Ser feliz es cuestión de actitud

La mayoría de las personas nos pasamos la vida buscando la felicidad, pero pocas veces creemos alcanzarla. Es que, el ser humano por definición nunca se sentirá satisfecho. Para algunos, la felicidad es como un control remoto: la perdemos a cada rato, nos volvemos locos buscándola y muchas veces sin saberlo, estamos sentados encima de ella… ¿Entonces, qué es felicidad? La Real Academia Española define felicidad como la suerte de ser feliz, la satisfacción, el gusto… como el estado de ánimo que complace la posesión de un bien. Aun así, para mí, felicidad es cuestión de actitud.

Afortunadamente, existen algunos pequeños hábitos que te ayudarán a sentirte más feliz, motivado y exitoso a lo largo de tu vida:

Practica alguna actividad física: Cuando realizamos ejercicio liberamos endorfinas, las cuales nos ayudan a liberar el estrés y ser más optimistas. Sin duda, los deportes son una excelente clave para tener una buena calidad de vida.

Desayuna: Algunas personas se saltan el desayuno por falta de tiempo o para evitar engordar. Lo cierto es que realizar la primera comida del día te da las energías necesarias para empezar la mañana con buen pie, pues te ayuda a pensar y desempeñar exitosamente tus actividades.

Agradece a la vida todo lo que tienes: Cada uno de nosotros es afortunado en un montón de cosas que muchas veces no apreciamos. Puedes escribir en un papel 10 cosas que tienes en tu vida que te dan felicidad, y releer la lista cuando sientes que nada está bien. ¡Enfócate en las cosas buenas!

Sé asertivo: Pide lo que quieras y di lo que piensas. Ser asertivo ayuda a mejorar tu autoestima y comprensión del mundo.

Gasta tu dinero en experiencias: Aunque a veces creamos que comprar un montón de cosas nos hace sentir mejor, el efecto es a corto plazo. Si inviertes tu dinero en viajes, cursos y clases tendrás nuevas experiencias que te mantendrán feliz por mucho más tiempo.

Pega recuerdos bonitos, frases y fotos por todos lados: Llena tu nevera, tu escritorio, tu cuarto, TU VIDA de recuerdos bonitos y mantenlos siempre presentes.

Usa zapatos que te queden cómodos: Si te molesta el calzado y te duelen los pies, tu mal humor irá aumentando progresivamente a lo largo del día. Usa zapatos cómodos y evita el mal rato.

Escucha música: Está comprobado que escuchar música despierta deseos de cantar y bailar, y estos deseos te van a alegrar la vida.

Arréglate y siéntete atractivo: ¡Ponte guapo/a! El sentirte bien contigo mismo y la percepción que tienen los demás de ti te hará sentirte más feliz.

¿El sólo tener un día más para vivirlo no es suficiente felicidad?, ¿por qué no empiezas a ser feliz ahora? La verdad, es que la mayoría de las situaciones que nos rodean nos darán felicidad si nos proponemos a aceptarlas y disfrutarlas cuando llegan. La felicidad está en nuestra mente más que en nuestro corazón. Hay que vivir la vida tal como viene porque siempre habrá algo que la haga mejor y auténtica. Recuerda que después de la tormenta siempre llega la calma.

Si la Real Academia Española define la felicidad como un sentimiento, para nosotros felicidad es el hábito de enfrentar la vida con actitud positiva y una buena sonrisa.

Hábitos para subir tu autoestima

Algunos días son buenos, otros no tanto. Hay días en los que nos sentimos mal con nosotros mismos y no encontramos nada que nos haga sentir cómodos, principalmente porque nuestra mente no está coordinada con nuestro cuerpo y quisiéramos ser algo que no somos.

Ese concepto que tenemos de nosotros mismos se llama autoestima. Como su nombre lo dice, es la estima que sentimos por nosotros, algunas veces mucha y otras veces poca. Es ese conjunto de percepciones, opiniones y sentimientos que poseemos sobre todos nuestros rasgos físicos y mentales, es decir, nuestras actitudes, creencias, ideas y conocimientos.

