Hábitos de un buen viajero

[vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]Vas a viajar, haces el check-in, pasas a emigración y te dicen que tu pasaporte está vencido. Preparaste la maleta una semana antes, pero te diste cuenta, ya tarde, que dejaste la ropa interior. Estás en otro país y debes tomar un avión, tren o bus, pero llegas tarde y lo pierdes. Y el clásico: en el viaje de regreso siempre pagas exceso de equipaje. Aunque insólitos, estos escenarios son más comunes de lo que parecen y la situación puede llegar a ser verdaderamente caótica si en un mismo viaje se juntan uno, dos o todos las anteriormente descritos, como lo fue en mi caso.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]Para sacarles de duda, sí disfrute el viaje y estuvo maravilloso, pero me prometí a mi misma evitar los “pequeños” descuidos que pueden generar malos ratos y, en adelante, adoptar los bueno hábitos que todo viajero debe tener.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][prkwp_styled_title prk_in=”Chequear el pasaporte y la visa” align=”Left” title_size=”Medium” use_italic=”No” samba_show_line=”Yes”][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]Muchos países solicitan un permiso o visa para poder ingresar, así que antes de comprar el boleto chequea cual es la documentación que exige el destino hacia donde deseas ir. Es muy común que algunos países exijan que nuestro pasaporte tenga más de tres o seis meses de vigencia, por ello es importante siempre revisar la fecha de expiración del mismo.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][prkwp_styled_title prk_in=”Revisar los boletos o tickets” align=”Left” title_size=”Medium” use_italic=”No” samba_show_line=”Yes”][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]Especialmente en países europeos y asiáticos, la puntualidad es la regla de oro. Independientemente del medio de transporte en el que viajes, por lo general se pide que estés una o dos horas antes de la hora de salida indicada y aunque sea un poco tediosa la espera, es mejor que perder el viaje, pagar multas o reprogramar todo tu itinerario. Si estás en un lugar que no conoces, asegúrate y toma todas las previsiones necesarias para que no ocurra ningún inconveniente al momento de tu salida.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][prkwp_styled_title prk_in=”Hacer una lista para preparar la maleta” align=”Left” title_size=”Medium” use_italic=”No” samba_show_line=”Yes”][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]No a todos nos gusta hacer listas, pero créeme cuando te digo que ésta de verdad funciona. Siempre, cuando estamos en fecha cercana a un viaje, nos llegan pensamientos como: “debería llevarme tal cosa para el viaje porque la necesitaré”; este es el momento para que corras por tu lista y anotes todas las cosas que consideres que debes llevarte para tu viaje. Incluso, es recomendable incluir dentro de la lista las cosas obvias de todo viaje (ropa interior, tarjeta de crédito, cargador de celular), pues en muchos casos, algo tan tácito se nos olvida.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][prkwp_styled_title prk_in=”Controlar el peso del equipaje” align=”Left” title_size=”Medium” use_italic=”No” samba_show_line=”Yes”][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]En los viajes es, precisamente, cuando nos permitimos que ese instinto de comprador compulsivo que llevamos por dentro salga a flote. Sin embargo, debemos prestar atención sobre las cosas que compramos, porque en la mayoría de los casos el exceso de equipaje es realmente costoso. Evita comprar cosas que sabes que jamás usarás y que tengan mucho peso, al momento de guardarlos en la maleta saca los productos de las cajas y bolsas para que puedas organizarlos mejor y por favor… acéptalo, deja en casa el libro de 500 páginas que llevaste solo por si “te aburrías y te daba chance de leerlo” pues sabes que no lo harás.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][prkwp_styled_title prk_in=”Investigar sobre el país que se visita” align=”Left” title_size=”Medium” use_italic=”No” samba_show_line=”Yes”][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]Más allá de revisar los aspectos formales como lengua, moneda, diferencia horaria y vacunas requeridas, revisa sobre las costumbres y cultura del país. Bien dice un refrán: “donde fueres, haz lo que vieres”, así que si decides ir, por ejemplo, a Alemania, podrás tomar cerveza a cualquier hora del día, si vas a China, tendrás que ir preparado para comer alimentos realmente exóticos, y si eres mujer y vas a Arabia Saudita, mejor mete en tu maleta pashminas para que las utilices como “burka” o “niqab” (prenda para cubrir el cuerpo completo o rostro).[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]Por último, lo más importante es que disfrutes tu viaje, que aprendas de una nueva cultura, que despejes tu mente y que aproveches el momento para renovar tus ideas y, en especial, para dedicarte un tiempo a ti mismo.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Volar implica dejar el hábito de caminar

