van aumentando de una manera que a veces resulta difícil de manejar.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Hay quienes tienen complejo de superhéroe y tienen la confianza suficiente para aceptar resolver todas las tareas o problemáticas que se le presentan en el camino, sobrecargándose de quehaceres, sean estas de su competencia o no. Y ya sabes que quien mucho abarca, poco aprieta. Lo cierto es que el modelo de adultez que a muchos les es impuesto por esta sociedad y que se acepta, a veces irreflexivamente, a veces porque las circunstancias no nos dejan alternativa, puede llegar a ser sumamente desgastante.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/2″][vc_column_text]

Nuestro modelo de sociedad nos hace atender y dedicarle más tiempo a los asuntos de otros, a cambio de unas cuantas monedas, que a nosotros mismos. Esto, al menos hasta llegar al cénit de la edad adulta, entre los 40 y 50 años. Parece que entre más nos acercamos a la vejez, vamos regresando a ser niños otra vez.[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=»1/2″][prkwp_spacer size=»20″][vc_column_text]

Regálese tiempo para respirar y observarse

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Pero si usted se encuentra en edad laboral activa, le pregunto, ¿Cuándo fue la última vez que usted conversó con usted mismo? ¿Cuándo fue la última vez que dejó de pensar en su trabajo y se dedicó a interiorizar? Preguntarse por su bienestar, por el rumbo que está tomando su vida y si usted se siente feliz con lo que está sucediendo. Y no le hablo de “salir a distraerse” y cosas por el estilo. No, aquí no hay nada de qué desviar la mirada, se trata de pensarse a usted mismo.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Nos parece imprescindible para la salud y el bienestar de su espíritu y su mente que usted se regale tiempo para respirar y observarse. Tiempo de soledad que se dedique a usted mismo. Yo tengo el hábito de salir a caminar para pensar. No necesariamente con un rumbo, simplemente dar unas vueltas por la ciudad a pie, por cualquier lugar. Esto ayuda a romper la monotonía del día a día y a regalarse un momento para la reflexión, para cuidarse mientras vaga por su mente como un psiconauta.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/1″][vc_column_text]

Caminar es una perfecta opción para atenderse, debido a que prácticamente solo tiene que prestar atención al movimiento de sus piernas y dedicarse el resto del tiempo a usted mismo, con muy pocas distracciones externas. Y si realmente solo quiere descansar la mente, las calles siempre ofrecen eventos interesantes para ser observados; desde las distintas personas ocupadas en sus asuntos, como el danzar de los árboles con el viento y los pájaros que se posan en sus ramas.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]De cualquier manera, siempre habrá algo inesperado que observar y que podrá servir como un reflejo para observarse a usted mismo. ¿Cómo se siente usted al observar la vida? ¿A qué le está dando verdaderamente valor?[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Y si es imperativo que se dirija hacia algún lugar en específico no muy lejano, aproveche y cultive el hábito de la caminata. Le será bueno a su salud estirar sus piernas, poner a trabajar esos músculos y que el corazón bombee más sangre que lleve más oxígeno a todo su cuerpo. Al menos más que cuando está sentado en su carro atorado en el tráfico. Sin duda, caminar es un hábito para el bienestar.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Categorías
Cotidianidades

El hábito de cantar en la ducha

[vc_row][vc_column width=»1/1″][bquote type=»plain» author=»Andrea Bocelli» prk_in=»“Es la musa que te invita…
Vivo por ella porque va dándome siempre la salida…
…porque la música es así
fiel y sincera de por vida”…»][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Andrea Bocelli, un tenor-cantante italiano, famoso, admirado por sus grandes canciones pero especialmente por su magnífica voz; no obstante, en su canción “Vivo por ella” nos expresa lo que significa la música para él “…porque la música es así, fiel y sincera de por vida”, pero no hay que ser un excelente cantante para apreciarla, para deleitarse con la misma.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/1″][vc_column_text]No es muy común saber de alguien que tenga “melofobia”, miedo o aversión hacia la música, o de alguna nación o cultura que prohíba la música, por lo contrario, hay una tribu en África que cuando una mujer decide concebir a un hijo piensa en una canción, se la enseña a su pareja, acto seguido éstos hacen el amor con la intención de crear al niño y durante el proceso cantan la canción para invitarlo a venir.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Una vez que nace el bebé, esa canción lo acompañará por el resto de su vida, no solamente se la van a cantar en su nacimiento, matrimonio o en momentos de felicidad sino también cuando tenga conductas inapropiadas como robar o portarse mal; al final, el objetivo de que le acompañe una canción es crearle una identificación que va a recordar durante toda la vida cuando esté sonando o no en su propia frecuencia.