Actualmente, el mundo que nos rodea es muy exigente, y aunque tengamos una idea positiva de nosotros, la presión social puede hacer que esa percepción cambie tan rápido como canta un gallo. Las modas hacen que cambiemos constantemente nuestra forma de pensar y actuar, tratando de encajar en una sociedad a la que verdaderamente no le importa como luzcamos.

Por esa razón, debemos tomar las riendas de nuestra vida y querernos tal cual somos. Con esa actitud no habrá nadie que pueda lograr bajarnos la autoestima hasta volvernos seres indefensos que sucumben ante cualquier comentario negativo de otros.

Dicho esto, les dejo algunos hábitos que los ayudarán a subir su autoestima:

¡Empodérate! Cree en ti mismo

Todos poseemos capacidades únicas que nos hacen valiosos para la sociedad. Cada uno de nosotros vino a este mundo a jugar un rol muy importante, y si no crees en ti no podrás aportar al mundo esas cosas tan valiosas que solo tú sabes hacer.

No te compares con nadie

Está bien que tomemos a otras personas como modelos a seguir porque nos inspiran, pero eso no quiere decir que debes compararte con ellas. Así nunca lograrás tus metas porque simplemente querrás ser alguien que no eres, ni serás. Esas mismas personas con las que te comparas no son un dechado de virtudes, también tienen defectos como tú, así que solo sigue su ejemplo pero jamás te compares con ellas o sentirás una frustración constante.

Cuida tu mente y tu cuerpo

Haz deporte y come sano, pero date tus gustos de vez en cuando. Cuando hacemos ejercicio el cuerpo se llena de energía positiva y nos sentimos bien con nosotros mismos. Además, te ayudará a mejorar tu aspecto físico, lo que de seguro aumentará tu autoestima. Pero no olvides tu mente. Lee, ve al cine, ejercita tu mente también y verás como con este hábito ampliarás tu mente y comenzarás a comprender muchas cosas que antes no entendías.

Haz afirmaciones positivas todos los días

Repítete a ti mismo una frase amable sobre tu físico o tus buenos sentimientos. También rememora cada vez que puedas todos los logros que has alcanzado a lo largo de tu vida. Con esto siempre tendrás en mente que eres una persona capaz de conseguir lo que te propongas; eso sí, que el cumplimiento de tus metas no signifique una desventaja para quienes te rodean, recuerda que una buena relación con tu entorno también forma parte de tu salud física y mental.

El hábito de ser positivo

Después de la tormenta viene la calma, la paz interior. Cuando se consiguen los modos de saber sonreírle a la vida a pesar de los problemas, encuentras tu equilibrio.

 

El ser positivo es sacarle el mejor provecho a un problema o obstáculo con lo que se tiene, utilizar las herramientas que tienes a la mano y lograr resultados muy gratificantes.

Es un hábito que se tiene que trabajar todos los días, desde que te levantas por la mañana hasta antes de irte a dormir; no importa que tan mal haya ido tu semana, siempre hay un nuevo día esperándote con muchísimas oportunidades y sorpresas, aunque a veces no nos demos cuenta.

Rodéate de personas que buscan superarse

El enfrentar el presente con buenas vibras no solo te hace bien a ti, sino a las personas que te rodean; te conviertes en una motivación para los demás. Como me dijeron por ahí hace poco, paso a paso se llega lejos, siempre hay que buscar ser el mejor sin mortificarte por lo que no tienes o todavía no puedas lograr. Sin prisa pero sin pausa.

Las caídas son un aprendizaje no una derrota, y a veces es necesario caer para tomar impulso y levantarse con mas ganas y fuerzas. Si el plan no funciona hay que cambiar el plan pero no la meta. El estancamiento se puede volver nuestro enemigo en malas épocas. Nunca hay que conformarse, siempre se tiene que buscar ser el mejor en cualquier ámbito: personal, laboral, educativo, deportivo, etc.