[vc_row][vc_column][vc_column_text]Una de las características de todo ser humano es que nos encanta tener una zona de confort. Por lo general, creamos una especie de mundo en el que nos sentimos cómodos, como dirían muchos, nos sentimos ¨Como en casa¨. Esta comodidad consiste en tener una casa estable, un mismo círculo de amigos o conocidos, una relación amorosa y un trabajo estable, que en algunos casos se vuelve nuestra vida. Nada de eso está mal. Este es el estilo de vida que solemos llevar.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]Sin embargo, hay algo que nos da vuelta en nuestras cabezas, pues, a la mayoría le intriga la idea de conocer el mundo. ¿Y a quién no le gustaría visitar otro país de vez en cuando? La respuesta es simple: a todos les encantaría conocer otro país. La verdadera pregunta es ¿Quién se atrevería a dejar el país y la zona de confort al que está habituado para ir en busca de aventuras y conocimientos alrededor del mundo? En realidad, aunque todos desean viajar, muy pocos se lanzarían a esta aventura.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Nuestro planeta tierra tiene aproximadamente 194 países y nosotros, por lo general, pasamos toda nuestra vida en uno solo (en el que nacemos). ¿Por qué con tantos países la mayoría no logra conocer otro país que no sea su país natal? Esta pregunta podría tener muchas respuestas, si buscamos excusas hay una que se nos viene inmediatamente a la mente: el dinero. Nos decimos a nosotros mismos que no tenemos los recursos, que los tramites son complicados, en algunas ocasiones, nos repetimos que es peligroso. Muchas veces, buscamos amigos con quien planearlos, ahorramos y terminamos por dejarlo para el año siguiente.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/2″][vc_column_text]

No podemos seguir enjaulándonos y seguir caminando al paso de las comodidades. Es hora de volar, de ser libres

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/2″][vc_column_text]En fin, nos ponemos incontables trabas y jamás nos preguntamos ¿Por qué nunca lo llevamos a cabo? El mayor obstáculo para convertirnos en esos aventureros que tanto deseamos ser somos nosotros y nuestro habito de estar siempre en nuestra zona de confort. Nuestro mayor enemigo siempre somos nosotros acompañados, por supuesto, de excusas.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Viajar, en muchas ocasiones, suele ser complicado pero no imposible. Para los que viven en algunos países con restricciones a monedas extrajeras o en aquellos países con crisis económicas fuertes puede ser aún más complicado. Sin embargo, nada es imposible. Volar por el mundo, conocer, aprender y ser libre es algo que no todos tenemos la fuerza de hacer. Nos sentimos atados a nuestras responsabilidades, a nuestras sabrosas comidas, a nuestras familias y sobre todos a  nuestra tierra. No podemos seguir enjaulándonos y seguir caminando al paso de las comodidades. Es hora de volar, de ser libres. Para nuestros sueños no hay qué o quién nos detenga porque tenemos los recursos necesarios: querer, desearlo.

 

Siempre es difícil dejar los hábitos que realizamos día tras día, pero muchas veces, es momento de despedirlos por algún tiempo y vivir lejos de ellos. De esta manera, algún día, cuando seamos mayores podremos mirar atrás y no tener nada que nos haga desear regresar el tiempo. Los sueños están para cumplirse y no para dormirlos. Nuestro país siempre estará esperándonos con los brazos abiertos, conocer más culturas y convivir con otras costumbres abrirá nuestras mentes. Es momento de dejar el hábito de caminar en una misma tierra y volar a conocer otras, porque el mañana siempre estará muy lejos.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]