Los hábitos de un buen periodista

[vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]

Para los periodistas, la verdad se convierte en ese objetivo que buscamos develar para que la sociedad a la que nos debemos conozca todo lo que ocurre a su alrededor y las personas puedan formar su propia opinión sobre cierto asunto de interés público. Por tal motivo, el periodismo es un oficio no sólo muy importante para la sociedad, sino también muy exigente, que no merece ser practicado por quienes no están dispuestos a respetar la ética profesional.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]

El periodista es un contralor social. Sobre sus hombros recae la responsabilidad de sacar a la luz pública todas aquellas informaciones que tengan significación para la opinión pública, sin embargo, esta condición de contralor no significa que quien ejerza el periodismo tiene la potestad de asumir una posición ante los hechos que está relatando; hábito que algunos ponen en práctica sin tomar en cuenta que la subjetividad que nos caracteriza como seres humanos debe quedar de lado al momento de construir ese producto periodístico con el que se dará a conocer una situación de importancia para el público.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/2″][vc_column_text]

En esa búsqueda de la verdad, el buen periodista pone en práctica una serie de hábitos que, bien utilizados, lo llevarán a lograr el objetivo de una forma ética y responsable en la que su nombre seguramente quedará muy bien parado.

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/2″][bquote author=”Ryszard Kapuscinski” prk_in=”Para ser periodista hay que ser buena persona ante todo” type=”plain”][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]

Entre esos buenos hábitos se encuentra la corroboración de la información a través de múltiples fuentes. Si al periodista le llega una información reveladora que puede significar el éxito de su reportaje, aunque ésta le sea dada con la condición de confidencialidad, es deber del periodista corroborar dicha información a través de otros medios como cifras, otros testimonios, entes públicos, etc. Lo importante es no dejarse llevar por la emoción de la primicia y confirmar que esa información que se dará es cierta, ya que si no lo es se podrían generar consecuencias negativas para todas las personas afectadas por esa afirmación.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]

Otro hábito que todo buen periodista debe poner en práctica es la tolerancia. Si bien es cierto que todos tenemos opiniones e ideales diferentes, el periodista como servidor público tiene que procurar que todas las partes involucradas en un hecho puedan expresarse. Si no se está de acuerdo con las políticas implantadas por algún gobierno, esto no significa que al momento de dar una información referente a éste, el periodista solo busque la versión de quienes, como él, no apoyan a ese gobierno. Actitudes como éstas solo generan desconfianza y división entre los miembros de la sociedad.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]

Ryszard Kapuscinski, famoso periodista quien a lo largo de su carrera cubrió conflictos armados en diferentes partes del mundo, decía que “para ser periodista hay que ser buena persona ante todo”. Ambas son aptitudes con las que no se nacen y las cuales son difíciles de adquirir, sin embargo, como todo hábito, solo hace falta querer hacer algo bueno por nuestros pueblos para que comencemos a ser personas de bien que hacen su trabajo correctamente sin dejarse llevar por las mieles del reconocimiento público. Eso es lo que hace a un buen periodista.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

La comunicación: un hábito poderoso en el amor

[vc_row][vc_column][vc_column_text]

Existen infinidad de poetas y filósofos que han constituido su propia definición de amor por lo abstracto y complejo del tema, resulta difícil precisar una definición que englobe cada una de las diferentes concepciones que se le ha dado al término con el paso del tiempo.

 

Por ejemplo para Empedócles, el primer filósofo en utilizar el término “amor”, este significaba la unión de los elementos del universo, siendo visualizados como motores fundamentales y destacados del mundo, en otras palabras, Empedócles contemplaba  al amor como el hilo conductor capaz de guiar a las personas. Su visión era contraria a la que expresó Platón posteriormente, ya que para éste filósofo el amor tuvo un alcance más central y complicado, describiéndolo como una locura, un poderoso Dios. Además lo clasificó en tres clases de amor: el del cuerpo, el del alma y una mezcla entre ambos.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]Por otra parte, Sigmund Freud sostiene que cuando nos enamoramos es el “Ello” el que dice que esa persona que nos gusta nos produce un placer totalmente singular, siendo esto un impulso casi animal. A partir de allí, el “Yo” comienza a trabajar para conseguir atraer a esa persona que nos gusta, mientras que el “Superello” debe dar su visto bueno. Para ejemplificar lo expuesto anteriormente se puede suponer que si llegásemos, por algún motivo inmoral, amar a esa persona que nos gusta (nuestro primo o una mujer casada) el superello se opondría a esa relación.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]

En la cotidianidad, el amor está asociado de manera directa con el amor romántico. No obstante, éste también puede ser aplicado en otro tipo de relaciones interpersonales como el amor familiar, el amor a Dios o incluso el amor platónico. Sin embargo, en esta oportunidad la idea es profundizar solo en el amor de pareja y en los hábitos que pueden de una u otra manera enriquecer o afectar dicha relación.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/3″][vc_column_text]

El amor está asociado de manera directa con el amor romántico

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”2/3″][vc_column_text]