Un ser positivo no hunde a las demás personas para lograr su objetivo, al contrario, establece vínculos de trabajo en equipo para así beneficiar tanto a el mismo como a las personas que trabaja. Es una persona pro-activa que siempre quiere echar para adelante sin importar nada, si unas puertas se cierran, él buscará otras para poder abrirse paso.

 

Para ser una persona positiva tienes que cambiar ese interruptor de la cabeza, porque todo es mental. Si puedes pensarlo puedes hacerlo; es una convicción que debes creerte, que debes abrazar y trabajar duro para lograrlo. La organización es fundamental, una vez establecida la meta debes pasar a ponerla en práctica. Nunca permitas que una persona te diga que no puedes lograr algo o que te llene de palabras de desaliento. Rodéate de personas que buscan superarse, de personas que quieren llegar a sus límites, de personas que con solo estar a su lado, el ambiente cambia de un tono gris a uno totalmente positivo.

El hábito esencial de la perseverancia

La palabra perseverancia puede parecer un tanto rotunda, pero no resguarda más que aspectos positivos que debemos integrar en nuestro día a día. Por ello, es fundamental inmiscuirla en nuestra vida como un hábito para lograr todo aquello que deseamos y merece nuestro esfuerzo.

Es cuestión de esfuerzo, constancia e insistencia

El  concepto de perseverancia debe ir ligado a nuestra visión a futuro, nuestras metas y ambiciones.  Porque debemos aclarar que no es suficiente concebir una idea si no la llevaremos a cabo, y allí es donde entra este excelente hábito que todos debemos seguir fielmente para alcanzar lo que nos propongamos.

Es cuestión de esfuerzo, constancia e insistencia. Muchas veces no será fácil o rápido el conseguir lo que queremos, pero precisamente es por eso que debemos trabajar constantemente en pos de nuestro futuro y seguramente veremos nuestro progreso a la fecha. Es por ello que este importante hábito nos ayudará a superar todas las dificultades que se nos puedan presentar y más que solo ahínco, también necesitaremos en la conformación de este hábito, el aprender de nuestros errores para no cometerlos nuevamente.

 

Así como es igual de importante el nutrirnos de todo aquello que no sabíamos y aceptar consejos y sugerencias de terceros, también lo es el tener siempre un criterio propio con respecto a la meta a la que se desea llegar y cuáles son los métodos que uno puede considerar más factibles para llegar a dicha meta.

 

Para que nuestra ambición crezca y este hábito se conserve y fortalezca, podemos siempre abogar en nuestra memoria por los logros ajenos como punto de referencia. Desde algún familiar que ha logrado perder peso, hasta algún amigo que se ha graduado y hoy día tiene el trabajo de sus sueños.

Nada nos impide pensar en grande. Si Neil Armstrong llegó a ser el primer hombre en pisar la luna, tú puedes realizar aquel viaje que tanto has anhelado, por ejemplo. Lo importante que debes recordar es que esto no debe quedarse solo en palabras e ilusiones, ni en unas simples ganas de. Porque Armstrong tuvo que pasar por muy arduas pruebas realizadas por la NASA, y como podrás imaginarlo su perseverancia lo llevo a este logro mundial.

Como bien dijo el escritor francés:

Todo lo que una persona puede imaginar, otras podrán hacerlo realidad.
Julio Verne

No permitamos que el punto decisivo de esto sea a causa del poco compromiso con nosotros mismos o la falta de perseverancia. Debemos salir de nuestra zona de confort y arriesgarnos en la toma de decisiones, dado a que esto es primordial para el crecimiento personal.

 

Practicar esto como un hábito consiste en abarcar desde situaciones comunes o rutinarias, simples por asídecirlo, hasta aquellas situaciones de mayor importancia o complicación. Lo realmente importante es no dejar pasar excelentes oportunidades por no tener la ambición, destreza o energía suficiente, por eso te recomendamos que tomes este concepto entre tus brazos y lo conviertas en un hábito para toda a vida, para una mejor y satisfactoria vida.