 

En este orden de ideas, nos preguntamos: ¿Quién no ha cantado alguna vez en su vida?, y es que la música no fue creada solamente para cautivar al oído, sino que también es la que nos ayuda a expresar nuestras emociones y sentimientos, liberar al alma, la mente y el corazón, y es por ello que el cantautor tiene razón al decir: “Es la musa que te invita…”; la música nos incita a cantarla, en otras palabras, mientras que Bocelli “vive por la música”, para los que no cantamos pero si la oímos “vivimos con la música”, es decir, la hacemos un hábito.

La música nos ayuda a manifestarnos y drenar energía

Sin embargo, a pesar de que no poseamos una voz melodiosa, nos convertimos en “cantantes de ducha”, porque alguna vez en nuestras vidas hemos cantando ya sea por diferentes motivos o circunstancias, algunas veces ni siquiera nos damos cuenta que lo hacemos, porque lo volvemos tan cotidiano que es innato, como el aire que respiramos; cantamos al bañarnos, para arrullar a un bebé, el himno nacional, dentro de un carro, en un concierto, en la iglesia, la música de los comerciales o publicidad, el de las tradiciones a la cultura y por supuesto al bailar. También cantamos por tristeza, despecho, felicidad o rabia; nuestra intención no es cautivar a alguien con la voz, sino simplemente manifestarnos y drenar energía.

 

En resumidas cuentas, el cantar, es un hábito muy bonito y significativo, saludable; y el que no se considera un “cantante de ducha”, debería serlo, porque es allí donde se erradican las penas, la nostalgia, y la depresión. Y como dice la letra de la canción “Gracias por la música” del famoso grupo sueco de música pop, ABBA, debemos “dar las gracias a las canciones que transmiten emociones, por lo que hacen sentir, admitir que con la música vale vivir”.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Categorías
Diversión

Correr: un hábito satisfactorio y beneficioso

[vc_row][vc_column][vc_column_text]

Corres, corres hasta que sientas que tus pulmones se inflan, tus piernas te ardan y que tu respiración se vuelva forzada. Corres porque sabes que hay alguien esperándote en la meta y eso te motiva a seguir aun cuando el cansancio parece que vaya a quebrar tu voluntad.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/1″][vc_column_text]

Eso es lo que siente cualquier persona cuando corre su primera carrera de 10 kilómetros -10k acepción popular- no importa que tan bien hayas hecho el entrenamiento para la carrera, o que tus zapatos sean los últimos que sacó el mercado. Experimentarás cada uno de estos síntomas al llegar al kilómetro cinco o seis. Se mueve dentro de ti, las ganas de seguir aunque duela.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]

Hiciste todo lo que tenías que hacer, cuidaste tu alimentación y comiste sano durante meses. Compraste la ropa adecuada y los zapatos de deporte que se ajustan mejor a tus pies. Te iniciaste en el mundo de un corredor, dando tus primeros pasos de bebé, adquiriendo de a poco el hábito extraordinario de que correr; que más que físico, es algo mental y espiritual.

 

Ves a las personas de apoyo de la carrera con botellas de agua para dártelas mientras corres, a la gente gritando palabras de aliento, escuchando cuanto falta para terminar. Sigues corriendo con la certeza que terminaras, estás seguro de ello. Ves la meta de lejos y se activa un impulso dentro de ti, esa fuerza que estabas guardando para el final. Sabes que lo has logrado, y de repente sientes el ambiente que te rodea: es felicidad en estado puro.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/2″][vc_column_text]

Para correr solo necesitas buena voluntad y ganas de lograr cambios en tu vida

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=»1/2″][vc_column_text]

Es un hábito que se convierte en una adicción deportiva muy satisfactoria y beneficiosa para la persona que lo practique. El único requisito indispensable para correr es la buena voluntad y ganas de lograr cambios en tu vida.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]

Correr es un modo de escape, drenas todas las malas vibras y te concentras solo en cada paso que das, en tu respiración y los latidos de tu corazón bombeando sangre a mil por hora. Es una de las sensaciones mas dichosas que existe. Cabe acotar que correr es uno de los mejores ejercicios cardiovasculares que hay, quemas una cantidad considerable de calorías con solo correr 30 minutos al día.

 

Además de estar en forma, unos de los tantos beneficios que conlleva el correr son: duermes mejor por las noches, se estimula y acelera el sistema digestivo, fortalece nuestros pulmones y el sistema inmunológico. Correr o hacer cualquier tipo de deporte te da conciencia deportiva y un hábito para el resto de tu vida.

 

Si correr es lo tuyo, podrás no solo saber que realizas un ejercicio sano para tu cuerpo y mente, sino que iras sumando kilómetros y experiencias únicas en la vida. Se un corredor de primera, siempre busca ser mejor que el día anterior, motívate a comer kilómetros sin parar.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]