Cuando una relación de pareja comienza, ambas personas entran en un estado de éxtasis y embeleso, tanto así que los defectos que posee el otro son observados como secundarios y llevaderos, incluso en muchos casos pueden resultar hasta atractivos. A pesar de ello, una vez superada la fase de enamoramiento se comienza a consolidar la verdadera relación de pareja, en esta fase la pareja comienza a crear ciertos hábitos, algunos positivos y otros altamente negativos.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]

En ese mismo orden de ideas, el doctor Maxwell Maltz afirma que un hábito se crea en un tiempo mínimo de 21 días, afirmando además que uno de los hábitos más comunes e irremediables en una relación de pareja, es la falta de comunicación entre las partes. Hombres y mujeres tienen un modo de comunicarse distinto, mientras que para las mujeres una relación funciona si ambas partes hablan de lo que les pasa, para los hombres el tener tanto diálogo puede llegar a colmar su paciencia. Sin embargo, el problema reside en suponer que nos estamos expresando con claridad y las personas, independientemente de su género, tienden a ofuscarse cuando su pareja responde de una manera distinta a la que se espera.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”2/3″][vc_column_text]Otro de los factores que contribuye a la mala comunicación es la “suposición”, en ocasiones nos resulta difícil hablar de ciertos temas porque nos provocan malestar, enojo, tristeza, etc. En estos casos tendemos a insinuar o hablar en clave esperando que nuestra pareja interprete nuestras palabras con el significado que nosotros queremos, olvidándonos por completo que  no posee el poder de telequinesis.

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/3″][prkwp_spacer size=”10″][vc_column_text]

Tendemos a insinuar o hablar en clave

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]

En fin, la idea es saber cómo y cuándo expresar su punto de vista. Tratar de llegar a acuerdos, estableciendo criterios mutuos que permitan la comunicación eficaz entre los implicados. Recuerde que así mismo como a usted le gusta ser comprendido, al otro también.

 

El hábito de la comunicación entre parejas, es una herramienta poderosa capaz de crear un clima de confianza y armonía. Aprópiese de ésta para lograr el éxito en su relación.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

6 hábitos que te ayudaran a vivir feliz

[vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]En la vida siempre estarás expuesto a una serie de situaciones que te harán cuestionarte ¿realmente puedo vivir feliz?.  Sin duda el concepto de felicidad está presente en la mente de las personas, pero en algunas de manera errónea. Es así que ésta puede ser condicionada muchas veces a una serie de requisitos superficiales que están muy lejos de lo que podría considerarse la verdadera felicidad. Pero, no te preocupes, si sientes que has perdido la brújula, aquí te dejamos seis consejos para hacer más agradable este estado que está en ti y ahora mismo.

 

Escoge ser feliz antes de pensar en cómo llegar a serlo

Ser feliz es una elección no una condición o meta, puedes escoger este momento como uno de los más felices de tu vida, si así tu mente lo desea. La vida es tan corta como para perder el tiempo buscando un modelo de felicidad que vaya contigo para recién aplicarlo, toma las riendas tu vida y elige sentirte bien.

 

Cambia el chip: el éxito no es la felicidad

Las presiones culturales convierten al éxito ya sea académico, económico laboral en lo más importante y en vez de ayudarnos, puede frustrarnos ya que los resultados no podrían ser los esperados. El dinero, los lujos y las banalidades no hacen  la felicidad; es en realidad  como en el camino vas acumulando agradables experiencias.

 

Mantente al lado de personas positivas y felices

Todos conocemos a alguien que siempre tiene una sonrisa en el rostro, con buenas vibras y con un mensaje optimista, y si no, pues es momento de que te rodees de gente así, pues la energía que llevan consigo se transmite. La gente positiva, alegre y entusiasta nos contagian de lo suyo y nos motivan.

 

Vive el ahora

Por más sencillo que parezca, el enfocarse en el hoy, en el momento presente, es muy importante. Muchos lo dejamos pasar porque nos proyectamos hacia el futuro o nos sumergimos en el pasado doloroso que nos quita la felicidad. Es importante tomar consciencia  de que el momento para ser feliz es ahora mismo, que no existe otro más y qué puedes explotarlo al máximo en actividades que te llenen de júbilo y esperanza.

 

Realiza una actividad física

Si has oído “mente sana cuerpo sano”, pues no es solo una simple frase, puesto que  ambas son un complemento vital para llevar un equilibrio. El ejercicio relaja la mente y es bien sabido que una mente sana, piensa siempre positivo y valora cada detalle que da la vida convirtiendo cada oportunidad de actividad en algo orientado a la felicidad. Al mismo tiempo fomenta el bueno humor y mejora la concentración para resolver problemas de manera positiva.

 

Ayuda a los demás

Una de las cosas más hermosas de la vida y que proporciona satisfacción y felicidad, es ayudar a ser felices a los demás,  Hay detalles que para muchos pueden parecer insignificantes incluso para ti, pero siempre habrá personas que sabrán valorar un apoyo y agradecerá todo buen gesto que parta de ti. La alegría de ver otro rostro feliz gracias a ti no tiene precio y sí reconforta muchísimo.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]