Tener una buena autoestima debe ser un hábito

Cada ser humano durante su formación y crecimiento va construyendo su propio y único camino en la vida, esto implica que cada uno de nosotros poseemos un conjunto de características que nos distinguen a unos de los otros. Cuando crecemos vamos atravesando etapas versátiles y nos podemos dar cuenta que nuestra mente y corazón comienzan a tener una leve rivalidad, la cual hace que valoremos personalmente parte de nuestros rasgos espirituales, corporales e incluso intelectuales. Al hablar de nuestra valoración estamos hablando de autoestima.

 

En ocasiones solemos quedarnos estancados en ciertas circunstancias y experiencias vividas que tomaron cabida en nuestras vidas de forma negativa, para poder avanzar debemos dejar nuestro pasado en paz.

 

Mi consejo para avanzar y mejorar nuestra autoestima es tener los siguientes hábitos:

Distráete: sal, disfruta y observa tú alrededor, llénate de aire fresco.

Motívate: se positiva/o, crea cada día futuros éxitos y siempre proponte más.

Perdona: despídete de esos recuerdos y esos posibles errores, no te culpes, porque todo sucede con un propósito. Esto muchas veces toma su tiempo por ello si debes gritar y llorar, ¡hazlo y desahógate!

Mente positiva: este creo que es uno de los puntos más importantes, Atraes lo que piensas por ende piensa en grande y con mente positiva.

Otra cosa que nos impide avanzar es nuestro entorno, muchas veces hay amistades que son tóxicas y en vez de enriquecernos en muchos aspectos lo que hacen es contaminarnos y eso va de la mano con bajar nuestra autoestima. Aquí los mejores hábitos que debes optar por tener:

 

Confía: tu opinión es la que cuenta, pero esto no significa que siempre vas a tener la razón, aquí te pido que aprendas a discernir lo que te quiero decir. Todo lo que te propongas si tú lo deseas lo vas a lograr, a esto me refiero, sin importar lo que los demás digan.

Aléjate de la gente tóxica: aunque estas personas sean las que siempre se encuentren a tu alrededor, no son amistades productivas, ni siquiera se pueden llamar amistades, porque si lo que hacen es contaminarte no desean tu bienestar.

Quiérete: anímate, haz tiempo para ti, un cariño ya sea físico: ejercitando; intelectual: leyendo; o espiritual: conectándote con Dios. Enriquece tus ánimos.

Agradece: por tu vida y lo que te acontece, porque todo deja una experiencia.

 

¿Por qué es importante tener el hábito de quererse a uno mismo o de tener una buena autoestima?

La buena autoestima te llevará a una superación personal

Primero que nada la naturaleza del ser humano es recíproca, al nosotros estar en negación propia automáticamente entramos en negación a todo tipo de afecto que provenga del exterior. Al comenzar a aceptarte tal cual eres y enriquecerte personalmente vas a notar que todo se transforma a favor de tu bienestar. Si deseas un cambio debes dar la iniciativa, la efectividad de esto proviene de nuestro interior.

 

La buena autoestima te llevará a una superación personal, solo ten la disposición y tendrás infinitas posibilidades para vivir la vida que desees. Las únicas limitaciones que tienes son las que tú mismo te impones. El amor, la felicidad y la abundancia pueden ser parte de tu vida, si así lo decides.

 

¡Cambia el camino de tu vida, tú tienes el volante!

8 hábitos para mejorar nuestra primera experiencia laboral

Nuestra primera experiencia laboral es un paso más hacia la madurez e independencia. Este reto nos permite disfrutar de mayor libertad económica, colaborar en el hogar, pagar nuestro aprendizaje e incluso el de ahorrar para un gasto futuro. La oportunidad de ser parte de la fuerza laboral de un país nos da cierto sentido de responsabilidad y ayuda a nuestro crecimiento personal y económico.

 

Por eso destacamos ocho hábitos para mejorar nuestro paso por una empresa, mostrando  aspectos debemos tener presentes en la vida profesional, porque si bien  los cargos y exigencias son diferentes aún debemos cumplir unos requisitos mínimos para poseer armonía laboral.

 

Preparar un buen currículum.

Este documento es fundamental para la búsqueda de un trabajo, debe estar lleno con nuestros datos básicos y actuales. Podemos descargar un modelo de internet o pedir consejos a nuestros allegados para crear un currículum que nos origine mayores oportunidades.

Mostrarse positivos y con ganas de aprender en la entrevista.

El personal de recursos humanos comprende que eres nuevo en la búsqueda de trabajo, por tu juventud no esperan que tengas un largo historial de cargos o cursos; porque aunque ese sea el caso es una ventaja para ti. En realidad, lo que  el entrevistador desea es que muestres confianza, ganas de aprender y un fuerte sentido de la responsabilidad.

Comprometerse con el cargo que ocupamos.

Si comprendemos la labor que realizamos podemos ejecutar nuestro trabajo con orgullo y de la forma correcta. Así la responsabilidad  es algo que desarrollaremos de manera natural.

 

Disfrutar siempre de nuestro trabajo.

Cada ser humano posee cualidades únicas que los hacen destacarse entre los demás, unos son mejores con los números, otros con las letras o las artes, por eso es importante no sentirse obligado a realizar un trabajo con el cual no te sientas identificado. Hacer lo que nos gusta hace que el trabajo sea diversión.

 

Dar siempre más de lo que se nos exige.

En una habitación siempre destaca la persona que conoce todos los aspectos de su trabajo y se esfuerza en dar críticas constructivas para mejorar un proceso o ayudar a los demás. Esto es lo que muchos llaman un valor agregado, dar siempre algo más a lo que se espera de ti.  Los  jefes suelen tener presente a estos individuos al momento de ofrecer un ascenso o  cargo permanente.

 

Aprender de todas las experiencias.

Debemos considerar cada experiencia como un hábito para el aprendizaje, ninguna experiencia es mala o buena, en cada error o acción podemos obtener  nuevos datos para identificar en qué nos equivocamos y cómo podemos  mejorarlo.

 

Hacer buenas relaciones interpersonales.

Las relaciones laborales nos permiten sentirnos cómodos en nuestro lugar de trabajo, sentirnos con libertad para aclarar cualquier duda y obtener nuevos contactos dentro de un medio. Si mostramos un buen desempeño en nuestra labor diario siempre habrá alguien que nos reconozca entre los demás.

 

No olvidar nuestras metas.

Sentirnos a gusto con la actividad que realizamos es bueno, pero no debemos perder de vista nuestras metas, existen quienes aspiran a tener: su propia empresa, trabajar desde casa, obtener un ascenso o retirarse a una edad temprana; por eso es necesario no perder el camino y no conformarse nunca.

 

El primer empleo nos convierte en adultos responsables, es donde comprendemos el valor de aprender cosas nuevas mientras recibimos a cambio una ganancia monetaria, y aunque el dinero es un objetivo, este no debe ser nuestra única meta. Esta forma de pensar solo perjudicará nuestros planes futuros. Debemos buscar en esta etapa de la vida el espacio en el mundo con el cual nos sentimos cómodos, comprendiendo que para cumplir nuestras metas debemos realizar las cosas paso por paso mientras aprendemos y  planificamos en el proceso.

Mi hábito para lograr el éxito es el LEMA

Muchas veces vivimos nuestra vida sin detenernos un momento a cuestionarnos sobre las acciones que están implícitas en ella. Como seres de hábitos, automatizamos nuestro día a día sin detenernos a pensar en los por qué de nuestro accionar y en cómo éstos influyen positiva o negativamente en nuestra autorrealización personal. Pero ¿qué es la autorrealización personal? y ¿cómo lograr llegar a ella?. Es por ello, que en éste artículo profundizaremos dicho tema, buscando facilitar la llegada al éxito de nuestros queridos lectores.

La autorrealización personal es la búsqueda constante de la culminación de una serie de metas propuestas, consciente o inconscientemente, que una vez logradas hacen sentirnos que estamos siendo quienes creímos ser, que podemos ser mejores y podemos superarnos a nosotros mismos. En otras palabras, la autorrealización personal va ligada con la capacidad que tenemos de lograr desarrollar nuestro máximo potencial y habilidades para ser, hacer y tener lo que siempre hemos anhelado.

La autorrealización personal va ligada con la capacidad para ser, hacer y tener lo que siempre hemos anhelado

Para llegar a la cumbre de la pirámide de necesidades del ser humano, la autorrealización personal, debemos conocer cuál es nuestra filosofía de vida o al menos tener conciencia de si ésta actúa a nuestro favor o juega en nuestra contra, o si en un caso inusual, ésta no tiene ningún efecto en nuestra vida. Para ello debemos tener presente que el ser humano es un todo y que existen una serie de factores que lo conforman, como  la personalidad, la sociedad, las emociones que afloran con cada momento del día y por último, pero no menos importante, los hábitos adquiridos en el transcurrir de la vida.

 

Son éste compendio de factores mencionados anteriormente los que están implícitos en nuestra filosofía de vida. Todo ello sin obviar que nuestra filosofía de vida ésta realmente compuesta por la razón, experiencia, creencias, principios y deberes de cada ser humano, lo que significa que tú filosofía de vida no es la misma que la de quienes te rodean.

Debemos conocer nuestra filosofía de vida o al menos tener conciencia de su efecto en nuestras vidas

Tomemos entonces un momento de nuestro tiempo y comencemos a exteriorizar nuestras ideas, el cómo razonamos y reaccionamos con un tema en específico e incluso permitámonos comparar nuestros enfoques y conclusiones con los de otras personas. Al hacer esto estaremos expresando nuestra filosofía de vida y podremos evaluar qué tan bien o mal lo estamos haciendo, permitiéndonos modificar, eliminar o mejorar aquellos hábitos que no tengan un efecto positivo en nuestra vida.

Aunque cambiar nuestra filosofía de vida requiere mucho tiempo de esfuerzo, podemos comenzar con pequeñas cosas, como lo son los hábitos personales, que repercutirán en nuestro fin último: la autorrealización. Para cerrar el tema, les dejaré a continuación un lema que pueden tomar como hábito y que de seguro les ayudará a alcanzar la autorrealización personal mucho más rápido.

 

Mi hábito para lograr el éxito es seguir el LEMA, es decir:

 

L: Lee, no dejes que pase un día sin que leas tan siquiera una página de un libro.

E: Ejercita, toma 30 minutos de tu tiempo para realizar alguna actividad física. Cuerpo sano, mente sana.

M: Medita, encuéntrate con tú yo interno al menos una vez por día, reflexiona sobre tus acciones y crecerás espiritualmente.

A: Ama, ama todas y cada una de las cosas que haces. Recuerda que quizá no podamos hacer todo lo que queremos pero no estamos obligados a hacer lo que no queremos.

El buen hábito de respetar a los demás

Cuando hablamos de la palabra hábito, hacemos mención a rutinas o conductas repetidas que conforman elementos que nos caracterizan. En algunos casos, éstos pueden referirse a aspectos positivos o negativos, los cuales influyen de manera decisiva respecto a nuestra interacción con el medio que nos rodea.

Respetar a los demás es considerado uno de los valores más importantes para el ser humano, puesto que está asociado con el reconocimiento del otro como ser valioso y digno. Algunos autores, como Honneth, lo describen como una virtud de carácter moral, por su parte, Fichte lo sostiene como una premisa de vida “el hombre solamente es hombre entre los hombres“. Sin embargo, no siempre tomamos el respeto como un hábito dentro de nuestro comportamiento en la sociedad, en algunos casos solemos atacar de manera despectiva al otro sin importar el daño que pudiésemos generar en él.

La idea es que logremos ponernos en los zapatos de los demás; es estar en constante autocrítica y reflexión de nuestras actitudes y malos hábitos

En consonancia con lo antes mencionado, los seres humanos ponemos en práctica un aspecto referido a la crítica negativa llamado “punto ciego”. Este es, sin duda, una forma de no querer ver y, hasta en algunos casos, hacerse de la vista gorda a sabiendas de que con nuestras actitudes y comentarios vejamos e irrespetamos de manera categórica al otro. Otras veces, aplicamos la técnica del espejo: vemos en el otro todo aquello que nos incomoda y molesta, sin tener en cuenta que esos mismos elementos, de alguna forma, son parte de nosotros. puesto que inconscientemente rechazamos lo que nos caracteriza o lo que se parece y forma parte de nuestra personalidad.

El ser reconocido como personas respetuosas, es el gran salto que nos ubicaría en la cúspide de la verdadera nobleza humana

La idea es que logremos ponernos en los zapatos de los demás, evitar caer en este tipo de comportamientos que no nos conducen a ningún lado, que nos llevan por el camino de la oscuridad, de la intolerancia y del egoísmo. Dicho esto y traducido de otra forma, la idea es estar en constante autocrítica y reflexión de nuestras actitudes y malos hábitos de irrespetar a nuestros pares. Hacer énfasis en aquellas conductas que sabemos irrumpen la armonía de nuestra definición de seres pensantes del planeta. Considerar y hacer parte de nuestra vida, de nuestro día a día, el bello hábito del respeto a los demás.

Sin duda alguna, el mundo sería otro si cada uno de los que en él habitamos empezáramos a tomar en cuenta la relevancia social y el impacto positivo que el respeto generaría en todas las sociedades que nos rodean, sin distinción de raza, ni sexo, ni estatus económico. Sólo con el simple hecho de tolerar al de al lado, de derribar todos esos obstáculos que nos separan de aquello que simboliza al hombre en su más elevado concepto de humildad, considerando que el respeto nace en nosotros mismos, de tal manera que este no puede ser desarrollado o puesto en práctica hacia otro sujeto, si nosotros mismos no nos respetamos ni valoramos. Esto seguramente nos dará una sensación de paz y bienestar con nosotros mismos y con los demás.

 

En este sentido, el llamado es a poner en práctica este buen hábito, apropiarnos de las bondades que éste nos otorga, que sea parte de la cotidianidad de nuestra vida. El ser reconocido como personas respetuosas, es el gran salto que nos ubicaría en la cúspide de la verdadera nobleza humana. Nunca es tarde para comenzar, haz el intento y da tu primer paso hacia el respeto.

¿Por qué los hábitos son tan importantes en nuestras vidas?

Hemos escuchado infinidades de veces la importancia que tiene crear hábitos para llegar a tener una vida mucho más efectiva y exitosa. Sin embargo, quizá muchos no tengamos muy en cuenta a qué hace referencia el término. La palabra hábito posee varios significados, sin embargo, en ésta ocasión nos enfocaremos en el uso más popular que se le ha dado a dicho término: el hábito está asociado a la costumbre o rutina que realiza una persona.

Ahora bien, seguro te preguntarás el por qué los hábitos son tan importantes para nuestras vidas, esto se debe a que tienen una gran repercusión en la cotidianidad, y así como existen unos hábitos positivos que pueden ser propulsores para que tengamos una vida exitosa, también existen negativos, los cuales traen como consecuencia resultados de su misma índole.

Los hábitos tienen una gran repercusión en la cotidianidad

Es por ello que debemos ir en búsqueda de hábitos que nos beneficien y nos hagan tener una vida mucho más amena y agradable. Sin embargo, hasta ahora no se ha resuelto la gran interrogante, ¿por qué los hábitos son tan importantes en nuestras vidas?.

 

La respuesta a ésta interrogante es sumamente sencilla, tanto que se puede reducir a una sola palabra “automatización”. Esto quiere decir que después de repetir una actividad varias veces, nuestro cerebro la internaliza y comenzamos a practicarla sin pensar e incluso sin esforzarnos, es decir, de forma automática.

Los hábitos nos ayudan a automatizar actividades en nuestras vidas

Cuando una persona adquiere buenos hábitos, o mejora aquellos que ya estaban preestablecidos en su cotidianidad,  se acerca más a poseer una vida exitosa. Claro está, que además de preocuparse por adquirir o mejorar los hábitos, también debemos aprender a identificar y eliminar hábitos negativos para nuestra prosperidad.

Para comenzar a crear hábitos sólo debes pensar en el tipo de costumbre a crear y definir la actividad que desees, puede ser hacer actividad física, leer un libro, levantarte a una hora específica, escribir o investigar sobre un tema de tu interés, etc. Evalúa tu rutina, haz una lista de las actividades que realizas y comienza a desechar de ella lo que no ayudará a conseguir tus propósitos, tus metas.

La perseverancia debe ser premiada

Debes tener en cuenta algo muy importante: la perseverancia debe ser premiada; establece un rango de tiempo de 30 días para realizar ésta nueva actividad siempre a la misma hora, una vez culminados los 30 días, recompénsate por hacer las cosas bien, muéstrate a ti mismo que tanto esfuerzo vale la pena. Esto puede ser, por ejemplo, con una actividad o una comida que resulte placentera para ti.

6 hábitos que te ayudaran a vivir feliz

En la vida siempre estarás expuesto a una serie de situaciones que te harán cuestionarte ¿realmente puedo vivir feliz?.  Sin duda el concepto de felicidad está presente en la mente de las personas, pero en algunas de manera errónea. Es así que ésta puede ser condicionada muchas veces a una serie de requisitos superficiales que están muy lejos de lo que podría considerarse la verdadera felicidad. Pero, no te preocupes, si sientes que has perdido la brújula, aquí te dejamos seis consejos para hacer más agradable este estado que está en ti y ahora mismo.

 

Escoge ser feliz antes de pensar en cómo llegar a serlo

Ser feliz es una elección no una condición o meta, puedes escoger este momento como uno de los más felices de tu vida, si así tu mente lo desea. La vida es tan corta como para perder el tiempo buscando un modelo de felicidad que vaya contigo para recién aplicarlo, toma las riendas tu vida y elige sentirte bien.

 

Cambia el chip: el éxito no es la felicidad

Las presiones culturales convierten al éxito ya sea académico, económico laboral en lo más importante y en vez de ayudarnos, puede frustrarnos ya que los resultados no podrían ser los esperados. El dinero, los lujos y las banalidades no hacen  la felicidad; es en realidad  como en el camino vas acumulando agradables experiencias.

 

Mantente al lado de personas positivas y felices

Todos conocemos a alguien que siempre tiene una sonrisa en el rostro, con buenas vibras y con un mensaje optimista, y si no, pues es momento de que te rodees de gente así, pues la energía que llevan consigo se transmite. La gente positiva, alegre y entusiasta nos contagian de lo suyo y nos motivan.

 

Vive el ahora

Por más sencillo que parezca, el enfocarse en el hoy, en el momento presente, es muy importante. Muchos lo dejamos pasar porque nos proyectamos hacia el futuro o nos sumergimos en el pasado doloroso que nos quita la felicidad. Es importante tomar consciencia  de que el momento para ser feliz es ahora mismo, que no existe otro más y qué puedes explotarlo al máximo en actividades que te llenen de júbilo y esperanza.

 

Realiza una actividad física

Si has oído “mente sana cuerpo sano”, pues no es solo una simple frase, puesto que  ambas son un complemento vital para llevar un equilibrio. El ejercicio relaja la mente y es bien sabido que una mente sana, piensa siempre positivo y valora cada detalle que da la vida convirtiendo cada oportunidad de actividad en algo orientado a la felicidad. Al mismo tiempo fomenta el bueno humor y mejora la concentración para resolver problemas de manera positiva.

 

Ayuda a los demás

Una de las cosas más hermosas de la vida y que proporciona satisfacción y felicidad, es ayudar a ser felices a los demás,  Hay detalles que para muchos pueden parecer insignificantes incluso para ti, pero siempre habrá personas que sabrán valorar un apoyo y agradecerá todo buen gesto que parta de ti. La alegría de ver otro rostro feliz gracias a ti no tiene precio y sí reconforta muchísimo.